“Restaurar” las relaciones con EE.UU., entre las prioridades de Borrell

Borrell

Josep Borrell, comisario europeo designado como Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, asiste a su audiencia ante el Parlamento Europeo en Bruselas, el 7 de octubre de 2019. EFE / EPA / OLIVIER HOSLET

Bruselas (EuroEFE).- El ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell, presentó entre sus prioridades para el cargo de alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior el “restaurar” las relaciones con Estados Unidos, durante la audiencia en la que busca el respaldo del Parlamento Europeo.

“Restaurar las relaciones transatlánticas, como discutí en Nueva York recientemente con el secretario de Estado (de EEUU, Mike) Pompeo, la última vez que nos reunimos”, dijo en inglés ante la Comisión de Exteriores de la Eurocámara al esbozar sus prioridades.

Además, Borrell mencionó también como prioridades su compromiso con las reformas y los procesos de integración de los Balcanes occidentales, apoyar la democracia y la integridad territorial de Ucrania, afrontar los retos de la vecindad sur, desarrollar una nueva estrategia integral para África, elaborar una estrategia política con Asia y reforzar la cooperación con América Latina.

“Me siento feliz de estar de vuelta en el Parlamento Europeo, honrado y humilde”, dijo ante la institución que presidió entre 2004 y 2007.

Borrell presentó sus propuestas para su nuevo cargo, como jefe de la diplomacia comunitaria además de vicepresidente de la Comisión Europea, desde un punto de vista “conceptual” más que “geográfico”.

En ese contexto, aludió además a las guerras comerciales, el cambio climático, las guerras híbridas o “el problema de los refugiados”.

“El orden internacional se ha visto puesto en tela de juicio por una política que es mucho más sensible, más impredecible y propensa a los conflictos”, comentó.

De hablar de “incertidumbre” sobre las relaciones con Washington, Borrell aludió a China como “un rival sistémico pero al mismo tiempo un socio económico para numerosas cuestiones”, y a Latinoamérica como un “aliado” para el multilateralismo.

Sobre EEUU y China, pidió que la UE no acaba “encajonada entre estas dos superpotencias”.

“Somos y seguiremos siendo aliados de EEUU, aliados fuertes”, dijo, al tiempo que reconoció que el “unilateralismo” de Washington arroja dudas.

El aún ministro español aludió asimismo en su intervención ante los eurodiputados el “vital papel” del Parlamento Europeo en la Política Exterior de la Unión, y garantizó que será “informado, consultado y tenido en cuenta”.

“Una fuerte Política Exterior requiere un fuerte apoyo democrático”, concluyó.

Borrell evita pronunciarse sobre el nacionalismo catalán en la Eurocámara

Borrell evitó pronunciarse sobre el desafío que el nacionalismo de Cataluña representa para España durante la audiencia en la Eurocámara.

“Puedo tener una visión política general sobre lo que significan los movimientos populistas en el mundo y estoy convencido de que buena parte de los problemas geopolíticos que tenemos tienen raíces locales alimentadas por nuevas dinámicas sociológicas. Pero no voy a decir en este momento y en la función a la que pretendo acceder nada sobre el problema interno de un país, aunque sea el mío”, dijo.

El político socialdemócrata, catalán de nacimiento y antinacionalista declarado, subrayó que se ha pronunciado “con toda la firmeza que cabe” respecto al populismo nacionalista en Cataluña en su cargo como ministro de Exteriores de España y anteriormente.

“Pero también tengo que decirle que como alto representante para la política exteriores de la UE mi tarea no será pronunciarme sobre los problemas internos de cada uno de los países”, respondió al eurodiputado del Partido Popular Antonio López-Istúriz el que fuera presiente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007.

Borrell rechaza que usara información privilegiada en venta acciones ante PE

Por otra vez, Borrell rechazó todo uso de información privilegiada para la venta de unas acciones cuando era consejero de la compañía Abengoa.

“Siempre he rechazado que haya hecho uso de ninguna clase de información privilegiada”, indicó Borrell a una pregunta de la eurodiputada popular letona Sandra Kalniete sobre la venta de las acciones.

El aún ministro español reconoció fue objeto en España de una sanción por esa transacción, pero aclaró que se trataba de “una operación por 9.000 euros, que era el 7 % de mi cartera de acciones”.

Explicó que el 83 % restante de esa cartera “lo mantuve en mi poder, hasta que perdió completamente su valor, soportando pérdidas de 300.000 euros como consta en mis declaraciones fiscales”.

“¿Cree usted que alguien que tiene información privilegiada se limita a utilizarla para vender sólo el 7 % de su cartera, y asume perder el 93 % restante?”, comentó.

“¿Una operación de 9.000 euros ciertamente hecha en un momento inapropiado, cuando uno pierde el 93 % restante, puede considerarse una operación de información privilegiada?”, insistió.

Borrell declaró asimismo que la cartera en cuestión que gestionaba no era suya sino de su exesposa, que a raíz de su “pésima adeministración perdió el 80 % de su valor”.

“Ojalá todas las operaciones de información privilegiada fueran como esta”, concluyó.

Borrell, que aspira a recibir el respaldo del Parlamento Europeo a lo largo de una audiencia de tres horas ante la Comisión de Asuntos Exteriores en la que debe responder a preguntas de los eurodiputados, respondió a una sobre sus polémicas declaraciones sobre el exterminio de indios en América.

Durante su intervención en un foro organizado a finales de 2018 por la Universidad Complutense de Madrid sobre el futuro de Europa, Borrell había argumentado que Estados Unidos tiene mayor nivel de integración política por dos motivos principales.

El primero, porque todos tienen el mismo idioma y, el segundo, dijo, “porque tienen muy poca historia detrás. Nacieron a la independencia prácticamente sin historia, lo único que habían hecho era matar a cuatro indios, pero aparte de eso… fue muy fácil”.

Ante la comisión parlamentaria, Borrell dijo que ya pidió disculpas a propósito de esa cita.

“Fue una expresión desafortunada a través de la cual quería simplemente decir que los Estados Unidos de Europa nunca serán como los Estados Unidos de América porque tenemos una historia demasiado grande de enfrentamiento entre nosotros”, indicó.

A otra pregunta acerca de su posición sobre la venta de armas a un país con problemas con los derechos humanos como Arabia Saudí y al hecho de que España haya efectuado alguna de esas transacciones, Borrell dijo que “no vengo a dar cuenta de la política de mi país”.

Como referencia, contestó que España “cumplió con los compromisos adquiridos” del anterior gobierno, pero desde el Ejecutivo del que forma parte “no se ha autorizado ninguna nueva venta de armas a Arabia saudí”.

Editado por Catalina Guerrero

Para saber más: 

► Josep Borrel, ante la Eurocámara 

► Documento íntegro de Borrell a las siete preguntas por escrito plantadas por el PE.