Merkel quiere una Europa más fuerte, sostenible y responsable

La canciller alemana,, Angela Merkel, durante su declaración en el Bundestag sobre la presidencia alemana de la UE, que comienza el 1 de julio. [EFE/EPA/MICHELE TANTUSSI]

Berlín (EuroEFE).- Alemania asumirá el próximo 1 de julio la presidencia de turno de la Unión Europea (UE) con la prioridad de superar conjuntamente las consecuencias de la crisis del coronavirus y lograr una Europa más robusta y sostenible que asuma una mayor responsabilidad a nivel global.

En una declaración de gobierno ante el Bundestag (cámara baja) para exponer las prioridades que guiarán la presidencia alemana, la canciller, Angela Merkel, señaló que la pandemia ha puesto de manifiesto la “vulnerabilidad” de Europa, al tiempo que expresó su convencimiento de que “nunca antes la cohesión y la solidaridad en Europa han sido tan importantes”.

“Ningún país puede superar esta crisis solo y aislado. Sólo se puede superar si actuamos unidos y los unos por los otros. Nuestro objetivo común debe ser ahora superarla conjuntamente, de forma sostenible y poniendo la vista en el futuro. Y precisamente ese será el ‘leitmotiv’ de nuestra presidencia de la UE”, afirmó.

La pandemia ha puesto en evidencia “cuán frágil es todavía el proyecto europeo”, dijo la canciller al referirse a las primeras respuestas, también las alemanas, que “más bien fueron nacionales” y no europeas.

“Eso fue ante todo irresponsable, porque una pandemia global requiere una actuación conjunta e internacional y un apoyo mutuo”, criticó.

La pandemia no puede conducir a la fractura de Europa, ha dicho Merkel en el Bundetag. EFE/EPA/MICHELE TANTUSSI

La pandemia ha agudizado las diferencias económicas y presupuestarias entre los miembros de la UE y, a pesar de que ha golpeado a todos, no lo ha hecho en la misma medida.

“Las consecuencias médicas y económicas de la crisis profundizan los desequilibrios en la UE”, advirtió.

Agregó que la UE se enfrenta actualmente al “mayor desafío de su historia”, que implica no sólo superar las consecuencias de la crisis, sino también lograr una Europa “más robusta y sostenible”.

La pandemia no debe conducir a una fractura de Europa

Subrayó la importancia de no permitir que la pandemia conduzca a una fractura de las perspectivas económicas de los socios de la UE y al debilitamiento del mercado comunitario.

“No debemos ser inocentes, las fuerzas antidemocráticas, los movimientos radicales y autoritarios, sólo esperan a las crisis económicas para sacar provecho de ellas políticamente”, estimó, y tras algunas protestas desde las filas de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), comentó: “Parece que alguien se siente aludido”.

Sólo esperan a sembrar el miedo social y a propagar inseguridades, expresó y añadió que interceder por un desarrollo sostenible en todas las regiones de Europa “es también un instrumento político contra populistas y radicales”.

En la misma línea señaló que las consecuencias de la pandemia en todo el mundo “exigen que Europa asuma más responsabilidad global, y eso en tiempos en los que el clima político se ha vuelto más áspero” en general.

El mundo necesita la voz fuerte de Europa

“El mundo necesita precisamente en estos tiempos la voz fuerte de Europa para proteger la dignidad del hombre, la democracia y la libertad”, consideró.

Merkel se refirió a las voces “antidemocráticas y autoritarias” que quieren ver socavado el Estado de derecho y la división de poderes, que ponen en duda los derechos humanos y las libertades civiles, y quieren acabar con la memoria histórica.

“Nos quieren quitar lo que en cualquier momento necesitamos de manera existencial: la distinción entre verdad y mentira, entre información y desinformación, entre conocimiento y desconocimiento, y contra eso debemos enfrentarnos decididamente”, manifestó.

Por otra parte, la canciller subrayó que la respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la pandemia “no puede ser el regreso al trabajo y a la actividad económica convencionales”, sino que debe fortalecer y acelerar nuevos modelos, con empresas creativas y competitivas.

Se refirió asimismo al Plan de Recuperación propuesto por Bruselas para contrarrestar las consecuencias de la pandemia basado en un fondo con 750.000 millones de euros financiado con la emisión de deuda común, de los cuales 500.000 millones se desembolsarán en forma de subvenciones a fondo perdido y 250.000 como préstamos reembolsables.

“Tenemos que actuar con rapidez y decididamente”, dijo, aunque para ello la reunión mañana en formato virtual de jefes de Estado y de Gobierno de la UE será sólo un primer intercambio, mientras que una decisión sólo se podrá tomar en un encuentro físico, advirtió.