Sánchez no descarta “ningún escenario” para actuar en Cataluña

Sánchez se reúne con Casado para analizar situación en Cataluña tras sentencia del "procés"

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez , y el líder del PP, Pablo Casado, momentos antes de la reunión que han mantenido este miércoles en Moncloa para analizar la escalada de violencia en Cataluña tras la sentencia del "procés". EFE/Juan Carlos Hidalgo

Madrid (EuroEFE).- El Gobierno  español en funciones prepara posibles escenarios para afrontar la oleada de violencia desatada en Cataluña como reacción a la sentencia del “procés” buscando apoyo en los principales partidos, pero el presidente catalán, Quim Torra, obvia los altercados al asegurar que su Govern está “al lado de la gente”, aunque asegura que la violencia “no representa” a los independentistas.

Tras los graves incidentes callejeros ocurridos en la noche del martes al miércoles en las capitales de las provincias catalanas, el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha convocado por separado a los líderes del PP, Ciudadanos y Unidas Podemos para analizar la situación mientras Torra se reunía con su conseller de Interior, Miquel Buch, y luego se unía a una de las cinco marchas independentistas convocadas este día.

Ronda de consultas políticas

Al líder del PP, Pablo Casado, Sánchez le ha comunicado que no descarta “ningún escenario” en Cataluña, le ha asegurado que está “todo previsto” y que si es preciso actuará “desde la firmeza, la proporcionalidad y la unidad”.

Los disturbios provocaron 125 heridos, de los cuales 57 son agentes de los Mossos d’Esquadra y 18 de la Policía Nacional, así como 30 detenidos. Solo en Barcelona los manifestantes independentistas prendieron fuego a 157 barricadas e inutilizaron cuatro furgonetas de la policía autonómica.

Sánchez trasladó esta posición durante una reunión con el líder del Partido Popular, Pablo Casado, dentro de la ronda de consultas de urgencia con los principales partidos que convocó este miércoles tras la segunda noche de disturbios violentos en Barcelona .

Las fuentes añadieron que el jefe del Ejecutivo en funciones condenó firmemente el uso de la violencia para “amedrentar a los ciudadanos” y “quebrar la convivencia en Cataluña”.

El conservador Casado declaró, al salir de la reunión, que pidió a Sánchez que aplique ya la ley de Seguridad Nacional, aprobada por el PSOE y PP en 2015, que ofrece al Gobierno “autoridad funcional” para dirigir las acciones que procedan “en materia de seguridad y orden público” ante una situación de interés para la nación.

También le solicitó dar los pasos previos por si fuera necesario emplear el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía catalana.

El movimiento de Sánchez busca retomar el control de la situación tras la segunda noche consecutiva de violencia en Barcelona tras la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del proceso independentista ilegal en Cataluña en 2017.

Segunda noche de altercados 

Los graves altercados de la pasada noche en la capital catalana entre grupos violentos y fuerzas de seguridad, con decenas de incendios callejeros por toda la ciudad, se saldaron con 125 heridos, 18 de ellos llevados a hospitales, aunque ninguno de gravedad.

Partidarios del independentismo catalán iniciaron este miércoles lo que denominan “marchas por la libertad” en varios puntos de la región. Miles de personas marchan en diversas columnas por carreteras con el objetivo de converger en Barcelona el próximo viernes, cuando sindicatos independentistas han convocado una huelga general.

Además, se produjo una concentración de estudiantes independentistas en la Universidad Autónoma de Barcelona, donde varias personas ocuparon el rectorado de la institución.

Quim Torra se une a una marcha independentista 

Quim Torra con los independentistas en una de las ’’Marchas por la libertad’’

El Presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra (c, abajo), junto a los simpatizantes independentistas, durante el recorrido por la AP-7 desde Girona de una de las “Marchas por la libertad”, movilizaciones de protesta contra las condenas a los líderes del procés, que arrancan desde cinco puntos -Girona, Vic, Berga, Tàrrega y Tarragona- para confluir el viernes en Barcelona. EFE/David Borrat

 

El presidente regional catalán, el independentista Quim Torra, se sumó a una de esas marchas. En unas breves declaraciones, evitó condenar los actos de violencia de las dos últimas noches y señaló que tanto él como su gobierno “están al lado de la gente”.

“La violencia no nos representa ni nos representará nunca, al movimiento independentista catalán”, aseguró Torra.

Ante la continuación de las protestas, la Liga de Fútbol Profesional solicitó al Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) que el encuentro FC Barcelona-Real Madrid, previsto para el sábado 26 de octubre en la capital catalana, se traslade a Madrid “por motivos de fuerza mayor” y se dispute en el estadio Santiago Bernabéu.