Alemania, dispuesta a aumentar el presupuesto europeo para luchar contra el coronavirus

La canciller alemana, Angela Merkel, en la sesión parlamentaria previa al Consejo Europeo. [EFE/EPA/FILIP SINGER]

Berlín (EuroEFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó este jueves que Alemania esta dispuesta temporalmente a hacer aportes más elevados al presupuesto europeo para ayudar a los socios más afectados por la pandemia del coronavirus. El Consejo Europeo debe establecer las bases de un acuerdo, pero no cerrar los detalles.

“Alemania está dispuesta, en el espíritu de la solidaridad y de forma temporal, a hacer contribuciones claramente más elevadas al presupuesto comunitario” para ayudar a los socios más afectados por el SARS-CoV-2, aseguró en una declaración de gobierno ante el Bundestag (cámara baja).

Merkel reiteró que emitir deuda común europea -como los coronabonos- implicaría reformar los tratados comunitarios y la ratificación de los parlamentos nacionales, una opción que tardaría mucho tiempo en poder ponerse en práctica, cuando la crisis de la COVID-19 requiere ayudas financieras urgentes. Por eso abogó por “instrumentos rápidos”.

No se refirió a la propuesta española de crear un fondo europeo con deuda perpetua de 1,5 billones de euros, una iniciativa que pretende atraer a los socios más contrarios a los coronabonos y a su principal defensor, Italia.

El Consejo Europeo tiene que sentar las bases y no cerrar los detalles

La canciller advirtió de que la videoconferencia de esta tarde de los 27 jefes de Estado y Gobierno de la UE no cerrará todos los detalles de la respuesta comunitaria ni su alcance financiero, pero pretende sentar las bases del programa coyuntural comunitario.

Europa, afirmó Merkel, es una “comunidad de destino” y esta pandemia es el momento de demostrarlo.

“Europa no es Europa si no se entiende como tal. Europa no es Europa si en un momento de emergencia no actúa de forma conjunta”, subrayó la canciller.

Está por ver “cómo quiere ser Europa”, algo que se evidenciará en la respuesta conjunta a la crisis del coronavirus.

“Lo que pasa en Europa es importante para nosotros”, destacó la canciller, que repitió su mantra de que “a la larga a Alemania sólo le ira bien si a Europa le va bien”, apelando, no sólo a la solidaridad, sino también al interés.

El canciller austriaco, Sebastian Kurz. EFE/EPA/HELMUT FOHRINGER

Austria reitera que las ayudas deben ser préstamos con condiciones

El Gobierno austríaco ha asegurado que apoyará a los socios de la Unión Europea (UE) más afectados por la crisis del coronavirus, pero defendió que las ayudas sean préstamos vinculados a condiciones concretas.

La ministra para la Unión Europea, la conservadora Karoline Edtstadler, aseguró en la radio pública austríaca que su país está listo para respaldar a los socios más afectados, pero mantuvo que esas ayudas tengan “unas condiciones muy claras”.

“Austria está preparada para ayudar a los más afectado porque al final tenemos que salir juntos de esta crisis de forma solidaria y mediante una estrecha cooperación”, aseguró

Sin embargo, esta crisis, según la ministra, no puede llevar a un incremento desproporcionado del próximo presupuesto plurianual de la UE ni a que Austria asuma las deudas de otros Estados.

Edtstadler agregó que los socios más castigados por la pandemia deben emplear el dinero que reciban “en mejores condiciones” de los fondos propuestos por la Comisión Europea sólo para superar la crisis y la mejora de los sistemas sanitarios, y “debe quedar claro que esos créditos se deben devolver”.

Austria es uno de los países que se ha opuesto frontalmente a la mutualización de la deuda y -junto a Holanda, Dinamarca, Suecia y Alemania- ha defendido también que las aportaciones estatales al presupuesto de la UE no superen el 1 % de la Renta Nacional Bruta (RNB), aunque debido a la magnitud de la actual crisis ha flexibilizado su posición.

El canciller austríaco, Sebastian Kurz, mantuvo ayer una videoconferencia con los jefes de Gobierno de Holanda, Dinamarca y Suecia, y también intercambió impresiones con la líder alemana, Angela Merkel, y con la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

Esta ronda de contactos sirvió para preparar la cumbre de jefes de Gobierno en la que Kurz volverá a rechazar de plano cualquier forma de mutualización de deuda, según indicaron fuentes de la cancillería a la agencia APA.