En busca un kit europeo que incorpora inteligencia artificial contra el COVID19

Fotografía tomada en abril de 2019 de la científica española Lorena Diéguez, coordinadora del clúster de salud del Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL) , con sede en Braga. Científicos del Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL), en el norte de Portugal, trabajan contrarreloj en el diseño de un test europeo de detección rápida del COVID-19 que, mediante inteligencia artificial, puede predecir la gravedad que alcanzará el virus en los enfermos. EFE/ Carlos García

Lisboa (EuroEFE).- Científicos del Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL), en el norte de Portugal, trabajan contrarreloj en el diseño de un test europeo de detección rápida del COVID-19 que, mediante inteligencia artificial, puede predecir la gravedad que alcanzará el virus en los enfermos.

En apenas una semana, los especialistas del INL -300 investigadores de 40 nacionalidades- han elaborado un proyecto en el que participan centros de investigación y empresas tecnológicas de España, Portugal, Dinamarca, Grecia y Alemania.

Diez años del INL, el centro europeo que impulsa la ciencia desde el átomo

Braga (Portugal) (EuroEFE).- Creado para lograr avances en la ciencia desde el estudio de su unidad más pequeña, el  Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología (INL) cumple diez años convertido en una referencia para Europa por conseguir la transversalidad en el conocimiento y un vivo interés empresarial. 

El objetivo, conseguir el visto bueno de la Comisión Europea, que ha lanzado una convocatoria urgente, con vencimiento este próximo 31 de marzo, para recibir proyectos de investigación capaces de ayudar a mitigar el avance de la enfermedad.

Kit para todos

El desafío, explica a Efe la española Marta Prado, directora de un grupo de investigación en el INL, es crear un kit de detección rápida para usar fuera de un laboratorio, eficaz frente a posibles mutaciones del COVID-19 y preparado para diagnosticar el impacto personalizado del virus en los pacientes.

Si ahora la mayoría de estos equipos solo pueden ser utilizados por profesionales y laboratorios especializados, “los kit que pretendemos desarrollar se podrían usar de forma autónoma y no necesitarían personal entrenado”, explica Lorena Diéguez, coordinadora del clúster de salud del INL, un centro financiado con fondos europeos, con recursos públicos de España y Portugal y aportaciones privadas.

Cooperación europea

El proyecto pone a prueba a la ciencia europea: una empresa alemana diseñará un cartucho descartable que, a modo de chip, reúne la información personalizada del virus en cada usuario.

Los datos serán analizados por un software creado por un centro de investigación griego que, mediante algoritmos de inteligencia artificial, determinará el grado de impacto de la enfermedad en el paciente.

El Instituto de Salud Carlos III de Madrid validará su eficacia mediante pruebas en enfermos.
La iniciativa involucra también a la Universidad Técnica de Dinamarca y al Instituto de Medicina Molecular de la Universidad de Lisboa.

El desafío es doble, porque a la urgencia del problema se une el hecho de que la mayoría de los investigadores vinculados con el INL de Braga (norte de Portugal) trabajan en el proyecto desde sus casas, continúa Marta Prado.

Pero, afirma Prado, “es el momento de que la ciencia meta un gol”.

Pandemias como la provocada por el COVID-19 demuestran “que es necesario invertir en ciencia”, reclaman desde el INL, un modelo de cooperación científica que cuenta con un presupuesto anual de 20 millones de euros.

Lorena, Vasco, Isabel… así son los impulsores de la nueva ciencia europea

Braga (Portugal) (EuroEFE).- Lorena cruza a diario de España a Portugal para mejorar los tratamientos contra el cáncer, Isabel ultima los detalles de su proyecto para que los alimentos duren más y Vasco trata de erradicar la avispa asiática. Treintañeros y optimistas, son los nuevos impulsores de la ciencia en Europa. 

Edición: Catalina Guerrero