Las cifras de España en el acuerdo europeo

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. EFE/EPA/JOHN THYS/POOL

Bruselas (EuroEFE).- El acuerdo sobre el fondo de recuperación y el marco financiero plurianual al que han llegado los veintisiete jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) supone una importante inyección para España que se puede resumir en algunas cifras facilitadas por el Gobierno:

– El fondo de recuperación europeo asciende a 750.000 millones de euros -360.000 millones se dedicarán a préstamos y 390.000 millones a transferencias-, que se otorgarán en función del impacto de la pandemia y a España le corresponden 140.000 millones.

– Los 140.000 millones para España suponen más del 11 % del PIB nacional.

– De esos 140.000 millones de euros, más de la mitad, 72.700 millones, serán transferencias o ayudas directas.

– Esos 72.700 millones en subvenciones a fondo perdido -que no hay que devolver- suponen, según ha recalcado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, casi diez veces más que lo que España recibió en Fondos de Cohesión entre 2014 y 2020 (7.800 millones de euros).

– La mayor parte del fondo europeo se repartirá mediante el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia que contará con 672.500 millones de euros, con 312.500 en transferencias. De éstos, a España le corresponden 59.000 millones de euros.

– En cuanto el programa ReactEU va a contar con 47.500 millones, de los que a España le corresponden 12.400 millones.

– El marco financiero plurianual, el presupuesto de la UE para los próximos siete años, tendrá 1,074 billones de euros, un 2 % menos que el marco financiero (MFP) para 2014-2020, aunque si se tiene en cuenta el aporte adicional del fondo de recuperación, el dinero europeo disponible aumenta un 64 %.

– Un 62 % del total se destinará a ayudas a la agricultura y a la cohesión entre regiones, los dos capítulos que más importan a España.

– Aunque ambas partidas han caído (la PAC se reduce un 13,3 % y cohesión un 11,5 %), el Gobierno destaca que se ha conseguido que la dotación final que incluye el Fondo Europeo de Desarrollo Rural y el Fondo de Garantía Agrícola se eleve en casi 2.000 millones de euros para los próximos 7 años.

Sánchez celebra el histórico acuerdo

Un “gran acuerdo para Europa y para España”, con el que se escribe una de las páginas “más brillantes de la historia de la Unión Europea”. Así ha definido Sánchez el consenso logrado esta madrugada en Bruselas por los Veintisiete, tanto para el fondo como para el marco financiero plurianual, tras casi cinco días de duras negociaciones.

Visiblemente contento, el presidente ha comparecido en rueda de prensa a primera hora de la mañana y ha dado las grandes cifras de este acuerdo.

Ha reconocido no obstante que está un “95 %” satisfecho por la rebaja en el capítulo de ayudas directas, unos 4.600 millones menos de la propuesta inicial de la Comisión, aunque ha insistido en que el montante final sigue siendo casi el mismo.

Y para explicar las “magnitudes inéditas” que según ha dicho se aprueban con este fondo ha recordado que el Fondo de Cohesión “que tanto bien hizo al país”, representó para España poco más de 7.800 millones. Una cantidad que ahora se multiplica casi por diez sólo en las ayudas directas.

“Tan extenuante como exitoso”, ha sido para Sánchez ese tramo final de negociación que ha desembocado en el acuerdo.

Pero sobre todo ha destacado el “hito” que supone que los Veintisiete hayan accedido al endeudamiento común europeo para financiar el fondo.

 

Y en cuanto al control sale adelante el llamado “freno de emergencia” -que permitirá que un país lleve a examen político del Consejo a otro y bloquee durante tres meses las ayudas si cree que no las está utilizando- Sánchez ha dicho entender que ante un fondo de esta magnitud que van a financiar entre todos es normal que se quiera velar sobre cómo se gasten los planes y programas.

Ha recordado que el freno sólo se puede activar cuando haya un incumplimiento “flagrante” de las condiciones para las ayudas y ha valorado que no rompe el equilibrio institucional ni degrada la posición de la Comisión Europa.

Respecto a la confianza mayor o menor que otros países puedan tener sobre las reformas españolas, ha recordado que la agenda del país está “alineada” con la de la Comisión.

Además, al ser preguntado sobre una eventual derogación de la reforma laboral ha recordado que todos los países miembros tienen que negociar con la Comisión las medidas y reformas que hacen y seguir sus recomendaciones.

No sólo sobre el fondo, también sobre el presupuesto plurianual ha mostrado Sánchez su satisfacción por el acuerdo alcanzado.

Especialmente por lo que se refiere a la Política Agraria Común. Sánchez ha subrayado que el Gobierno ha alcanzado la meta que se había propuesto y en lo que se refiere a ayudas directas y medidas para el desarrollo rural y de mercado se ha conseguido la misma cuantía de la PAC que en el anterior marco financiero.

Preguntado por la dureza de las negociaciones, sobre todo entre los cuatro “frugales” -Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Austria- y el resto de Estados miembros y de su estrategia en estos días, Sánchez ha señalado que “uno tiene muchos papeles” y “asume muchos roles” y él ha tratado en todo momento de ser “constructivo” porque “la única línea roja era no llegar a un acuerdo”.

Pero sobre todo ha querido insistir en el resultado final.

“Hoy todos los europeos ganamos y la Unión Europea sale mucho más fuerte”, ha insistido Sánchez, para quien la negociación de este acuerdo ha sido un “reto extraordinario” que ha requerido un “trabajo extenuante” pero cuyo resultado “ha merecido la pena”.

Ha considerado además que hoy Europa ha sentado las bases para dar respuesta a la crisis pero también ha iniciado el “camino hacia un gran cambio” y un “gran paso hacia la modernización”.

“Tomamos el impulso que Europa merece”, ha dicho el presidente del Gobierno, para quien en un momento como el actual el liderazgo europeo en el mundo es “más necesario que nunca”. Y Europa ha enviado al mundo “un mensaje enérgico y contundente”, el de que está “lista para enfrentar los desafíos globales”.

Editado por Miriam Burgués