Los líderes de la UE deben dar un paso al frente y proteger al sector de los medios

DISCLAIMER: Todas las opiniones vertidas en esta tribuna reflejan exclusivamente la posición de su/s autor/es, y en modo alguno de EUROEFE.EURACTIV.es, de la Agencia EFE ni de EURACTIV.COM Ltd.

prensa

Un lector protegido con mascarilla compra periódicos el 29 de marzo de 2020 en Bilbao. [EFE-EPA]

En una carta abierta a los líderes de la Unión Europea (UE), más de 40 eurodiputados piden medidas urgentes para apoyar al sector de los medios de información y comunicación en Europa, que sufren un descenso brusco de los ingresos por publicidad debido a la crisis del coronavirus.

Esta misiva abierta ha sido publicada inicialmente por la red de portales EURACTIV.com, socio de EFE.

Querida Presidenta von der Leyen, querido Presidente Sassoli, querido Presidente Michel, querida presidenta Jourova, querido Comisario Breton, querida Comisaria Gabriel,

Estarán de acuerdo en que unos medios libres, independientes y con una suficiente financiación son decisivos para que una democracia pueda funcionar, y para garantizar que los ciudadanos estén bien informados en esta crisis.

Las fuentes de noticias autorizadas y fiables y un periodismo de calidad son un antídoto contra la desinformación. Ahora más que nunca, la gente confía en medios de comunicación fiables, y así lo demuestran las cifras crecientes de lectores y audiencia.

Medios responsables con los ciudadanos

A pesar de las consecuencias económicas, muchos periódicos y portales de noticias “online” han eliminado sus “muros de pago” y puesto a disposición, en abierto, sus contenidos relacionados con el COVID-19, y con ello han expresado su solidaridad, y mostrado su responsabilidad con los ciudadanos.

Sin duda alguna, el sector de los medios de comunicación está en una crisis profunda. A pesar de un incremento en el consumo (de noticias), su situación financiera es grave. La abrupta pérdida de ingresos publicitarios ha golpeado a la ya limitada, y en muchos casos menguante, cifra de beneficios.

La situación es especialmente sombría es los países más pequeños y para la prensa regional, en la cual las cifras de lectores y los ingresos por publicidad ya eran escasos antes de que estallara la pandemia.

La publicidad se concentra ahora en el formato “online”

El pluralismo y la diversidad de medios ya estaban en retroceso antes del estallido de la epidemia del COVID-19. Muchos medios de prensa siguen todavía profundamente tocados por la anterior crisis financiera global, y han sido demasiado lentos para lograr recuperarse.
Su ecosistema ya es frágil, en especial debido a los efectos perjudiciales de las plataformas de internet, incluidos los cambios en los hábitos de consumo de los medios.

Además, ahora los anuncios se concentran, sobre todo, en el formato “online”, mientras las plataformas con sede en Estados Unidos se reparten el trozo más grande del pastel.

Si no actuamos ya, las consecuencias de la crisis del COVID-19 se traducirán en la quiebra total de empresas de comunicación, lo cual, a su vez, podría tener catastróficas consecuencias para sociedades enteras. Ya estamos viendo recortes en sueldos y despidos, y recibimos señales del sector de los medios de comunicación sobre posibles quiebras en unos meses o semanas.

Y eso a pesar de que algunos medios de comunicación ya están recibiendo apoyo directo o indirecto de los Estados miembros.

Menos medios de calidad, menor calidad democrática

La quiebra de medios de comunicación de calidad no puede recuperarse fácilmente, y el vacío que dejen será llenado parcialmente por información menos fidedigna, al tiempo que dejará expedito el camino para que la desinformación campe a sus anchas. Corremos un alto riesgo de perder una parte fundamental de nuestra infraestructura democrática.

Es responsabilidad de la Unión Europea y de los Estados miembros afrontar esta situación sin titubeos. Nos enfrentamos a una crisis de una dimensión sin precedentes. Se necesita apoyo financiero inmediato directo para preservar la pluralidad de los medios y el periodismo de calidad en toda la Unión Europea. No hay tiempo que perder.

Proponemos estas acciones inmediatas:

La Comisión debería poner en marcha un fondo de emergencia para los medios y el periodismo – un programa de subvenciones para NOTICIAS, para apoyar directamente a los medios de información y al periodismo de calidad. Habría que prestar una especial atención a los medios locales y regionales, además de a los medios informativos que operan en mercados pequeños;

Para financiar ese programa, la Comisión debería analizar la viabilidad de redirigir a partir de los programas actuales una parte de fondos sin gastar por la pandemia del COVID-19;

La Comisión también tendría que considerar otros mecanismos de apoyo “hechos a la medida”, entre ellas proporcionar a los jóvenes unos vales de suscripción a los medios de información, que no sólo apoyarían a los medios informativos sino que también reforzarían al mismo tiempo la alfabetización mediática;

La Comisión y el Parlamento Europeo deberían redirigir los presupuestos de comunicación a los medios de información nacionales en lugar de a plataformas globales de internet.

El Parlamento Europeo debería analizar las posibilidades de dirigir más apoyos hacia los medios de información utilizando proyectos piloto;

Instamos a los gobiernos de los Estados miembros a que proporcionen apoyo directo e indirecto a los medios.

A medio plazo, tenemos que ser más ambiciosos. El apoyo al sector de los medios debe aumentar de manera sustancial y gradual. Además, el papel de la alfabetización mediática (así como el de la Inteligencia Artificial y el de la alfabetización de los datos) en la educación tiene que reforzarse poniéndolo en el centro del Plan de Acción de Educación Digital.

Atentamente,

Dace Melbārde (ECR); Ramona Strugariu (Renew Europe); Irena Joveva (Renew Europe); Michaela Šojdrová (EPP); Niklas Nienaß (Greens/EFA); Victor Negrescu (S&D); Urmas Paet (Renew Europe); Roberts Zīle (ECR); Sandra Kalniete (EPP); Juozas Olekas (S&D); Inese Vaidere (EPP); Lídia Pereira (EPP); Andris Ameriks (S&D); Andrus Ansip (Renew Europe); Radan Kanev (EPP); Ivars Ijabs (Renew Europe); Anna Cavazzini (Greens/EFA); Petra Kammerevert (S&D); Andrey Slabakov (ECR); Marisa Matias (GUE/NGL); José Gusmão (GUE/NGL); David Casa (EPP); Monica Semedo (Renew Europe); Vlad-Marius Botoș (Renew Europe); Magdalena Adamowicz (EPP); Morten Løkkegaard (Renew Europe); Viola von Cramon-Taubadel (Greens/EFA); Tanja Fajon (S&D); Isabel Santos (S&D); Elena Yoncheva (S&D); Grace O’Sullivan (Greens/EFA); Laurence Farreng (Renew Europe); Łukasz Kohut (S&D); Klemen Grošelj (Renew Europe); Petri Sarvamaa (EPP); Ernest Urtasun (Greens/EFA); Ioan-Rareş Bogdan (EPP); Maria de Graça Carvalho (EPP); Ernest Urtasun (Greens/EFA); Anna Júlia Donáth (Renew Europe); Javier Nart (Renew Europe); Antonio López-Istúriz White (EPP)