El presidente de la Eurocámara espera que se rebaje la tensión en Cataluña, adonde varios países recomiendan no viajar

Barcelona

Miles de estudiantes universitarios y de secundaria, convocados por el Sindicato de Estudiantes y por el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans, han participado en una manifestación estudiantil contra la sentencia del 'procés', que ha recorrido el centro de Barcelona. EFE/Marta Pérez

Bruselas/Barcelona/Madrid/París (EuroEFE).- El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, expresó este jueves su confianza en que se rebaje la tensión que se ha generado en Cataluña desde la publicación de la sentencia del procés el pasado lunes, al tiempo que subrayó que España “es un país que se rige en base al Estado de derecho”.

En una rueda de prensa tras dirigirse a los líderes europeos en una cumbre en Bruselas, Sassoli recalcó que “respeta” la sentencia del Tribunal Supremo sobre el proceso independentista catalán.

“Esperamos, por supuesto, que la tensión se apacigüe”, añadió el socialdemócrata italiano, preguntado por un periodista sobre las protestas en diferentes ciudades de Cataluña tras la publicación de la sentencia, y que han motivado la alerta en varios países.

EEUU, Reino Unido, Francia y Portugal alertan sobre los viajes a Cataluña

Cataluña volvió a vivir un repunte de tensión en la noche de este jueves tras los graves disturbios de los tres últimos días en sus principales ciudades. Grupos de manifestantes independentistas y de extrema derecha se han enfrentado en el Eixample de Barcelona, en especial en Rambla de Cataluña, donde se han lanzado botellas y otros objetos y se han propinado golpes, y los Mossos d’Esquadra han cargado para dispersarlos.

Extrema

Unos 300 miembros de la ultraderecha se manifiestan para defender la unidad de España, este jueves en el barrio de Sarriá, Barcelona, custodiados por el cuerpo de los Mossos d,Esquadra. EFE/Andreu Dalmau las fricciones políticas sobre la violencia callejera y el amago del gobierno autónomo catalán de convocar un nuevo referéndum ilegal de “autodeterminación”.

Las embajadas en España de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Portugal, entre otros países, han alertado a sus ciudadanos de los riesgos de viajar a Cataluña, por las protestas callejeras contra las condenas a nueve líderes independentistas por un delito de sedición.

Mientras las autoridades de Madrid y Barcelona han puesto en marcha sendas campañas para explicar la situación en el exterior.

Explicación internacional

El Gobierno se ha volcado en informar en medios de comunicación internacionales sobre la situación en Cataluña como parte de un esfuerzo por impedir que sean los independentistas quienes informen sobre los hechos.

Sólo desde el pasado martes, seis ministros han sido entrevistados por periódicos, radios y televisiones de ocho países: Reino Unido, Alemania, Suiza, Argentina, México, Alemania, Francia y Rusia.

Se trata de un esfuerzo dirigido por la Secretaría de Estado para la España Global, que dirige Irene Lozano, y cuya misión es velar por la imagen y la reputación de España en el extranjero.

España Global fue puesta en marcha por el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, tras constatar que el Ejecutivo de Mariano Rajoy no tenía una estrategia internacional para hacer frente a las campañas de desinformación de los independentistas catalanes.

Sánchez aboga por actuar con "moderación" y "firmeza" en Cataluña

Madrid (EuroEFE).- El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asegurado este miércoles que ningún gobernante, en referencia al presidente de la Generalitat, Quim Torra, “puede ocultar su fracaso con cortinas de humo y fuego” y le ha pedido …

Mientras, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y otros seis líderes independentistas afirman este jueves en una tribuna en el diario “Le Monde” que la situación en Cataluña requiere una “solución política” basada en la liberación de los presos, la vuelta de los “exiliados” y la autodeterminación.

“El diálogo, la democracia y la autodeterminación son la única manera de encontrar una solución”, dicen en el manifiesto publicado por el vespertino francés.

El texto está firmado también por el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent; tres de sus antecesores, Carme Forcadell, Ernest Benach y Joan Rigol, y los expresidentes de la Generalitat Carles Puigdemont y Artur Mas.

