El presidente de Ciudadanos, primera víctima de las elecciones en España

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se marcha. Ha anunciado su dimisión tras los resultados de las elecciones de este domingo. [EFE/Rodrígo Jiménez]

Madrid (EuroEFE).- El presidente de Ciudadanos (Liberales), Albert Rivera, presentó este lunes la dimisión y anunció que abandona la política y la vida pública tras la debacle en las elecciones de este domingo en España, en las que su partido pasó de 57 a solo 10 diputados en el Congreso. La plataforma “Renovar Europa” pierde a una figura clave de uno de sus socios más importantes.

“La vida es mucho más que la política, tengo vida, la tuve y la tendré más allá de la política”, dijo Rivera en una comparecencia de prensa tras haber confirmado la dimisión al frente del partido y que no tomará posesión del escaño de diputado que obtuvo en los comicios de ayer.

Rivera explicó que dimite “por responsabilidad y coherencia”, ya que los éxitos de un partido “son de todos”, pero los malos resultados “son del líder”.

También renuncia para que el proyecto político de Ciudadanos continúe, ya que “el centro político existe” y hay “muchos españoles que necesitan votar liberal y centro”, argumentó.

El líder de Ciudadanos y fundador del partido, mantuvo una férrea oposición a llegar a algún tipo de acuerdo con los socialistas de Pedro Sánchez (PSOE) tras las elecciones del pasado mes de abril, pese a que sus escaños, sumados a la izquierda, habrían conformado una mayoría absoluta para un gobierno estable.

Ciudadanos, que nació en Cataluña en 2006 como un claro opositor al nacionalismo en Cataluña, se presentó por primera vez a unas elecciones nacionales en diciembre de 2015 y se convirtió en la cuarta fuerza política, con cuarenta escaños en el Congreso.

En cuatro años pasó de aspirar a liderar al centroderecha español, después de que en abril pasado se convirtiera en la tercera fuerza política española, muy cerca del conservador Partido Popular.

Rivera, que en julio de 2006 llegó a la Presidencia de Ciudadanos por azar, al ser elegido por orden alfabético, llegó a consolidar trece años después este proyecto de centro liberal hasta convertirlo en una pieza clave del espectro político, que ahora cae hasta la sexta posición, incluso por detrás de ERC (independentistas catalanes de izquierda).

En estos años, el líder de Ciudadanos, que en unos días cumplirá cuarenta años, ha llevado las riendas del partido con un fuerte personalismo.

Los liberales en Europa confían en que Ciudadanos desempeñe un papel importante

El presidente de los liberales europeos,  Hans van Baalen,  cree que Ciudadanos puede desempeñar un papel importante pese a la debacle electoral del domingo, tanto a corto como a largo plazo.

Ciudadanos tiene en el Parlamento Europeo seis eurodiputados. Su jefe de delegación es Luis Garicano. Tenía 7, pero el eurodiputado Javier Nart dejó el partido y se encuadró como independiente por divergencias con la dirección del partido.

La otra eurodiputada liberal en el Parlamento Europeo es Izaskun Bilbao, del PNV.

Todos ellos están encuadrados en Renew Europe, la plataforma liberal europea en la que se encuadran entre otros los eurodiputados que pertenecen al partido del presidente francés, Emmanuel Macron. En total son 108 eurodiputados.

Albert Rivera: desde 2006 en Ciudadanos y con un escaño en el Parlament de Cataluña

Albert Rivera entró en 2006 al frente de Ciudadanos y con un escaño en el Parlament de Cataluña.  Nació en 1979 en Granollers (Barcelona), de padre catalán y madre andaluza.

Es licenciado y máster en Derecho por ESADE (Ramón Llull) y doctorando en Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Barcelona. El 9 de julio fue designado presidente de Ciudadanos durante la celebración del congreso fundacional del partido y, apenas cuatro meses después, era elegido diputado en la cámara autonómica catalana.

Su desnudo en un cartel electoral con el lema “Sólo nos importan las personas” proyectó su imagen a nivel nacional, pero los primeros años se centró en la política catalana, con un discurso de defensa del bilingüismo y de rechazo al soberanismo y la corrupción.

Rivera fue reelegido presidente de Ciudadanos en 2007, 2011 y 2017 -en esta última ocasión en unas primarias abiertas a las bases a las que concurrieron otros dos aspirantes- y revalidó su escaño autonómico en 2010, 2012 y 2015.

El salto a la política nacional llegó en las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015. Ciudadanos, con 40 escaños, se convirtió en la cuarta fuerza política a nivel nacional y, junto a Podemos, el otro partido emergente, en uno de los artífices del fin del bipartidismo español.

Llegó a firmar entonces un fallido acuerdo con el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez. En las siguientes elecciones, en junio de 2016, perdió ocho escaños, pero retomó su papel negociador y suscribió con el PP un acuerdo para la investidura de Mariano Rajoy con el título “150 compromisos para mejorar España”.

La legislatura estuvo marcada por el referéndum ilegal del 1-O y la activación del artículo 155 en Cataluña. Ciudadanos, con Rivera a la cabeza, lo apoyó, pero meses después dio por roto el acuerdo con el Ejecutivo al considerar que no estaba aplicando la Constitución como debía hacerse.

Ya con Pedro Sánchez en La Moncloa, la situación en Cataluña llevó a Ciudadanos a unirse al PP y a Vox en una multitudinaria manifestación en Madrid para reclamar elecciones, una concentración en la plaza de Colón que dejó para la historia la primera imagen de Rivera junto a Pablo Casado y Santiago Abascal.

Su negativa a sentarse a hablar con Sánchez tras las elecciones del pasado mes de abril y los sucesivos pactos de gobierno apoyados por Vox en municipios y comunidades autónomas abrieron una crisis en Ciudadanos, que vio como dimitían varios de sus dirigentes.

Rivera levantó el veto a Sánchez antes del 10N, pero su electorado ya se había alejado y este domingo su formación quedó con 10 diputados, tras perder 47 escaños y 2,6 millones de votos.