Ursula von der Leyen hace historia como primera mujer al frente de la CE

Von der Leyen

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, muestra su satisfacción tras ser confirmada por el Parlamento Europeo en Estrasburgo, el 27 de noviembre de 2019. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- La conservadora alemana Ursula von der Leyen (Bruselas, 1958) inicia este domingo su andadura de cinco años como presidenta de la Comisión Europea (CE), convirtiéndose en la primera mujer que preside el Ejecutivo comunitario.

Esta médico de nacionalidad alemana sonó antes como posible sucesora de Angela Merkel, en cuyo ejecutivo encabezó las carteras de Familia, Mayores, Mujeres y Juventud (2005-2009), Trabajo y Asuntos Sociales (2009-2013) y Defensa (2013-2019), siendo también la primera mujer en liderar este Ministerio.

Su nombramiento como presidenta de la CE no ha sido un camino fácil: la votación que finalmente la aupó hasta su actual puesto fue una de las más ajustadas de las últimas décadas, un signo de la fragmentación de la nueva Eurocámara.

Ella fue, de hecho, la única candidata a un cargo en la Comisión cuya propuesta no contó con el apoyo de los Veintiocho, pues la propia Merkel se abstuvo por el desacuerdo de los socialdemócratas que forman parte de la coalición de Gobierno.

Más tarde, ya en la votación del Parlamento Europeo, la exministra alemana obtuvo 383 votos a favor, solo nueve más de la mayoría absoluta necesaria, frente a 327 votos en contra, 22 abstenciones y un voto en blanco.

La cúpula de la Unión Europea se estrenará el lunes en la COP25

Bruselas (EuroEFE).- Los nuevos presidentes de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el Consejo Europeo, Charles Michel, se estrenarán en sus cargos, que asumen el 1 de diciembre, con su participación en la inauguración de la COP25 el …

Esta raspada mayoría por la que la nueva presidenta superó su nominación en el Parlamento invitaba a pensar que su Comisión tendría muy complicado sacar adelante iniciativas legislativas de calado, que deben negociarse con la Eurocámara y el Consejo.

No obstante, la Eurocámara sí respaldó con amplia mayoría al conjunto de su Colegio de comisarios el 27 de noviembre, lo que permitirá al nuevo Ejecutivo comenzar su mandato el 1 de diciembre.

En todo caso, el nombre de Von der Leyen ni siquiera figuraba en las quinielas de los altos cargos y se planteó solo ante el bloqueo de las negociaciones, debido al rechazo por el grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia) y de Italia a proponer para la Comisión al candidato del grupo socialista, Frans Timmermans.

La construcción de su ejecutivo tampoco fue una tarea fácil: el Reino Unido se negó a enviar un comisario y el PE rechazó durante el mes de octubre a los propuestos por Francia, Hungría y Rumanía, lo que atrasó la entrada en vigor de la nueva ejecutiva un mes y propició que su equipo no cumpla con la paridad de género que ella misma prometió.

Una de las cuestiones que más ha llamado la atención de la ya presidenta de la CE es su decisión de vivir en un pequeño habitáculo de unos 25 metros cuadrados junto a su despacho, en el edificio Berlaymont de Bruselas.

Esta es una práctica ya habitual para la política alemana, quien se alojó desde 2005 en sus oficinas ministeriales en Berlín y mantiene su residencia principal en Hannover, donde su esposo vive y trabaja.

Según su equipo, el hecho de vivir en el edificio sede de la Comisión conllevará, como ventaja, un ahorro adicional en seguridad, alojamiento y conductores.

El perfil de la nueva presidenta comunitaria, de 61 años y madre de siete hijos, dista un poco del habitual por su tardía entrada en el ámbito político, donde se inició a los 43 años tras abandonar la medicina para ocupar cargos en la política local de Hannover.

No obstante, la política nunca le ha sido ajena, dado que es hija del expresidente democristiano del Estado de la Baja Sajonia Ernst Albrech.

Ursula Von der Leyen, Michel, Lagarde y Borrell, nuevos altos cargos de la UE

Bruselas (EuroEFE).- La actual ministra de Defensa alemana, la conservadora Ursula von der Leyen, fue elegida este martes futura presidenta de la Comisión Europea, el más codiciado de los cargos cuyo reparto se negociaba en una maratoniana cumbre europea de tres días en Bruselas, mientras que la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), la francesa Christine Lagarde, fue seleccionada como candidata a presidir el Banco Central Europeo (BCE).

Von der Leyen nació en Bruselas el 8 de octubre de 1958 y vivió en Bélgica hasta 1971.

Entre 1964 y 1971 estudió en la Escuela Europea de la capital comunitaria y siguió cursos de matemáticas, arqueología y economía; en 1978 estuvo en la London School of Economics y, posteriormente, hizo la carrera de Medicina en Hannover.

Ingresó en la Unión Cristianodemócrata (CDU) en 1990, un año antes de llevar a cabo su doctorado, y pasó por Stanford entre 1992 y 1996, aunque en calidad de “invitada” y sin haber obtenido ningún título, como precisó tras una queja de esa universidad.

En sus años al frente de Defensa, Von der Leyen recibió numerosas críticas por parte de ciertos sectores que consideraron que las fuerzas armadas alemanas no habían recibido la atención que merecían.

El exgeneral Erich Vad, exasesor militar de Merkel, la criticó abiertamente el pasado abril por lo que calificó de “problema de dirección” en Defensa, en alusión a la polémica por contratos externos firmados durante su gestión.

La exministra ya admitió haber cometido “errores” en la contratación de asesores externos por su departamento, un hecho que provocó investigaciones por parte de la Fiscalía.

No obstante, Von der Leyen, calificada en algunos medios como “Wunderfrau” (mujer milagro), afronta su nueva etapa en Bruselas con energía y con un paquete de medidas entre las que destacan un Acuerdo Verde Europeo para luchar contra el cambio climático, la reforma del sistema de acogida de demandantes de asilo, la digitalización de la economía o un seguro europeo de desempleo.

“Me sentí europea antes de sentirme alemana y bajosajona”, confesó la nueva presidenta en la sesión plenaria del Parlamento Europeo del pasado 16 de julio, durante la que prometió que el “único propósito” de su mandato será “unir y reforzar Europa”.