Violencia

Barcelona vivió la pasada noche la peor jornada de violencia en las protestas por la sentencia del Tribunal Supremo español que el lunes pasado condenó a nueve líderes independentistas a penas de entre 9 y 13 de prisión por organizar una consulta de ese tipo el 1 de octubre de 2017, declarada inconstitucional.

La sentencia judicial originó una oleada de fuertes críticas de las autoridades catalanas y de los partidos independentistas, así como protestas callejeras multitudinarias que acaban en algaradas nocturnas, cada vez más violentas, a cargo de grupos radicales.

Hasta ahora fueron detenidas 97 personas por los incidentes, de los que cuatro están ya en prisión provisional por orden judicial, informó este jueves en rueda de prensa el ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Además, 194 agentes resultaron heridos en las refriegas.

El ministro prometió que no habrá “impunidad” contra los violentos e insistió en que los autores de esos disturbios son personas vinculadas a movimientos que pretenden alterar el orden público bajo el pretexto de buscar fines políticos.

A los incidentes nocturnos se suman cortes de calles, carreteras y vías férreas todos los días; grupos extremistas bloquearon los accesos al aeropuerto de Barcelona el lunes pasado.

La capital de Cataluña es, con diferencia, donde los disturbios se suceden con más virulencia; por la noche, los radicales levantan decenas de barricadas con hogueras y atacan a las fuerzas de seguridad al término de las manifestaciones, con el resultado de grandes destrozos urbanos y decenas de detenidos y heridos cada jornada.

El miércoles fueron quemados varios automóviles y 400 contenedores de plástico, lo que dejó grandes humaredas, y los exaltados llegaron a lanzar pirotecnia contra un helicóptero policial, así como bombas incendiarias y ácido contra los agentes.

La policía regional trata de contener a los radicales con el apoyo de otras fuerzas de seguridad enviadas por el Gobierno central.

Este jueves, miles de alumnos universitarios y de educación secundaria se manifiestan en la capital catalana a favor de la “república”, convocados por organizaciones estudiantiles independentistas y de izquierda.

También piden la dimisión de todo el gobierno regional por la “brutalidad generalizada” con que, a su juicio, se reprimen las manifestaciones.

Mientras tanto, prosiguen las denominadas “marchas por la libertad”, que discurren a pie por carretera para concentrarse en Barcelona mañana, cuando está convocada una huelga general en toda Cataluña.

Reproches al presidente catalán 

En este ambiente, el presidente regional de Cataluña, el independentista Quim Torra, recibió duras críticas del Gobierno español y de partidos no independentistas por su ambigüedad y tardanza en condenar los episodios violentos y apoyar a la policía. Y también reproches de sectores secesionistas por la actuación policial.

Liberales, conservadores y socialistas, entre otros opositores catalanes, pidieron hoy a Torra que dimita pero antes convoque elecciones regionales anticipadas, en el transcurso de un pleno especial del Parlamento autónomo.

Ante el Parlamento catalán, Torra se defendió hoy asegurando que “rechaza y condena todas las violencias” y apuesta por la “vía pacífica” para alcanzar la independencia.

Dijo que hay que “investigar hasta el fondo” para saber quién hay detrás de los incidentes; pidió hacer “autocrítica” por la actuación de la policía regional catalana y reclamó que nadie criminalice la “desobediencia civil”.

El consejero catalán de Interior, Miquel Buch, atribuyó la violencia a grupos “antisistema” al margen del independentismo.

Al calor de la sentencia del Tribunal Supremo, el presidente catalán anunció que habrá que “volver a poner urnas para la autodeterminación”, algo que pretende hacer “esta legislatura”, que acaba en 2021.

La vicepresidenta del Ejecutivo español, la socialista Carmen Calvo, le advirtió de que “hay un límite a partir del cual está el Código Penal”, pues votar es la “piedra angular” de la democracia, pero siempre dentro de la legalidad.

También el partido independentista de izquierda ERC, que gobierna en coalición con Torra, le avisó de que “no es el momento” de poner fechas a la autodeterminación, y abogó por “forzar” al Ejecutivo español a sentarse a una mesa “de diálogo y negociación” sobre el futuro político de Cataluña.

Edición: Catalina Guerrero