Las condiciones del Reino Unido en la negociación con la UE: libertad regulatoria y dejar fuera a la pesca

El primer ministro británico, Boris Johnson, en la sesión del Parlamento. [EFE/EPA/JESSICA TAYLOR / UK]

Londres (EuroEFE).- El Reino Unido ha puesto las cartas sobre la mesa para la negociación de su futura relación con la Unión Europea (UE). Dice que quiere “libertad regulatoria” y un acuerdo aparte para el sector pesquero. Además sopesará abandonar la negociación en junio si para entonces no se han consensuado las líneas generales.

El ministro Michael Gove ha expuesto las prioridades del Gobierno británico para estas negociaciones en el Parlamento en un documento que además ha sido publicado en internet. En teoría, el acuerdo debe estar finalizado para finales de año.

Si no fuera así, las relaciones comerciales entre la UE y el Reino Unido pasarían a gobernarse por la normativa de la Organización Mundial del Comercio (OMC)., dice el texto, que recuerda asimismo que en ningún caso el Gobierno prorrogará el plazo previsto de negociación bilateral, que concluye el 31 de diciembre.

En su intervención ante los diputados, Gove reiteró que el Reino Unido aspira a conseguir un acuerdo similar al de Canadá, Japón y Corea, que no requieren una alineación estricta con la normativa europea, y promoverá “una relación de amistad entre iguales soberanos”.

En su intervención ante los diputados, Gove reiteró que el Reino Unido aspira a conseguir un acuerdo similar al de Canadá, Japón y Corea, que no requieren una alineación estricta con la normativa comunitaria, y promoverá “una relación de amistad entre iguales soberanos”.

También aseguró que demandará un acuerdo específico para el sector pesquero y subrayó que “no vinculará” el acceso a sus aguas con el acceso “a ningún otro mercado”.

En el documento oficial de 30 páginas, se indica que el Gobierno “no negociará disposiciones en las que el Reino Unido no tenga el control de sus leyes y vida política”.

Según algunos analistas, la intención de Londres de no aceptar como referencia la normativa comunitaria podría entrar en conflicto con los compromisos adquiridos en la Declaración política asociada al acuerdo de retirada de la UE firmado en 2019 y que permitió la salida del país el pasado 31 de enero.

Al presentar el pasado martes su posición negociaciora, el negociador jefe comunitario, Michel Barnier, hizo hincapié en la necesidad de asegurar una equivalencia de estándares o reglas del juego (con los de la UE como referencia) para asegurar una competencia justa entre las dos partes.

¿Se dá marcha atrás en los compromisos adquiridos en 2019?

Según indicó el Consejo de la UE (los países) en un comunicado, los Veintisiete quieren formar una asociación económica con el Reino Unido “ambiciosa, equilibrada y que cubra múltiples áreas, siempre que haya garantías suficientes para la igualdad de condiciones”.

A fin de garantizar que se respeta esa equidad, la UE debería tener la posibilidad de aplicar medidas “autónomas, incluidas las interinas, para reaccionar con rapidez a disrupciones de las condiciones de competencia igualitarias en áreas relevantes, con los estándares de la Unión como punto de referencia”, indica el mandato.

Según ese texto, el acuerdo comercial debería abrir la puerta a la cooperación en aspectos aduaneros y regulatorios e incluir mecanismos de gestión y supervisión, así como de resolución de disputas.

En cuanto a la pesca, sector que se prevé conflictivo, subraya que la futura relación debería mantener el acceso recíproco a las aguas ya existente y cuotas “estables” de capturas.

La salida del Reino Unido de la UE inició un periodo transitorio de once meses, en el que se seguirá aplicando la legislación comunitaria en territorio británico y durante el cual se negociará la futura relación entre ambas partes.

La CE espera al lunes

El negociador de la UE, Michel Barnier, ha dicho que espera a que el lunes se inicien las negociaciones y que la UE se atendrá a los términos de la Declaración Política que se alcanzó con el acuerdo de retirada.

Poco después de que se conociera la postura británica para esta negociación, la portavoz de la CE Dana Spinant recordó también que la negociación comienza el lunes y que será en ese momento cuando puedan escucharse los planteamientos de ambas partes.

“El texto se acaba de publicar y no estamos en disposición hasta el momento de hacer una valoración. Las negociaciones comienzan el próximo lunes y tenemos que esperar. Será el lunes cuando compartamos nuestros puntos de vista con los negociadores británicos”, dijo.

Sin embargo, aclaró que la llamada “equivalencia regulatoria” no es parte de la negociación, porque pertenece al acervo UE y es esta quien decide unilateralmente sobre el asunto.