La presidencia alemana de la UE buscará atar un plan de reconstrucción en julio

Merkel

La canciller Merkel, en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

Berlín (EuroEFE).- El Gobierno alemán tratará de atar el plan de reconstrucción de la Unión Europea (UE) tras la pandemia ya en la cumbre de julio, para concentrar los esfuerzos del resto del semestre de presidencia comunitaria en el acuerdo pos-Brexit.

El Consejo de Ministros de la canciller Angela Merkel aprobó este miércoles su programa para la presidencia de turno de la UE, que se inicia el 1 de julio, con la superación de la crisis generada por la pandemia del coronavirus como punto prioritario.

De acuerdo al pronunciamiento de la canciller, hace una semana, en su declaración de Gobierno ante el Bundestag (Parlamento), esa tarea debe orientarse en las premisas de la cohesión y la solidaridad, lo que se plasmará en el plan de reconstrucción.

Merkel ha señalado reiteradamente el propósito de lograr un acuerdo lo antes posible, para lo que cuenta con el apoyo tácito de Francia, en una nueva reedición del tradicional eje franco-alemán como motor de consensos a escala europea.

La cumbre de los próximos 17 y 18 de julio, que se celebrará en Bruselas en formato presencial, según anunciaron ayer fuentes comunitarias, debe ser, a juicio de Berlín, el marco para sellar ese plan, pese a las diferencias persistentes entre algunos socios.

Será el regreso de los líderes a las citas presenciales, tras meses de videoconferencias, lo que el equipo de Merkel espera contribuya a acercar posiciones, aunque en Bruselas no se descarta que deba recurrirse a una segunda vuelta de negociación.

Alemania, como Francia, respalda a grandes rasgos la propuesta de la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, que contempla un plan coyuntural y de inversiones de 750.000 millones de euros. El propósito es apoyar a los países y sectores más afectados por la pandemia, con un reparto de 500.000 millones en ayudas a fondo perdido y otros 250.000 millones en créditos a devolver.

Las principales críticas proceden del bloque formado por Austria, Dinamarca, Suecia y Holanda, que discrepan básicamente en la proporción entre ayudas y créditos, su volumen y el periodo previsto para el plan. Los países del sur europeo, con España e Italia a la cabeza, respaldan mayoritariamente la propuesta.

El plan está anclado en los presupuestos comunitarios para el periodo 2021 a 2027, con un volumen total de 1,1 billones de euros.

Será la primera presidencia de turno de Alemania desde 2007 y la segunda y última bajo el liderazgo de Merkel, quien previsiblemente se retirará del poder en 2021.

El reto persistente del brexit

El propósito de la gran coalición entre el bloque conservador de la canciller y los socialdemócratas es sellar ese ambicioso plan en la primera fase de su semestre, para lograr antes de fin de año cerrar el acuerdo pos-Brexit con el Reino Unido.

En las primeras cuatro rondas negociadoras tras la salida británica del bloque no se han producido avances. Las dos partes negocian el vínculo futuro entre el Reino Unido y la UE tras el periodo de transición, que debe terminar el próximo 31 de diciembre.

La presidencia alemana aspira a evitar la ruptura dura, como ocurriría de no lograrse un acuerdo.

Otros puntos de relevancia para esa segunda fase del semestre alemán son la lucha contra el cambio climático, la agenda digital y el relanzamiento comercial europeo frente a China y Estados Unidos.

Merkel abordó ya los objetivos del semestre alemán con el primer ministro portugués, António Costa, y el esloveno, Janez Jansa, a los que corresponderá asumir la presidencia comunitaria en los dos periodos posteriores de 2021.

Serán, en total, 18 meses que Berlín considera decisivos para el futuro del bloque, ante el que se considera el gran desafío global de la lucha contra la pandemia y la superación de sus efectos económicos.