El rey Felipe de Bélgica pide una rápida formación de gobierno

Los reyes de Bélgica Matilde (i) y Felipe (c) y la princesa y heredera a la corona Elisabeth (d) durante el concierto anual de Navidad celebrado en el palacio Real de Bruselas (Bélgica), el 20 de diciembre de 2017. EFE/ Stephanie Lecocq

Bruselas (EuroEFE).- El rey Felipe de Bélgica pidió en su tradicional discurso de Navidad unidad a las fuerzas políticas del país y la rápida formación de un Gobierno federal, tras más de un año con un Ejecutivo en funciones en el país.

“Es capital que establezcamos lo más rápidamente un Gobierno federal de pleno ejercicio, capaz de tomar decisiones equilibradas y de llevarlas a cabo con firmeza. Esto es con lo que todos contamos, sin más dilación”, dijo el monarca en un mensaje de cinco minutos retransmitido en diferido el 24 de diciembre.

Acento político

El discurso del rey Felipe de los belgas, con mayor acento político que en otras ocasiones, se produce en un contexto en el que Bélgica lleva más de un año con un Ejecutivo federal en funciones y más de seis meses de infructuosas negociaciones para formar un nuevo Gobierno.

Las elecciones del pasado mayo arrojaron un Parlamento federal que muestra una creciente división entre Flandes, acaudalada región del norte donde la derecha nacionalista flamenca de la N-VA es la primera fuerza política, seguida de la ultraderecha del Vlaams Belang; y Valonia, región del sur con menor poder adquisitivo, donde el Partido Socialista (PS) francófono es el más votado, seguido de los medioambientalistas de Écolo.

“Creo en el enorme potencial de Bélgica, de nuestro país, en nuestra capacidad de superar los desafíos con la condición de unir nuestras fuerzas y buscar la unidad en la diversidad, desde el respeto a las sensibilidades de cada uno”, dijo el jefe del Estado sentado en su despacho del Palacio Real de Bruselas, dando continuidad a una tradición inaugurada en 1961 por el rey Balduino.

Una época revuelta

El monarca belga, que accedió al trono en 2013, se refirió a una época en la que se pone en cuestión “nuestro modelo social, económico y medioambiental” en la que “muchos han perdido las referencias”, llamo a “privilegiar el largo plazo” a la hora de tomar decisiones “para nuestra sociedad, nuestro planeta”.

El rey Felipe también mencionó en su alocución a Isabel de Brabante, primogénita del matrimonio que forma el monarca junto con la reina Matilde y heredera al trono de la monarquía constitucional belga, quien celebró su 18 cumpleaños el pasado octubre como un acto de Estado.

En su discurso navideño de 2018, días después de que cayera el Gobierno del primer ministro Charles Michel, ahora presidente del Consejo Europeo, el monarca hizo referencia a las “intensas tensiones políticas” en un “período agitado” que atravesaba Bélgica.

El fantasma de la repetición de elecciones acecha a Bélgica

Bruselas (EuroEFE).- Con 320 días con Gobierno en funciones, transcurridos más de cinco meses de bloqueo desde los comicios federales del 26 de mayo, Bélgica apura las negociaciones para intentar dotarse de un Ejecutivo central mientras en esta húmeda planicie …

El Gobierno belga, un año en funciones

El Gobierno federal belga cumple  un año en funciones, desde que el 21 de diciembre de 2018 el rey Felipe aceptara la dimisión del entonces primer ministro, Charles Michel, presentada unos días antes por el abandono de los soberanistas flamencos de la N-VA de la coalición de Gobierno.

El 8 de diciembre del año pasado, esa formación decidió salir del Ejecutivo en el que participaba con el Movimiento Reformador del primer ministro (MR, liberal), el CD&V (democristianos flamencos) y el Open Vld (liberales flamencos) por su desacuerdo con el pacto de las Naciones Unidas sobre las migraciones que acabó firmando Michel en Marrakech (Marruecos).

A su vuelta de esa conferencia internacional, Michel trató de salvar el presupuesto para 2019 en vano al no contar con los apoyos suficientes y acabó presentando su dimisión al monarca, quien hoy hace un año la aceptó y le encargó continuar al frente del Gobierno en funciones.
En todo caso se decidió no anticipar elecciones y esperar a las que ya estaban previstas seis meses más tarde, para el 26 de mayo.

Esos comicios los ganó la N-VA (25 escaños) por delante de los socialistas francófonos del PS (20), el ultraderechista flamenco Vlaams Belang (18) y el MR (14).

Todos los expertos coincidían ya en que la división entre el norte de Bélgica (Flandes, donde se impuso la derecha nacionalista) y Bruselas y Valonia (donde ganaron los socialistas y subieron los verdes) iba a hacer más difícil que nunca la formación de un nuevo Gobierno.

De acuerdo a la legislación belga, el monarca inició una ronda de contactos con los políticos de distintos partidos, en coherencia con el resultado electoral, para determinar las posibilidades de formación de un nuevo Ejecutivo.

Pero tras encargar la tarea a varios políticos de distintas formaciones, aún no ha sido posible desbloquear la situación. Actualmente la función recae en el liberal Georges-Louis Bouchez y el democristiano flamenco Joachim Coens.

Entre tanto, Charles Michel fue elegido por los líderes de la Unión Europea presidente del Consejo Europeo, cargo que ocupó el pasado 1 de diciembre.

Le sustituyó en el cargo al frente del Gobierno belga en asuntos corrientes su correligionaria Sophie Wilmès, que se convierte, aun en funciones, en la primera mujer al frente del Ejecutivo del país.

En 2011 Bélgica batió un récord mundial al permanecer durante 541 días sin gobierno tras las elecciones de junio 2010, cuando la N-VA y los socialistas francófonos (PS) ganaron en Flandes y Valonia, respectivamente.

Edición: Catalina Guerrero