La CE vigila a Hungría por el coronavirus y el TJUE le obliga a revisar la situación de los solicitantes de asilo

El primer ministro húngaro, Viktor Orban. [EFE/EPA/Zoltan Mathe]

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea vigila a Hungría por sus normas contra el coronavairus y el Tribunal de Justicia de la UE critica al gobierno de Viktor Orban por la situación de los solicitantes de asilo en la frontera con Serbia.

La vicepresidenta de la Comisión Europea para Valores y Transparencia, Vera Jourová, prometió este jueves que el Ejecutivo comunitario vigilará si Hungría va eliminando progresivamente las medidas restrictivas para contener la pandemia de coronavirus, que han despertado preocupación en Bruselas.

En una comparecencia ante el Parlamento Europeo sobre estas medidas, criticadas ampliamente por organizaciones de derechos humanos y por la oposición húngara, Jourová afirmó que la UE en su conjunto está entrando en una nueva fase en la lucha contra el virus “en la que ciertas medidas para proteger la salud pública irán relajándose gradualmente”.

“Esta nueva fase significa que los estados generales de emergencia que otorgan poderes excepcionales a los gobiernos deben irse eliminando gradualmente o sustituirse con medidas más específicas y menos intrusivas”, dijo Jourová.

“La Comisión vigilará cómo las medidas que afectan al Estado de derecho o los derechos fundamentales se van eliminando en los Estados miembros. Esto es especialmente importante para Hungría, dado que su estado de emergencia no tiene un límite temporal claro”, añadió la comisaria.

Jourová señaló que la situación en Hungría es particularmente preocupante para Bruselas porque los poderes especiales no están claramente limitados en el tiempo y están menos definidos, por lo que “parecen ser más amplios que en otros Estados miembros”.

Los días previos al debate vinieron marcados por el choque entre la presidencia del Parlamento y el Gobierno húngaro después de que la ministra de Justicia de este país, Judit Varga, solicitara intervenir en el debate para defender la postura del Gobierno húngaro.

El Parlamento Europeo le denegó la participación aludiendo a una cuestión de protocolo habitual por la que sería el primer ministro el que debe representar a Hungría en este tipo de debates, no una ministra.

El presidente de la Eurocámara, David Sassoli, invitó a Orbán a desplazarse a Bruselas a defender la postura del Gobierno húngaro, pero el mandatario rechazó acudir al hemiciclo por encontrarse trabajando en la gestión de la crisis sanitaria en su país.

La Eurocámara pide medidas contra el deterioro democrático en Polonia y Hungría

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- El Parlamento Europeo (PE) aprobó este jueves una resolución que critica el deterioro del Estado de derecho en Polonia y Hungría y pidió más medidas para mejorar la calidad democrática de esos dos países.

El texto obtuvo el …

Finalmente, el partido de Orbán, Fidesz, ha estado representado en el debate a través del eurodiputado Andor Deli, a quien el Partido Popular Europeo otorgó el primero de los turnos de palabra del debate, que habitualmente usan los líderes de grupo, pese a que Fidesz está suspendido de pertenencia a la formación.

Fuentes del PPE dijeron a Efe que la suspensión de Fidesz no elimina su derecho a participar en los plenos, aunque puntualizaron que Deli se expresó únicamente en nombre de la delegación húngara y que otros diputados del grupo, como el luxemburgués Christophe Hansen, expusieron la postura opuesta.

En su intervención, Deli acusó a “la izquierda” europarlamentaria de atacar a Hungría “cada mes” y criticó que “no tiene sentido mantener debates ideológicos vacíos”, al tiempo que pidió “centrarse en lo que importa a los ciudadanos” y recordó que la Comisión “no ha determinado ninguna violación de las normas” en Hungría por el momento.

Hungría debe revisar la situación de solicitantes de asilo

Hungría debe revisar la situación de varios solicitantes de asilo iraníes y afganos que se encuentran en la zona de tránsito de Röszke, en la frontera con Serbia, y liberarlos si no hay base para su detención, dictaminó este jueves el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Según el tribunal, las condiciones que prevalecen en esa área de tránsito equivalen a una “privación de libertad”, entre otras cosas porque las personas retenidas “no pueden abandonar legalmente esa zona por su propia voluntad” y “aísla a esta persona del resto de la población”, exigiéndole que permanezca en todo momento “dentro de un área limitada y cerrada”.

El caso se refiere a varios ciudadanos afganos e iraníes que llegaron a Hungría a través de Serbia, presentaron solicitudes de asilo que fueron “desestimadas por inadmisibles” según la legislación húngara y recibieron la orden de regresar a Serbia.

Sin embargo, Serbia se negó a readmitir a esas personas en su territorio, argumentando que no se cumplían las condiciones establecidas en el Acuerdo de readmisión entre ese país y la UE.

El TJUE clarificó hoy las condiciones que pueden justificar una detención y dejó claro que, según las Directivas de Recepción y de Retorno, “ni un solicitante de protección internacional ni un nacional de un tercer país que sea sujeto de una decisión de retorno puede ser detenido únicamente por el hecho de que él o ella no puede satisfacer sus propias necesidades”.

Asímismo, el Tribunal dijo que esa legislación impide que las personas sean detenidas “sin la adopción previa de una decisión razonada que ordene esa detención y sin que la necesidad y la proporcionalidad de tal medida haya sido examinada”.

Sobre la duración de dichas detenciones, el TJUE subrayó que los solicitantes de protección internacional que se presenten en una zona de tránsito no podrán permanecer detenidos más de 4 semanas desde la presentación de su solicitud.

Precisó que en el caso de los nacionales de terceros países que son objeto de una decisión de retorno, su detención no puede exceder los 18 meses y debe ser mantenida solo mientras la preparación de la devolución esté en marcha.

El gobierno húngaro critica el fallo

El Gobierno ultranacionalista húngaro consideró hoy “decepcionante” la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que le obliga a revisar la situación de solicitantes de asilo y liberarlos, y acusó a la UE de querer obligarle a dejar entrar a inmigrantes.

“Es (un fallo) decepcionante y armoniza con la voluntad de Bruselas de que no defendamos nuestras fronteras con vallas y de que dejemos entrar en el país a los inmigrantes”, dijo hoy el ministro de Gobernación, Gergely Gulyás, en una rueda de prensa online.

En otoño de 2015 el Gobierno húngaro elevó vallas en sus fronteras con Seria y Croacia para detener a migrantes y refugiados que querían cruzar el país para llegar a Europa Occidental.

Más tarde creó las llamadas “zonas de tránsito”, abiertas solo hacia Serbia, donde los solicitantes deben esperar -durante un tiempo indeterminado- el resultado de sus trámites.