Comisarios de Irlanda, Eslovaquia y Bulgaria inauguran las audiencias en la Eurocámara

Vista general del hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas (Bélgica). EFE/ARCHIVO/OLIVIER HOSLET

Los 26 comisarios designados por Ursula von der Leyen para formar su equipo de Gobierno acuden a partir de este lunes a las audiencias del Parlamento Europeo, donde los eurodiputados examinarán su competencia sobre sus nuevas áreas de responsabilidad, sus compromisos para la legislatura e independencia para el cargo.

Inauguran el proceso el irlandés Phil Hogan, un veterano de Bruselas como comisario de Agricultura y designado ahora para asumir la cartera de Comercio con las tensiones transatlánticas aún muy presentes y a la espera de la negociación de la futura relación comercial con el Reino Unido cuando el país salga de la Unión Europea (UE). También la búlgara Mariya Gabriel, la comisaria más joven del Ejecutivo de Jean-Claude Juncker y quien igualmente cambia de cartera y pasa de Economía Digital a Innovación y Juventud, donde tendrá asimismo competencias en Cultura. La tercera audiencia prevista para este lunes es la de Maros Sefcovic (Eslovaquia), que repite como vicepresidente, en esta ocasión dedicado a gestionar la relación con el resto de instituciones europeas.

 

Antes de la audiencia, cada candidato a comisario debe recibir el visto bueno previo de la comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara, que revisa sus declaraciones de bienes para descartar conflictos de interés con su futuro cargo. Los eurodiputados de esta comisión determinaron la semana pasada que no había conflicto de intereses para 24 de los 26 candidatos, tras solicitar más información y compromisos a un grupo reducido de ellos. Las audiencias de los otros dos, la rumana Rovana Plumb y el húngaro Lászlo Trócsányi, están por el momento suspendidas, ya que la comisión no ha dado luz verde a sus declaraciones de bienes. Sus casos volvieron a tratarse este lunes en una reunión de la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo que reiteró su rechazo a ambos. La comsión señaló como problemáticos dos préstamos no declarados que había recibido la candidata rumana, mientras que en el caso del húngaro preocupaban sus vínculos con Rusia y el hecho de que hubiera fundado un despacho de abogados que trató con asuntos públicos cuando era ministro de Justicia.

Entre los candidatos que previsiblemente van a sufrir más en sus respectivas audiencias están dos que tienen pendientes casos en la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF). Se trata del polaco, Janusz Wojciechowski (Agricultura), y la francesa, Sylvie Goulard (Mercado Interior), con investigaciones abiertas en este organismo por cómo usaron fondos europeos en su etapa de eurodiputados. Por su parte, la candidata portuguesa, Elisa Ferreira, tendrá que responder por el conflicto de intereses entre su futuro puesto en el Ejecutivo comunitario, el de comisaria de Cohesión y Reformas, y el alto cargo de su marido en un organismo portugués encargado de gestionar fondos comunitarios de rango regional. Otro candidato que se enfrentará a una audiencia dura será el griego Margaritis Schinas, que asumirá la vicepresidencia encargada de la “protección del estilo de vida europeo”. La cartera ha estado cargada de polémica desde el día en el que se hizo público el nombre, ya que bajo su responsabilidad quedaría la política migratoria.

En Manchester se celebra desde este domingo el congreso anual del Partido Conservador británico. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, espera recabar en esta reunión el mayor respaldo posible entre los suyos para mantener su apuesta de materializar el “brexit” el próximo 31 de octubre. Johnson mantiene su desafío a la ley que le obliga a solicitar a Bruselas una extensión del plazo de salida si no logra cerrar un nuevo acuerdo con la UE dentro de tres semanas. Por su parte, el ministro británico de Economía, Sajid Javid, presentará durante el congreso los objetivos económicos del Gobierno.

También este lunes, Francia despedirá oficialmente al expresidente Jacques Chirac, fallecido a los 86 años, con una jornada de luto nacional en la que se celebrará su funeral. Una treintena de jefes de Estado y de Gobierno acudirán a París para participar en el homenaje, según el palacio del Elíseo. Quien no estará es la presidenta de la ultraderechista Agrupación Nacional (RN), Marine Le Pen, que ha renunciado a asistir ante las reticencias de la familia de Chirac, que en su actividad política se negó a cualquier compromiso con la extrema derecha.