Merkel insta a “ponerse en el lugar del otro”, mientras Sánchez y Conte urgen a pactar el fondo de recuperación este mes

La canciller alemana, Angela Merkel, habla en el Parlamento Europeo el 8 de julio de 2020. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Bruselas/Madrid (EuroEFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, defendió este miércoles en Bruselas que la cohesión entre los países de la UE para superar la crisis económica por el coronavirus “no es un gesto humanitario, sino una inversión sostenible”, y advirtió de que todo el mundo debe ser capaz de “ponerse en el lugar del otro”. Mientras, desde Madrid el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, urgieron a llegar a un acuerdo sobre el fondo de recuperación este mismo mes.

“La Unión Europea enfrenta el reto más inmenso de su historia”, afirmó Merkel ante el pleno del Parlamento Europeo en Bruselas, donde presentó las prioridades de la Presidencia semestral alemana del Consejo, recién comenzada el pasado 1 de julio, y se refirió también a la respuesta europea a la crisis del coronavirus.

La canciller incidió en que la Unión Europea saldrá de la crisis “si hay voluntad de superar nuestras diferencias y buscar soluciones comunes, de ver el mundo con los ojos del otro”.

“Saldremos de la crisis más fuertes que antes si reforzamos la cohesión y la solidaridad. Nadie saldrá de ésta solo, somos todos vulnerables. La solidaridad europea no es un gesto humanitario, es una inversión sostenible. No es solo un imperativo político, merece la pena y nos traerá beneficios”, subrayó la veterana política alemana.

 

El viaje de Merkel a Bruselas llega a menos de diez días de la próxima cumbre de líderes europeos de los 17 y 18 de julio -la primera presencial desde el mes de febrero-, en la que los Veintisiete tratarán de acordar el presupuesto comunitario para los próximos siete años y el plan de recuperación de la economía europea tras la pandemia.

La Comisión Europea ha propuesto un volumen de 1,1 billones de euros para el presupuesto y de 750.000 millones para el fondo, pero durante la cumbre se pondrán sobre la mesa diferentes intereses y posturas sobre estos montos o las condiciones para su desembolso, que obstaculizarán el consenso.

En este sentido, Merkel insistió en la importancia de cerrar un acuerdo antes del receso estival y recalcó que será necesario ceder y que se vean “compromisos” de todas las partes para lograr un acuerdo sobre este multimillonario paquete presupuestario.

“Queremos alcanzar un acuerdo rápidamente. Ya hemos visto la convulsión en la economía, no podemos malgastar más el tiempo”, dijo Merkel.

Con vistas a allanar un acuerdo en esa cumbre, la canciller mantendrá esta tarde un encuentro con los presidentes de las tres instituciones europeas principales: la de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el del Consejo Europeo, Charles Michel; y el de la Eurocámara, David Sassoli.

Líderes de las instituciones de la UE se reunirán el 8 de julio para acelerar el plan de recuperación

Bruselas (EuroEFE).- Los presidentes de las instituciones de la Unión Europea (UE) se reunirán el próximo 8 de julio para impulsar la negociación y alcanzar rápido un acuerdo sobre el plan de recuperación europeo tras la pandemia, de cara a …

 

La visita de Merkel a Bruselas supone el primer viaje al extranjero de la canciller desde el inicio de la pandemia, una crisis en la que, confesó, le ha resultado especialmente difícil imponer medidas restringiendo la libertad de sus ciudadanos.

“Hemos tenido que romper las cadenas de transmisión del virus y (para ello) se han tenido que restringir derechos fundamentales. Ha sido un precio alto a pagar. Una pandemia no puede usarse para erosionar los principios democráticos”, advirtió Merkel.

“Yo viví durante 35 años en una sociedad que no era libre, por lo que restringir los derechos durante la pandemia fue una decisión difícil”, añadió.

Más de 100.000 fallecidos en Europa

Merkel recordó los más de 100.000 fallecidos en Europa a causa del coronavirus y mencionó a las miles de personas que han vivido esta crisis solos y no han podido despedirse de sus seres queridos que han fallecido.

“Hay que tenerlos en mente cuando hablemos de la recuperación económica. Necesitamos poder llorar a nuestros muertos, reconocer el dolor de las despedidas que no han sido posibles. Esto seguirá entre nosotros durante un tiempo”, dijo la canciller.

Más allá de la crisis del coronavirus, Merkel pidió también que la Unión Europea acuerde pronto la neutralidad climática para el año 2050 de forma legalmente vinculante, un compromiso al que se han adherido ya la mayoría de países de la UE pero para el que aún no hay un consenso absoluto.

También hizo referencia a la reforma del sistema migratorio, una legislación en la que su Presidencia buscará avances pese a que el asunto lleva años bloqueado, y recordó que “aunque sea un tema políticamente sensible”, Europa debe “mostrar esa sensibilidad y no mirar hacia otro lado”.

