El FMI prevé un desplome de la economía de la zona euro del 7,5% en el 2020

Dos monedas de euro, una de ellas acuñada en Grecia, fotografiadas delante del Bundestag en Berlín, el 27 de febrero de 2012. EFE/Tim Brakemeier

Washington (EuroEFE).- Nunca, en sus más de 75 años de historia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) había lanzado previsiones tan poco halagüeñas: El PIB de la zona euro caerá un 7,5%, el de EEUU, un 5,9% y el de Japón, un 5,2%. Tres lastres que llevarán a la economía mundial en 2020 a retroceder un 3 % por el impacto del COVID-19.

La economía española caerá un 8 % y la tasa de desempleo aumentará seis puntos, hasta el 20,8 %, en 2020, debido a la “crisis sin precedentes” provocada por la pandemia del coronavirus, ha indicado este martes el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe de “Perspectivas Económicas Mundiales”.

El PIB de la zona euro se contraerá un 7,5 % este año y se recuperará un 4,7% en 2021

El PIB de la zona euro se contraerá un 7,5 % este año, según el Fondo, que calcula que, de entre las cuatro mayores economías de esta área, Italia es la que registrará una contracción mayor, ya que alcanzará el 9,1 %; seguida de España, con una caída del 8 %; Francia, con un 7,2 %; y Alemania, con un 7 %, en lo que suponen cifras no vistas en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

“En parte de Europa, el brote ha sido tan grave como en la provincia china de Hubei (…) Aunque son esenciales para contener el virus, el confinamiento y las restricciones a la movilidad están dando un duro golpe a la actividad económica”, explica el Fondo en su documento.

Hace apenas tres meses, el organismo vaticinaba un crecimiento del 1,6 % de la economía española para este año y del 1,3 % para el conjunto de la zona euro.

Asimismo, el Fondo prevé que el índice de desempleo en España pase del 14,7 % con el que cerró 2019 al 20,8 % al término de este año.

Para 2021, sin embargo, anticipa una progresiva recuperación del PIB español, con un crecimiento económico estimado del 4,3 %, una tasa que se eleva al 4,7 % en el caso de la zona euro.

 

Una recesión como la de 1930

“Es muy probable que la economía global experimentará la peor recesión desde la Gran Depresión (de 1930), sobrepasando la crisis financiera global de hace una década”, explicó Gita Gopinath, economista jefe del FMI, en rueda de prensa.

Como comparación, precisó, la crisis financiera de 2008-2009 provocó una caída del crecimiento económico global de apenas el 0,1 %.

“Mucho peores resultados en el crecimiento son posibles y puede que incluso probables (…) La magnitud y la velocidad del colapso de la actividad no se parece a nada de lo que hemos visto en nuestras vidas”, agregó Gopinath, al alertar sobre el “elevadísimo nivel de incertidumbre”.

El escenario base del FMI contempla una gradual recuperación a partir del segundo semestre del año, con un crecimiento estimado del 5,8 % para la economía global, a medida que la pandemia comience a retroceder.

Pero, por ahora, las previsiones son de un derrumbe económico generalizado en todo el planeta: el PIB del Reino Unido caerá un 6,5 %; el de Rusia, un 5,5 %; el de Sudáfrica, un 5,8 %; el de Turquía un 5 % y el de Arabia Saudí un 2,3 %.

Solo mantendrán un crecimiento positivo, aunque con revisiones contundentes a la baja, los dos grandes gigantes asiáticos: China, que crecerá un 1,2 % este año; e India, que se prevé lo haga un 1,9 %.

La crisis del “Gran Cierre”

El organismo bautizó la crisis como “El Gran Cierre” debido a las medidas de confinamiento y restricciones de movilidad en gran parte del mundo para contener la pandemia.

Asimismo, recalcó que “hay un cierre de facto de una porción significativa de la economía” y que “las alteraciones domésticas se extienden a través de los socios comerciales por los vínculos de intercambio y la cadena de valor, lo que se suma a los efectos generales macroeconómicos”.

Gopinath, a la par, advirtió sobre las modificaciones económicas estructurales de cara al futuro que dejará esta crisis.

“El paisaje económico se verá alterado de manera significativa mientras dure la crisis y posiblemente después, con una mayor participación de los gobiernos y los bancos centrales en la economía”, anticipó.

La evolución dependerá, no obstante, de “los cambios en el comportamiento de los consumidores, el drástico ajuste de los mercados financieros, las pérdidas de productividad, la confianza de los consumidores, y la extrema volatilidad de las materias primas”.

Solicitudes de asistencia financiera

En las últimas semanas, el FMI ha recibido “un número sin precedentes” de solicitudes de asistencia financiera de emergencia, con más de 90 países de los 189 que lo componen llamando a las puertas de la institución para recibir respaldo.

Kristalina Georgieva, directora gerente de la institución, advirtió la pasada semana de que, si bien la pandemia está afectando tanto a países avanzados como en desarrollo, regiones como Latinoamérica, África o Asia tienen un mayor riesgo debido a sus frágiles economías y sistemas de salud.

De hecho, subrayó que “en los últimos dos meses han salido flujos de capital de los mercados emergentes por valor de 100.000 millones de dólares, un volumen más de tres veces mayor que en el mismo periodo de la crisis financiera global.

Edición: Catalina Guerrero