La jefa de la futura fiscalía europea pide que sus miembros solo aborden casos de la UE

Kovesi

Kodruta Kovesi, en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- La jefa de la futura Fiscalía Europea contra el Fraude, Laura Codruta Kovesi, cuestionó este jueves que los futuros fiscales a su cargo lo sean a tiempo parcial dedicándose también a casos nacionales, y reclamó contar con “fiscales delegados a tiempo completo”, al menos dos por cada Estado miembro.

Kovesi, que compareció ante la Comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo para explicar la puesta en marcha de la Fiscalía Europea contra el Fraude (EPPO, por sus siglas en inglés), avisó de los problemas de prioridades e independencia que se plantean para un fiscal que trabaja al mismo tiempo en asuntos europeos y nacionales.

“He sido fiscal durante muchos años y no me consta que en ningún lugar del mundo exista esta figura. ¿Esto en la práctica cómo se come? ¿Por la mañana trabaja en un caso europeo y por la tarde en un caso nacional? ¿Quién se va a hacer cargo de casos urgentes europeos mientras ese fiscal está en los juzgados ocupándose de un caso nacional?”, planteó la jurista rumana.

“Si queremos trabajar en serio y demostrar que nuestra oficina tiene un valor añadido desde el día uno, tenemos que contar con fiscales delegados a tiempo completo, al menos dos por Estado miembro”, aseguró Kovesi.

Laura Kövesi, al frente de la Fiscalía Europea contra el Fraude

Bruselas (EuroEFE).- La rumana Laura Kövesi, renombrada jurista y antigua fiscal anticorrupción en su país, ha sido nombrada como primera jefa de la Fiscalía Europea contra el Fraude, que empezará a funcionar a finales de 2020.

La designación se ha producido …

La futura EPPO, en la que por el momento participan 22 de los 27 Estados miembros de la UE, entre ellos España, perseguirá el fraude con fondos europeos, una tarea que actualmente asumen las fiscalías nacionales con poderes limitados a su propio territorio.

Está previsto que comience a funcionar a finales de este año, con sede en Luxemburgo.

Tras exponer sus estimaciones de la carga de trabajo que asumirá la Fiscalía, Kovesi incidió en que si se cumplen los calendarios y el organismo echa a andar antes de que acabe 2020, su presupuesto para este año “debe ser reabierto y aumentado significativamente, y el de 2021 ajustado de forma acorde”.

“La decisión sobre su presupuesto no es sólo un ejercicio técnico para expertos, sino una decisión política de largo alcance. Es sobre los principios bajo los que operará la EPPO”, aseguró Kovesi.

La jurista que se pondrá al frente del nuevo organismo tras su experiencia como fiscal anticorrupción en Rumanía consideró que esta nueva oficina comunitaria “reforzará la lucha contra la delincuencia transfronteriza y mejorará la cooperación y la confianza entre los Estados miembros”.

“Quiero que tengamos un papel importante en cómo se aborda la delincuencia transfronteriza”, afirmó.

Según Kovesi, el fraude transfronterizo supone un valor de entre 30.000 y 60.000 millones de euros al año en la UE.