En un tono más personal, Merkel concluyó su discurso reconociéndose “melómana” y celebró que su Presidencia del Consejo vaya a coincidir con la conmemoración del 250 aniversario de la muerte del compositor alemán Ludwig van Beethoven, cuya novena sinfonía es el origen del himno de la Unión Europea.

“Cada vez que escucho su música descubro algo nuevo que me emociona. Lo mismo me pasa con Europa, la descubrimos cada día y cada día me quedo impresionada con Europa. Espero que el mensaje de la música de Beethoven nos guíe hacia el futuro: Europa será capaz si nos mantenemos unidos”, cerró la alemana su discurso, que levantó una larga ovación de los eurodiputados.

Sánchez y Conte unen fuerzas en Madrid

Mientras, Sánchez y Conte consideran urgente que la UE alcance un acuerdo sobre el fondo de recuperación de la crisis este mismo mes porque, en palabras del italiano, de lo que se pacte depende el futuro del mercado único europeo.

Un acuerdo que, como ha subrayado Sánchez, respete la propuesta de la Comisión Europea (CE), sobre todo en las ayudas directas, que deberían suponer 500.000 millones de euros de los 750.000 del total del fondo.

“Lo que está en tela de juicio es el mercado único, imaginen qué significaría si no damos una respuesta fuerte” a la crisis provocada por el coronavirus; “se destruiría el mercado único”, ha dicho Conte en la comparecencia de prensa ofrecida este miércoles junto a Sánchez en Madrid.

Un mercado único del que, como ha recordado Sánchez, también disfrutan los países reticentes con el fondo.

“Julio tiene que ser el mes del acuerdo, no hay otro posible”, ha dicho Sánchez, quien ha asegurado que lograr el pacto supondría un “paso inédito histórico” en la construcción del proyecto europeo.

 

Si no se actúa con urgencia “se destruirían nuestras economías” y Europa sería menos competitiva a nivel mundial, ha añadido Conte. “Hay que redoblar esfuerzos para dar con un paquete de respuesta antes de que acabe el mes; no podemos permitirnos ya postergar la decisión”, ha asegurado.

En cuanto al uso del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el italiano ha señalado que ahora mismo no está “activa esa posibilidad” pero ha defendido que instrumentos como ese se activen más adelante.

Conte ha viajado a la capital española procedente de Lisboa, donde ayer se reunió con el primer ministro portugués, Antonio Costa, para sumar fuerzas también con Sánchez en la negociación de la cumbre de los días 17 y 18 de julio.

Los tres mandatarios se van a reunir también en los próximos días con algunos jefes de Gobierno de los países reticentes al fondo y a las ayudas directas, que reclaman estrictas condiciones para otorgarlas y han manifestado que no tienen prisa por llegar a un acuerdo.

Sánchez y Conte han coincidido en que ésta no es una lucha de países del sur, porque muchos del norte -como Alemania- comparten su posición.

Todavía hay grandes obstáculos

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, constató este miércoles que los líderes de los Estados miembros siguen lejos de un consenso para acordar el próximo presupuesto de la UE y el plan de recuperación, y citó desacuerdos sobre condicionalidad o la fórmula de distribuirlo.

“Estoy haciendo lo que puedo para lograr un acuerdo. Mi impresión tras esta primera ronda de consultas es que aún no hemos llegado al final de la negociación y nos queda mucho trabajo que hacer”, dijo el político belga ante el Parlamento Europeo.

Esta ronda de consultas telefónicas, “intensas y a veces difíciles pero siempre con espíritu constructivo”, dará lugar antes del final de esta semana a una propuesta de compromiso y un nuevo borrador presupuestario por parte de Michel, quien se espera que proponga una dotación total menor a la que quería la Comisión.

Michel explicó que la ronda de llamadas le ha permitido identificar “seis bloques sobre los que construir”, en los que se deberá hallar un “equilibrio político” para cerrar el paquete presupuestario.

Entre ellos, citó el volumen total del presupuesto y el fondo de recuperación, los reembolsos de los que se benefician algunos Estados miembros por aportar más de lo que reciben o los criterios para la distribución de los fondos, que algunos Estados miembros creen están basados en datos previos a la crisis del coronavirus.

“Estamos explorando la idea de incorporar cierto dinamismo en los criterios”, detalló el presidente del Consejo.

También constató discrepancias sobre el hecho de que la mayor parte del fondo de recuperación llegue a los Estados en forma de transferencias a fondo perdido, un principio que resulta “problemático” para varios Estados miembros, según dijo Michel.

Además, deberá ponerse sobre la mesa la llamada condicionalidad asociada al desembolso de las ayudas, que se podrían vincular a criterios como las reformas, el cumplimiento del Estado de derecho y la protección del clima.

Michel también reconoció que se está trabajando en la introducción de recursos propios, nuevos gravámenes para alimentar el presupuesto europeo, y señaló que cuentan con cierto apoyo los impuestos digitales y a las transacciones financieras y hay “reticencias” ante uno a los plásticos, entre otros.

Editado por Miriam Burgués