Michel insiste en un fondo de 750.000 millones, pese a que los “frugales” piden reducir a 350.000 millones las subvenciones

El primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, a su llegada este 19 de julio al Consejo Europeo. EFE/EPA/JOHN THYS / POOL

Bruselas (EuroEFE).- El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, insiste en su propuesta de que el fondo de recuperación de la Unión Europea tras la pandemia tenga 750.000 millones de euros, de ellos 400.000 millones en subvenciones y 350.000 millones en préstamos, pese al rechazo de los países “frugales”.

Michel puso de nuevo sobre la mesa este plan, el mismo que planteó al inicio de la tercera jornada de la cumbre europea que se celebra en Bruselas, durante la cena de jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete, informaron a Efe fuentes europeas.

El presidente del Consejo Europeo llamó a un receso de 45 minutos, según informó en Twitter su portavoz, Barend Leyts, al llevar algo más de cuatro horas reunidos desde que iniciaron la cena a las 19.20 horas, el único momento del día en que los 27 líderes se concentraron en la misma sala tras una intensa jornada de consultas.

Los cuatro países autodenominados frugales -Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca-, a los que hoy se ha sumado Finlandia, rechazan este plan y proponen recortar el fondo en 50.000 millones de euros, hasta los 700.000 millones, y que 350.000 millones sean ayudas directas y, la misma cantidad, créditos.

Esto supondría un recorte de 150.000 millones de euros en las subvenciones con respecto a la propuesta inicial de la Comisión Europea, que planteó un fondo con 500.000 millones en subvenciones y 250.000 en préstamos.

Piden asimismo un refuerzo de los descuentos que reciben en su contribución al presupuesto comunitario anualmente.

El resto de socios rechazan el recorte planteado por los frugales. Francia y Alemania ya habían advertido de que no aceptarían menos de 400.000 millones de euros en transferencias directas para hacer frente a una crisis sin precedentes.

España comparte esta postura por considerar que ese montante es el mínimo necesario para que el fondo tenga un impacto macroeconómico.

Según varias fuentes diplomáticas, los frugales siguen bloqueando la negociación, en particular Holanda y Austria, quienes estarían utilizando como excusa la falta de acuerdo para vincular la recepción de fondos del presupuesto al respeto al Estado de derecho para bloquear las discusiones.

Suecia y Dinamarca, sin embargo, se mostrarían más receptivas a suavizar su posición.
La situación ha llevado al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a “dar un golpe sobre la mesa” varias veces con el apoyo de la canciller alemana, Angela Merkel, indican otras fuentes.

Durante el receso convocado tras la cena, que comenzó aproximadamente a las 23.30 horas , el presidente del Consejo está manteniendo reuniones bilaterales, entre otros con el primer ministro sueco, Stefan Lofven.

Durante la cena intervinieron todos los líderes que quisieron tomar la palabra, tras lo cual se pasó al debate sobre las cuestiones que siguen abiertas, a saber, el volumen del fondo, la proporción entre subvenciones y créditos, los criterios de reparto y la condicionalidad ligada al Estado de derecho, según fuentes europeas.

La negociación podría prolongarse durante la noche y no se excluye que continúe este lunes.

El objetivo es acordar el presupuesto comunitario para 2021-2027 y el citado fondo de recuperación para relanzar la economía europea tras la pandemia de coronavirus, un paquete que debe ser aprobado de forma conjunta y por unanimidad de los 27 Estados miembros.

España pelea por mantener el fondo de recuperación y se abre al control aunque sin vetos

Bruselas (EuroEFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha abierto a la posibilidad de que haya un control sobre el desembolso del fondo de recuperación europeo siempre que no haya posibilidad de vetos y pelea por mantener el montante …

Rutte dice que se “quiere ayudar” al Sur, pero con reformas

El primer ministro holandés, Mark Rutte, reconoció este domingo que “hay problemas importantes en el Sur” y mostró su disposición a “ayudar”, pero advirtió de que también quiere que “se implementen las reformas necesarias” y recordó que “todo el mundo debe estar de acuerdo” con la propuesta final.

“Estamos intentando ver todos juntos adónde nos va a llevar esto. ¿Cómo podemos salir de ahí? Es complicado. Nos damos cuenta de que hay problemas importantes en el Sur y queremos ayudarles también, pero queremos que el Sur implemente las reformas necesarias. Como Países Bajos, ya no estamos aislados (en su posición). Eso es buena noticia”, explicó.

En declaraciones a la prensa, el jefe del Gobierno de La Haya consideró que “hay algún progreso en lo que respecta a abordar la cuestión de las reformas tanto como sea posible”, aunque alertó de que “todavía no estamos allí” sobre una propuesta definitiva y advirtió de que “al final, todo el mundo debe estar de acuerdo con la propuesta” del Consejo Europeo.

“No estamos seguros tampoco sobre el tamaño del fondo de recuperación, pero se puede ver algún progreso en todos esos puntos”, añadió.

