La Presidencia del Consejo de la UE, abierta a subir el presupuesto para contentar a la Eurocámara

Merkel

La canciller alemana, Angela Merkel, en una imagen de archivo. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- Alemania, que este semestre preside el Consejo de la Unión Europea (UE) abrió la puerta a aumentar el presupuesto comunitario para llegar a un acuerdo con la Eurocámara, pero ofrece un incremento próximo pero inferior a los 10.000 millones de euros, lejos de los 38.500 millones que reclaman los eurodiputados.

En una carta enviada este miércoles a los negociadores parlamentarios para el presupuesto 2021-2027, a la que tuvo acceso Efe, el embajador alemán ante la UE, Michael Clauss, afirma que “podría ser viable” un aumento equivalente a “un número elevado de una sola cifra (en miles de millones de euros)” para todo el periodo.

Esto se traduciría en un incremento en el rango más alto de la franja que va de los 1.000 a los 10.000 millones.

Este aumento se sumaría a los 1,074 billones de euros acordados por los jefes de Estado y de Gobierno en su histórica cumbre de julio para el presupuesto entre 2021 y 2027, un monto que ahora deben negociar con el Parlamento Europeo.

Una de las demandas clave de la Eurocámara es aumentar el presupuesto para 15 programas emblemáticos, relativos a investigación, transición digital o el programa Erasmus, que quieren reforzar con 38.500 millones de euros.

En la misiva, la presidencia alemana del Consejo señala que los Estados miembros son “extremadamente reticentes” a considerar “cualquier incremento adicional” a los 1,074 billones, aunque afirman que “intentarán convencer al Consejo de hacer ese esfuerzo adicional.

“El final de la primera mitad del próximo periodo financiero será un buen momento para posiblemente reforzar paquetes de ciertos programas, también a la luz de la finalización del Fondo de Recuperación”, señala la carta en referencia al fondo de 750.000 millones de euros acordado también en julio y que estará en marcha hasta 2024.

Sin acercamientos en condicionalidad y Estado de Derecho

Por otro lado, Alemania reiteró que el nuevo mecanismo para condicionar el desembolso de fondos al respeto al Estado de Derecho, uno de los puntos más complejos de la negociación, “no será ni puede ser un mecanismo de sanciones” para países que violan estos principios, ya que los tratados europeos ya recogen un procedimiento para estos casos: el llamado artículo 7.

El artículo 7, activado contra Polonia y Hungría, puede acabar con la retirada del derecho a voto de un país en el Consejo, pero aprobar esta decisión requeriría unanimidad de todos los Estados.

La propuesta de compromiso alemana para el mecanismo vinculado al presupuesto plantea que se puedan retirar fondos a países que no respeten el Estado de Derecho si lo propone la Comisión Europea y lo valida una mayoría cualificada de Estados miembros.

El Parlamento Europeo defiende un mecanismo más estricto, en el que haga falta esta mayoría cualificada para rechazar propuesta de la Comisión.

Pequeños avances en recursos propios y el papel de la Eurocámara

Respecto a la introducción de nuevos recursos propios para alimentar el presupuesto europeo, Alemania se muestra dispuesta a cooperar con la Eurocámara en una “hoja de ruta” y calendario para hacerlo en los próximos siete años, un extremo al que el Parlamento ha condicionado su aprobación del presupuesto.

Pero advierte de que el calendario no puede ser legalmente vinculante, ya que las propuestas para estos recursos “no están todavía sobre la mesa”.

En la carta, Alemania también se abre a establecer un “diálogo constructivo” con el Parlamento Europeo sobre el desembolso del Fondo de Recuperación. El acuerdo de julio no otorga a la Eurocámara ningún control sobre el mismo, pero los eurodiputados se niegan a no tener voz al respecto.