Conte confía en que su segundo gobierno de coalición logre sus compromisos

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, da la conferencia de prensa de fin de año. [EFE/EPA/GIUSEPPE LAMI]

Roma (EFE).- El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha hecho un balance positivo de los primeros meses del actual Gobierno de coalición, desestimó las voces agoreras que ya hablan de una nueva crisis y mostró su confianza en las medidas acordadas para la agenda de los próximos años.

“¿Un Conte tercera parte? No, por el amor de Dios. No debemos caer en la tentación de poder lograr mañana lo que se puede lograr hoy”, respondió el primer ministro a una pregunta sobre una eventual nueva crisis de Gobierno.

Conte habló así en su tradicional conferencia de prensa de fin de año, un 2019 en el que ha encabezado dos Ejecutivos de coalición: hasta agosto entre el antisistema Movimiento 5 Estrellas y la ultraderechista Liga y, desde entonces, entre el M5S, el Partido Democrático y otros grupos progresistas tras una fracasada maniobra del ultraderechista Matteo Salvini que dejó a su fuerza política en la oposición.

“Hasta ahora hemos corrido los cien metros y ha habido un esprint de obstáculos, pero estoy orgulloso del resultado, de haber logrado los objetivos que nos habíamos planteado. Ahora tenemos por delante un maratón de tres años”, afirmó el jefe del Ejecutivo acerca de los primeros meses del llamado “Conte dos”.

Year-end press conference Giuseppe Conte

Entre esos resultados positivos citó que se haya podido aprobar, tras duras negociaciones entre los partidos del Gobierno, el presupuesto para 2020, pero evitando el aumento del IVA que estaba previsto para enero (por el anterior gabinete) y que habría representado la entrada de 23.000 millones de euros.

Conte aseguró que “no está en el orden del día la remodulación” de este impuesto indirecto y, en cambio, dijo que habrá que ir viendo cómo funcionan otras medidas fiscales.

“Enero será el mes para reflexionar entre los partidos de la coalición y relanzar la acción de Gobierno. Si no queremos llevar al país a la bancarrota o ser sometidos a una procedimiento de infracción (por la UE), hay que trabajar de modo serio, racional y creíble”, subrayó.

Para compensar esa pérdida de ingresos por la no subida del IVA, se refirió a las medidas para reformar el sistema fiscal y el IRPF, el impuesto sobre la renta, rebajando la presión “sobre todo en beneficio de la clase media” y luchar contra la evasión fiscal. “Pagar todos para pagar menos”, manifestó.

Conte también elogió el trabajo que lleva a cabo el nuevo Gobierno respecto a la inmigración, después de la experiencia del anterior Ejecutivo con Salvini al frente del Ministerio de Interior.

Contra la propaganda de Salvini

Criticó la “propaganda” de Salvini, que acusa al actual gabinete de haber multiplicado las llegadas al abrir las puertas, y aseguró: “estamos logrando resultados sin hacer ruido”.
“Nuestros puertos nunca estuvieron cerrados, la diferencia era encontrar soluciones automáticas o no, la diferencia era mantenerlos (a los migrantes) en el mar más días o menos días”, agregó.

“Italia cerrará 2019 con menos de 12.000 desembarcos. 2018 se cerró con cerca del doble”, señaló Conte, que elogió el acuerdo logrado en Malta para la reubicación de migrantes en varios países europeos.

Advertencia contra la fragmentación

Por otra parte, Conte advirtió contra cualquier intento de crear un nuevo grupo político en el Parlamento porque, aunque siga apoyando a la mayoría de Gobierno, “corre el riesgo de desestabilizar” al Ejecutivo.

“En este momento, una fragmentación de las fuerzas políticas que apoyan a la coalición no es buena para la acción del Gobierno”, indicó sobre la supuesta intención del ministro de Educación, Universidad e Investigación, Lorenzo Fioramonti, que dimitió esta semana, de dejar su partido, el M5S, para formar un grupo parlamentario autónomo.

Conte también habló en la conferencia de prensa sobre la necesidad de trabajar para incrementar las infraestructuras, mejorarlas y mantenerlas de manera efectiva.

“No nos ha gustado lo que hemos observado hasta ahora. Necesitamos un mantenimiento más efectivo, ordinario y extraordinario”, dijo en alusión a casos como el derrumbe en 2018 del puente Morandi de Génova, que causó 43 muertos.

“Para nosotros, los 43 muertos del Puente Morandi reclaman justicia. Los informes que dan fe de un mantenimiento insuficiente no nos dejan indiferentes. No queremos dar beneficios a ningún interés privado, queremos proteger al público”, recalcó.

Por ello, insistió en que se está “en la recta final” para concluir “con rigor” las investigaciones sobre el sistema de concesiones para el mantenimiento de estas infraestructuras, entre ellas la de la sociedad Autostrade per l’Italia, filial de Atlantia y responsable del mantenimiento del puente Morandi. EFE