Pablo Casado dice en el congreso del PPE que el nacionalismo es “puro veneno”

Pablo Casado en su intervención en el Congreso del Partido Popular Europeo (PPE) [EFE/EPA/ANTONIO BAT]

Zagreb (EuroEFE).- El líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, ha advertido este jueves que un problema con el nacionalismo en cualquier Estado de la UE, como el de Cataluña en España, es “un problema de toda Europa” porque el nacionalismo es “puro veneno” que hay que derrotar con los instrumentos del derecho y “sin titubeos”.

En su intervención ante el plenario del XXVI Congreso del Partido Popular Europeo (PPE), en Zagreb (Croacia), ha dicho que otro de los peligros en Europa es el populismo, “de izquierda y de derecha”, que “pone en riesgo los fundamentos de la UE” y ante el que no hay que “disfrazarse de populistas” ni “doblar la apuesta” frente a sus “soluciones fáciles”.

Casado ha centrado su discurso en estos dos “muros” que cree que amenazan ahora la Unión Europea (UE), tras recordar que se acaba de cumplir el aniversario del derrumbamiento del Muro de Berlín, a los que ha sumado otros dos: el identitarismo y el proteccionismo.

Frente a estos riesgos ha situado como solución las políticas del PPE, que deben de ser “sin complejos”, porque este partido es “la mejor vacuna” contra los populismos que, a su juicio, ya están erosionando la economía, las Estados de bienestar europeos y la concordia civil.

En el ámbito de la lucha contra el nacionalismo también ha destacado el papel del PPE, al que ha agradecido su “firmeza inequívoca” sobre la crisis en Cataluña contra al independentismo “xenófobo que una minoria totalitaria pretende imponer haciéndose eco en las instituciones comunitarias”.

“Aquí, en Croacia, no hace falta explicar los estragos que produce el nacionalismo”, ha afirmado Casado, quien ha recordado al autor austríaco Stefan Zweig para asegurar que esa ideología es “puro veneno en la historia de Europa y en la historia del hombre”.

Ha advertido de que hay partidos nacionalistas con representación en el Parlamento Europeo que quieren seguir “construyendo muros y dividiendo a la gente por su ideología y el color de su piel”, algo que la UE no puede consentir y debe combatir con sus principios y los instrumentos del Estado de derecho.

También ha advertido contra el populismo “un nuevo enemigo” en siglo XXI que “campa tanto en el lado derecho de la ideología como en el izquierdo” y que intenta siempre buscar enemigos como los inmigrantes -contra los que advierten partidos como Vox- para los que quieren establecer “muros más altos”.

Pero “no hay muro suficientemente alto para impedir que 1.400 millones de africanos quieran tener una vida mejor”, según Casado, que cree que no basta con proteger las fronteras sino que hay que establecer un Plan África, al estilo del Plan Marshall, para ayudar a desarrollo de los países del continente vecino.

Para finalizar ha apostado por una Europa “fuerte” que no se enrede en “debates existencialistas” para poder decir a los nacionalistas y populistas que “tiren abajo sus muros y abran la puerta al progreso, al futuro y a la libertad”.