Preguntado por si sus colegas europeos le habían sometido a una “presión considerable” porque “en algún momento” la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, “abandonaron la sala” donde se celebraba la cumbre, Rutte contestó: “Nos reunimos con más gente, no soy la única causa por la que alguien sale de la sala”.

Pero cuando los dirigentes alemana y francés abandonaron ayer la reunión, Rutte dice que pensó que “huirán y nos volveremos a ver mañana” porque, admitió, “a veces son conversaciones muy difíciles” y, aunque “parece ir bien en varios puntos, aún no es suficiente”.
El liberal holandés añadió que Merkel y Macron “rebosan de entendimiento hacia todo el mundo”, y señaló que “también tienen ganas de volver a su casa” pero “las diferencias siguen ahí”.

Rutte consideró posible alcanzar un trato, incluso en lo que respecta al tamaño del paquete de ayudas, pero subrayó que “hay problemas realmente grandes”, como las cuestiones del “Estado de derecho, en combinación con los préstamos y, por supuesto, los subsidios”.

Merkel ve “voluntad” para acuerdo, pero advierte que puede no lograrse en esta cumbre

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que ve “buena voluntad” para alcanzar un acuerdo respecto al fondo de recuperación europeo entre los líderes de la Unión Europea (UE), aunque advirtió que éste puede que no se alcance aún.

“Estamos en una fase decisiva”, afirmó la canciller, al entrar en la nueva sesión negociadora de este domingo, para insistir a continuación en que persisten las “posiciones distintas” respecto a la propuesta presentada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.
“Las cuestiones legales están bien elaboradas, pero no puedo decir si habrá o no acuerdo hoy”, añadió la líder alemana, cuyo país detenta la presidencia de turno de la UE.

“Trabajaré para lograrlo, pero puede que no sea posible hoy”, insistió Merkel, quien tanto ayer como el viernes asistió a diversas reuniones bilaterales o en formato reducido junto con Michel y la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen.

Macron cree todavía posible un compromiso, pero no renunciará a su ambición

El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó que todavía es posible cerrar un acuerdo sobre el presupuesto europeo y sobre el plan de reconstrucción, pero advirtió que no aceptará un compromiso si tiene que renunciar a la “ambición europea” que había fijado antes de la cumbre.

En una breve declaración a su llegada a la reunión del Consejo Europeo, Macron insistió en que no renunciará a esos objetivos que se habían marcado junto a la canciller alemana, Angela Merkel, no por una cuestión de principio, “sino porque estamos frente a una crisis inédita en el terreno sanitario, económico y social”.
También “porque nuestros países lo necesitan y porque la unidad europea lo necesita”, añadió.

El presidente francés reconoció que persisten las “disensiones” sobre el fondo de reconstrucción europeo y sobre la forma en que se gestionará.

Sin citarlos, se refirió a las demandas de los llamados Estados “frugales” encabezados por Holanda para que pueda haber un mayor control de los fondos que reciban los países beneficiarios y para que se aplique la regla de la unanimidad.

Otro asunto pendiente es el de fijar como condición para recibir dinero del presupuesto europeo el cumplimiento de los principios del Estado de derecho, que preocupa particularmente a Hungría, que se siente señalada.

Sobre esa cuestión, Macron indicó que en las discusiones del sábado hubo “un amplio consenso para decir que no debíamos ceder”.

Costa advierte que los “frugales” tienen que hacer algún esfuerzo

El primer ministro de Portugal, António Costa, se mostró este domingo con “esperanza” y a favor de que surja un compromiso en la nueva reunión del Consejo Europeo, aunque, advirtió, los países llamados “frugales” (Dinamarca, Suecia, Austria y Holanda) “tienen que hacer algún esfuerzo”.

“Ellos también tienen que hacer algún esfuerzo porque hasta ahora todos los movimientos que se han hecho han sido en dirección a esos cuatro países, y no podemos estar en una posición donde la propuesta merece el apoyo de esos cuatro y la oposición de los otros 23”, dijo Costa a periodistas portugueses en Bruselas.

El primer ministro luso explicó, antes de comenzar la tercera jornada de reuniones del Consejo, que sigue manteniendo “esperanza” en que se alcance un acuerdo hoy, y aseguró que hay un “espíritu de compromiso total”, aunque advirtió que “no puede ser unilateral”.

En este sentido, se refirió al grupo de los llamados “frugales”, que reclaman más recortes al plan y más control sobre las ayudas.

Asimismo, apuntó que no se pueden acometer excesivas reducciones en el fondo pospandemia o se correrá el riesgo de tener un instrumento frágil.

“Tenemos que salir de aquí obviamente con un compromiso, pero no podemos reducir más de aquello que es la necesaria ambición y la necesaria capacidad para responder a una crisis de esta dimensión”, indicó.

Si se lograse un acuerdo con un “instrumento insuficiente”, el riesgo, avisó, es de “estar creando una ilusión”.

“La cuestión principal es si salimos de aquí con un instrumento que tiene el acuerdo, pero ya no tiene capacidad para responder a las necesidades efectivas”, insistió.