Macron recibe a Merkel para impulsar el eje franco-alemán frente a las crisis

El presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel. EFE/ARCHIVO

París (EuroEFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, recibe este jueves en su residencia estival de Brégançon, al sur del país, a la canciller alemana, Angela Merkel, con la intención de mostrar la solidez del eje franco-alemán a la hora de afrontar los asuntos internacionales.

La crisis de la COVID-19, las negociaciones con Londres tras el Brexit o el combate contra el cambio climático estarán en el orden del día del encuentro, que también abordará las recientes crisis internacionales.

Es el caso de la situación en Bielorrusia, en Mali, en el Líbano o en Libia, según indicaron fuentes del Elíseo, que insistieron en que París y Berlín quieren reforzar su cooperación en materia de relaciones internacionales.

No en vano, Merkel será la tercera líder mundial convidada a Brégançon, un imponente castillo situado en un peñón, residencia veraniega de los presidentes franceses, que solo de forma excepcional recibe a personajes importantes.

Desde su llegada al Elíseo en 2017, Macron solo ha recibido a dos: a la entonces primera ministra británica Theresa May, en vísperas del Brexit, y al presidente ruso, Vladímir Putin, en un momento en el que París deseaba engrasar las relaciones con Moscú con el telón de fondo de la crisis nuclear iraní.

La actual canciller, que cumple tres lustros en el poder, será la primera jefa de Gobierno germana que visite Brégançon desde su mentor, Helmut Kohl, que lo hizo en 1985 invitado por François Mitterrand.

París pone el acento en lo excepcional de esta visita y del marco, una forma de subrayar la importancia que el Elíseo da a su relación privilegiada con Alemania.

La canciller llegará a las 16.00 horas (14.00 GMT) y ambos líderes mantendrán un encuentro bilateral antes de dirigirse a la prensa y, posteriormente, presidir una cena de trabajo.

Francia y Alemania, señala el Elíseo, quieren impulsar la coordinación europea en la lucha contra la COVID-19 y convencer al resto de los socios de la necesidad de acelerar en el combate contra el calentamiento climático.

El plan de recuperación europeo, que ambos buscaron en la cumbre del 21 de julio, necesita ahora un nuevo impulso para su ratificación en el Parlamento Europeo y en los nacionales, que París desea antes de finales de año.

Su convergencia se extiende también al Mediterráneo oriental, con la exigencia de un diálogo entre Ankara y Atenas, o a la crisis de Bielorrusia, donde según París mostraron identidad de puntos de vista en la cumbre europea celebrada de forma telemática este miércoles.

La UE no reconoce el triunfo de Lukashenko en Bielorrusia y pide una solución sin injerencias

Bruselas/Madrid/Berlín/Lisboa/Moscú (EuroEFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) decidieron este miércoles no reconocer los resultados de las elecciones presidenciales en Bielorrusia del 9 de agosto, en los que se proclamó vencedor el actual mandatario, Alexandr …

 

También en lo que se refiere a Mali, donde Berlín apoya a Francia en su solicitud de un retorno a la vía civil que tenga en cuenta las aspiraciones democráticas de los malienses.

Lo mismo sucede en el Líbano, una crisis que París considera un buen test para probar la capacidad de la Unión Europea de tener una posición común en Oriente Medio. O en Libia, donde ven prioritario evitar el deterioro de la situación y retomar las conversaciones.

Editado por Miriam Burgués