Donald Tusk se despide del Consejo Europeo tras cinco años de carrera

El presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel, (izq), toma de Donald Tusk. and outgoing President of the European Council, Donald Tusk) [EFE/EPA/OLIVIER HOSLET]

Bruselas (EuroEFE).- El belga Charles Michel, nuevo presidente del Consejo Europeo, apostó este viernes por una Unión Europea (UE) con más peso en el mundo y consideró un “privilegio” asumir el cargo, según dijo en el acto en el que tomó el relevo de su predecesor, el polaco Donald Tusk, que como buen aficionado al “running” se despidió tras cinco años de carrera.

“La utilizaré de manera inteligente y con fuerza si fuera necesario”, dijo Michel cuando recibió de Tusk la campanilla que el presidente del Consejo Europeo utiliza durante las cumbres europeas.

Michel recordó la trayectoria política de su predecesor y, en tono cómico, valoró sus “habilidades deportivas” (Tusk es un asiduo del “jogging” y en su vídeo de despedida aparece corriendo) y añadió que, “al menos al principio”, tratará de ser más prudente con sus tuits (los del polaco, siempre directos, eran muy comentados).

“Aunque hablaré alto cuando haga falta”, apostilló.

Sobre su futura labor, destacó que utilizará su energía para “reducir la burocracia” y se comprometió a “construir puentes” y a promover el respeto y el entendimiento mutuo entre los líderes y los países europeos.

En ese contexto, explicó que en los últimos meses ha estado viajando por los Estados miembros, lo que ha sido inspirador y le ha dado algunas “ideas positivas de cómo trabajar juntos”.

Michel hizo hincapié en la necesidad de que la UE ocupe un papel más relevante en el panorama global.

“Europa puede erigirse más alta en el mundo, con más confianza, defendiendo sus creencias y valores”, dijo Michel, quien aseguró además que quiere que la Unión se convierta en un “líder global de la economía verde”.

“Somos 500 millones de personas, tenemos una economía robusta, nuestras universidades están llenas de mentes brillantes. Tenemos motivos para sentirnos seguros”, subrayó Michel, y opinó que la UE debe “estar lista para influir en el debate global, hacer más para asegurar la defensa y seguridad y garantizar los derechos y libertades”.

Por su parte, Tusk se declaró “orgulloso de haber servido a la UE en los últimos cinco años” y recordó las distintas “crisis” que los Veintiocho atravesaron en ese periodo, incluida la griega, la crisis migratoria, los atentados terroristas en distintos países europeos y el “brexit”.

Tusk se mostró convencido de que Michel sabrá usar su “talento” para “mantener la unidad” en la UE.