España y Portugal se unen en un proyecto europeo sobre uso de biomasa

Biomasa

Asistentes a la Feria "Expobiomasa 19" en Valladolid observan una demostración de uno de los expositores de la muestra dedicada a proyectos vinculados a la biomasa. EFE/ R.García

Sevilla (EuroEFE).- Garantizar el uso de biomasa de calidad es el principal objetivo del proyecto europeo Biomasstep,  en el que Andalucía y las regiones portuguesas del Algarve y el Alentejo se han unido en el marco del programa de cooperación transfronteriza para garantizar su uso energético

Se trata de un proyecto que este miércoles ha sido presentado en unas jornadas con presencia de expertos de los dos países en la Diputación Provincial de Sevilla, que trabaja para desarrollar una nueva metodología que posibilite a las empresas del sector de la bioenergía la evaluación in situ de la calidad de la biomasa, de modo que se vaya convirtiendo en una alternativa real a las energías convencionales con la ayuda de las propias empresas.

 

Así lo ha destacado en la presentación de las jornadas el vicepresidente de Prodetur, la sociedad de la Diputación de Sevilla que tiene como objetivo la promoción del desarrollo económico local y del turismo, Antonio Conde, que ha hecho hizo hincapié en la “gran apuesta de futuro tecnológico y empresarial” que supone Biomasstep, toda vez que “pretende ser un instrumento para la mejora del tejido productivo, con todo lo que ello puede reportar a la creación de empleo y a un aprovechamiento más adecuado de los recursos naturales autóctonos”.

Su labor es indispensable al ser “un factor imprescindible para obtener un buen rendimiento en el equipo que se utilice, así como para asegurar la buena calidad del aire”, aspectos ambos en los que la comunidad autónoma andaluza lleva años trabajando.

Por su parte, el director de la Agencia Andaluza de la Energía, Jorge Jiménez Luna, en nombre de una de las entidades promotoras del proyecto, ha señalado que éste era fundamental, ya que “es una gran innovación que una empresa comercializadora o distribuidora de biomasa, e incluso un gran consumidor, pueda disponer de un equipo que determine, casi de manera inmediata, la calidad de la biomasa que vende o compra, lo que, sumado a los indispensables procesos de certificación, va a proporcionar una gran transparencia y seguridad al sector”.

Para la delegada del Rector para la Proyección Internacional de la Universidad de Córdoba, María del Mar Delgado, “este tipo de proyectos cobran una especial relevancia en el cambio climático”, para subrayar la importancia de “aunar a distintos tipos de socios, lo que es muy importante para tener trabajando a la universidad con distintos tipos de empresa”.

 Una Plataforma Interregional de la Biomasa entre España y Portugal 

Junto a la Agencia Andaluza de la Energía, integran este proyecto la Universidad de Córdoba (coordinadores), Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA); Prodetur (Diputación de Sevilla); la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables), AREANATejo, Agência Regional de Energia e Ambiente do Alentejo; AREAL, Agência Regional de Energia e Ambiente do Algarve; LNEG, Laboratório Nacional de Energia e Geologia de Portugal y la Universidad de Évora.

En el marco del proyecto, que cuenta con un presupuesto superior a los 600.000 euros y dos años y medio de duración, se va a crear una Plataforma Interregional de la Biomasa entre Andalucía y Portugal que, a modo de red transfronteriza entre empresas del sector, centros de investigación, universidades, administraciones públicas y empresas, fomentará la implantación y transferencia de la tecnología creada por el proyecto y el uso de la biomasa de calidad.

Los expertos han destacado que el uso de la biomasa como combustible para la generación energética es fundamental, señalando que Andalucía ocupa la primera posición nacional en consumo de biomasa para generación de energía térmica, con 664.960 toneladas equivalentes de petróleo (tep) en 2017, lo que supuso un aporte del 8,5 % de la energía primaria para usos térmicos en Andalucía.

En cuanto a potencia eléctrica instalada la región también lidera este sector al contar con una potencia total instalada de 227,98 MW (megavatios) en 16 centrales de generación eléctrica con biomasa y cogeneraciones con biomasa.

Además, cuenta con 20 plantas de biogás que aportan 31,53 MW, y de ellas, 12 están conectadas a red, con una potencia de 24,88 MW, mientras que el resto (6,65 MW) generan electricidad para autoconsumo aislado.

El proyecto Biomasstep se enmarca en el Programa INTERREG V-A España – Portugal (POCTEP) 2014-2020 . 

Por Fermín Cabanillas (edición multimedia y coordinación: Catalina Guerrero)

Esta crónica forma parte de la serie  “Historias Ibéricas de cohesión europea”  

#HistoriasIbéricas, un proyecto pionero de colaboración entre Efe y la agencia portuguesa Lusa financiado por la Dirección de Política Regional de la Comisión Europea.

Para saber más: 

► ¿Qué es el proyecto BIOMASSTEP?