Londres descarta extender el periodo transitorio como piden Escocia y Gales

Una foto facilitada por rl 10 Downing Street del primer ministro británico, Boris Johnson, hablando durante una conferencia de prensa digital sobre la actual pandemia de coronavirus COVID-19 en el n. 10 Downing Street en Londres, el 10 de junio de 2020. EFE/EPA/PIPPA FOWLES

Londres (EuroEFE).- El Gobierno británico reiteró este viernes su negativa a solicitar a la Unión Europea (UE) una extensión del periodo de transición, que finaliza el 31 de diciembre. Un anuncio hecho el mismo día que se hacía público que el producto interior bruto (PIB) del país sufrió una “histórica” caída del 20,4% en abril. Un zarpazo de la crisis económica generada por la pandemia que, según la prensa, ha llevado incluso a Londres a replantearse su intención de introducir controles aduaneros a la UE a partir del 1 de enero.

Según revela este viernes el Financial Times, el Reino Unido ha abandonado sus planes de introducir controles aduaneros completos a las importaciones de la Unión Europea a partir del 1 de enero, cuando acaba el periodo de transición, por el efecto de la COVID-19 en las empresas.

El ministro del Gabinete, Michael Gove, ha aceptado que las empresas no podrán afrontar la crisis originada por el brote y un posible desorden en la frontera tras el periodo de transición, según el rotativo.

En la actual transición, este país -que abandonó la UE el pasado 31 de enero- y el bloque europeo negocian un acuerdo comercial que regirá la futura relación a partir de 2021. Unas conversaciones que están estacadas en este momento y que se espera que se reactiven en la cumbre prevista el 15 de junio.

Johnson participará en la cumbre europea sobre el Brexit el próximo lunes

Londres (EuroEFE).- El primer ministro británico, Boris Johnson, participará en una cumbre virtual con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el próximo día 15 a fin de romper el estancamiento de las negociaciones post-Brexit, informó este …

Londres descarta extender el periodo transitorio como piden Escocia y Gales

El Gobierno británico reiteró este viernes su negativa a solicitar a la Unión Europea (UE) una extensión del periodo de transición, que finaliza el 31 de diciembre, como han demandado los Ejecutivos de Escocia y Gales.

“Confirmo formalmente que el Reino Unido no extenderá el período de transición y que el momento de cualquier extensión ya ha pasado. El 1 de enero de 2021 retomaremos el control y recuperaremos nuestra independencia política y económica”, afirmó el ministro británico del Gabinete, Michael Gove, en Twitter.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, y el jefe del Ejecutivo de Gales, Mark Drakeford, solicitaron formalmente al primer ministro, Boris Johnson, que se aviniera a considerar una prolongación del periodo transitorio, aduciendo que sería “extraordinariamente imprudente” abandonar el mercado único en un momento tan complicado para la economía, debido a la crisis de la COVID-19.

Caída histórica del PIB por el confinamiento en el Reino Unido

La cifra récord arrojada este viernes por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) es peor de la prevista por los analistas -que barajaban una contracción del PIB del 18,7 %- y se atribuye al confinamiento decretado en marzo para frenar el virus.

Ese organismo había informado en mayo de que el PIB retrocedió el 2 % en el primer trimestre del año, la mayor caída desde 2008 y señal de que el país va camino de la recesión.El notable retroceso refleja las consecuencias de los cierres de comercios, bares, restaurantes y fábricas del país, que tuvieron que suspender la tarea de sus trabajadores ante la repentina ausencia de ingresos.

El subdirector nacional de estadísticas de la ONS, Jonathan Athow, remarcó hoy a la BBC que es un dato “sin precedentes” y que aún es “demasiado pronto” para saber con qué rapidez se podrá recuperar la actividad económica en los próximos meses.
Se estima que este país va camino del peor trimestre (abril-junio) de retroceso económico de su historia.

Todas las áreas de la economía se han visto golpeadas, siendo las más afectados, según ese analista, los pubs, el sector de educación, la sanidad, la construcción y las ventas de automóviles, “que han contribuido mayormente a esa histórica caída”.

Programas para aliviar el impacto económico

A raíz de esas cifras aciagas, el ministro de Economía, Rishi Sunak, dijo que “como muchos otros países de todo el mundo, el coronavirus está teniendo un grave impacto en la economía”.

Recordó que los programas de ayuda gubernamentales, como los destinados a ayudar a las empresas a evitar despidos y recortes fiscales, “han protegido miles de negocios y millones de empleos”.

Según Sunak, la vida de los ciudadanos será “un poquito más normal” una vez reabran las riendas el próximo lunes en Inglaterra, una de las medidas de desescalada anunciadas por este Gobierno.

Los comercios en Irlanda del Norte ya pueden continuar con sus negocios mientras que Escocia y Gales tienen su propia agenda para suavizar las restricciones y están a la espera de conocer detalles.

Por su parte, el primer ministro, Boris Johnson, admitió que las cifras “no le sorprenden”, pues este país “depende en gran manera de los servicios” y cuenta con una “economía creativa y dinámica, muy dependiente del contacto humano”.

Al mismo tiempo, no tuvo dudas de que la economía se “recuperará” y dijo que su Ejecutivo está comprometido con un programa de impulso a infraestructuras, tecnología e inversión.

El líder tory decretó el confinamiento el pasado 23 de marzo a fin de contener la propagación del virus en este país, cuya cifra total de muertes por la COVID-19 es de 41.279, según los últimos datos divulgados la víspera.

El Gobierno garantizó 330.000 millones de libras (375.000 millones de euros) en préstamos a empresas afectadas para que pudieran pagar hasta el 80% de los salarios de los trabajadores.

Polémica por la norma de distanciamiento social 

También se ha intensificado la presión sobre Johnson para que suavice la regla de distanciamiento social de dos metros, dando a las empresas y establecimientos de ocio y hostelería más oportunidades de sobrevivir y permitiendo que más niños puedan volver al colegio.

Un informe parlamentario multipartito sobre el sector hostelero y turismo reveló que tres cuartos de las empresas del sector podrían perder hasta un 80 por ciento de su capacidad al regirse por esa norma.

El documento indica que “excede las directrices de la Organización Mundial de la Salud de un metro” y que no resulta “factible” a la hora de viajar o en los negocios turísticos.

Un portavoz del Gobierno señaló hoy que esa directriz está “sometida a revisión constante” y modificarla o no dependerá de la evidencia científica sobre la transmisión del virus.