Marte, la protección terrestre y volver a la Luna, en el foco de la ESA

ESA

El director general de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jan Wörner (i), el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque (c) y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas (d), posan el 27 de noviembre de 2019 en la reunión de la agencia en Sevilla. [EFE-EPA]

Sevilla (España) /(EuroEFE).- La cita más importante de la Agencia Espacial Europea (ESA), su Consejo Ministerial, ha arrancado este miércoles con el foco puesto en las próximas misiones a la Luna en colaboración con la NASA, en los proyectos de observación de la Tierra y en la posibilidad de traer en un futuro muestras marcianas.

Durante dos días, los ministros del ramo de 22 países, entre ellos el titular en funciones de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, discuten sobre las prioridades de la Agencia para los próximos años en un sector, el espacial, cada vez más estratégico para la economía pero también clave para ayudar a frenar algunas de las principales preocupaciones ciudadanas, como la crisis climática.

“Es momento de tomar decisiones”, ha resumido en la inauguración de esta cita el director general de la ESA, Jan Wörner, quien ha animado a los países a hacer “una Europa aún más espacial” e invertir en un sector del que “la gente corriente es realmente fan”.

Y es que, los países de la ESA, deberán aprobar un presupuesto para los próximos cinco años que podría alcanzar entre los 14 000 y 15 000 millones de euros; un “récord”, según ha admitido Duque.

El proyecto Hera, en el foco de la reunión

Pero no solo. También tendrán que perfilar cómo repartir ese montante, así que alguna de las misiones que actualmente están encima de la mesa de negociaciones podría quedarse fuera y pasar a la siguiente ministerial y/o simplificarse para poder ejecutarla.

Este fue el caso de la misión AIM, que no pasó “el corte” en la pasada reunión del Consejo Ministerial en Lucerna, Suiza (2016).

Esta formaba parte de una misión conjunta con la NASA -llamada AIDA- para estudiar la posibilidad de desviar la trayectoria de asteroides peligrosos y después de no recibir la financiación suficiente hace tres años la ESA la rediseñó para abaratarla.

Ahora se llama Hera y es uno de los proyectos que podrían salir adelante en esta ministerial de Sevilla, que también, se da por hecho, apoyará la continuación de la ESA en la Estación Espacial Internacional al menos hasta 2024 y el programa Copérnico de observación de la Tierra, según fuentes de esta Agencia.

En la Estación Espacial la ESA colabora, entre otros, con EEUU y Wörner ha opinado que esta cooperación debe ir más allá de este laboratorio; como ejemplo ha mencionado las próximas misiones a la Luna.

La tecnología europea más moderna alcanzaría, si la ministerial de Sevilla lo apoya, la superficie lunar con “Lunar Resource Lander” y su órbita con “Lunar Pathfinder”, pero también se seguiría trabajando en los elementos clave del proyecto Lunar Gateway.

Apoyo a los proyectos lunares de la ESA

Se trata de una estación espacial permanente que orbitará la Luna y que servirá de punto de partida para viajes interplanetarios o viajes a la Luna, una especie de “parada de autobús” clave si los astronautas quieren aterrizar en la Luna: “en 2024 la NASA volverá a la Luna y lo hará con la ESA”, ha remarcado Wörner.

Y es que la NASA, dentro de su proyecto “Artemisa”, planifica enviar un hombre y una mujer al satélite terrestre y el plan incluye la participación de compañías privadas y socios internacionales.

La ESA ya está produciendo el Módulo de Servicio Europeo, que formará parte de la cápsula tripulada Orion de la NASA.

No se descarta que uno de los próximos astronautas que pise la Luna pueda ser europeo, aunque aún no está decidido, y entre los candidatos podrían estar Samantha Cristoforetti, Matthias Maurer, Thomas Pesquet o Tim Peake, han señalado a Efe fuentes de ESA.

David Parker, director de Exploración Humana y Robótica de la ESA, en conversación con Efe, se ha mostrado optimista con la posibilidad de que los proyectos lunares salgan, aunque aún hay que esperar al cierre mañana porque se negocia hasta el último minuto.
Lo mismo pasa con la misión que prevé recoger muestras de Marte, una “obra de ingeniería” que puede sonar a ciencia ficción.

Es uno de los siguientes pasos en el planeta rojo, pero no es tarea fácil, ya que hay que desarrollar el transporte -entre ellos un cohete desde Marte y una nave que las traiga de vuelta- y construir en nuestro planeta un laboratorio para protegerlas y examinarlas.
Duque ha dicho a los medios que “casi seguro” en Sevilla se batirá récord de inversión y esta reunión -“menos tensa que otras”- supondrá un cambio de dirección.