Las mujeres emprendedoras rompen fronteras con el apoyo europeo

Las mujeres emprendedoras rompen fronteras con el apoyo europeo

Empresarias de Portugal y España participan en la 3a edición del Foro INTREPIDA, que durante dos días reunió a 60 empresarias en Loulé (Faro), ciudad elegida entre las de las 500 involucradas en el proyecto, creando otra oportunidad para fortalecer el contacto y el intercambio de ideas y experiencias, fomentar estrategias de colaboración y trabajar para expandir su negocio. EFE/LUSA/LUÍS FORRA

Loulé (Portugal) (Lusa/Efe).- El ambiente es animado, a la vez que marcadamente comercial. Pequeñas empresarias españolas y portuguesas aprenden cuáles son los errores de empaquetado más comunes en una reunión de INTREPIDA, un proyecto europeo que apoya a mujeres emprendedoras de Alentejo, Algarve y Andalucía.

Loulé, en el distrito de Faro, fue la ciudad elegida para la 3a edición del Foro INTRÉPIDA, que durante dos días reunió a 60 empresarias, de las 500 involucradas en el proyecto, creando otra oportunidad para fortalecer el contacto y el intercambio de ideas y experiencias, fomentar estrategias de colaboración y trabajar para expandir su negocio.

Si en la sala central del Instituto para el Empleo y la Formación Profesional la atención se focaliza en conferencias (empaquetado, marketing móvil o ventas en línea), los descansos y los momentos de ocio se convierten en oportunidades para que los asistentes se puedan conocer.

Muchas de las participantes ya se habían reunido anteriormente en las diversas actividades desarrolladas en las tres regiones ibéricas desde el inicio del proyecto, en 2017.

Las mujeres emprendedoras rompen fronteras con el apoyo europeo

Empresarias de Portugal y España participan en la 3a edición del Foro INTREPIDA, que durante dos días reunió a 60 empresarias en Loulé (Faro), ciudad elegida entre las de las 500 involucradas en el proyecto, creando otra oportunidad para fortalecer el contacto y el intercambio de ideas y experiencias, fomentar estrategias de colaboración y trabajar para expandir su negocio. EFE/LUSA/LUÍS FORRA

Apoyo a emprendedoras españolas y portuguesas 

Ya hay “proyectos y actividades conjuntos desarrollados paralelamente al proyecto” INTRÉPIDA, dice a Lusa Paula Paulino, directora ejecutiva del Centro de Negocios de la Región de Évora, uno de los socios portugueses.

El papel de la mujer en los negocios ha ido cambiando, con un número creciente de empresas emergentes en esta iniciativa en un contexto donde conciliar la vida laboral y familiar “sigue siendo un desafío”, dice Catalina Bejarano de Fundación Tres Culturas Del Mediterráneo, gerente de proyecto, con sede en Sevilla.

Muchas mujeres, continúa, han decidido comenzar su negocio para “resolver sus problemas de empleo”. Después de todo, no es fácil “conseguir un trabajo, especialmente si ya tienes cierta edad y niños para criar”. Esta opción, por lo tanto, les permite crear “la independencia económica y el tiempo que necesitan para hacer compatibles la familia y el empleo “.

Sin embargo, la gran mayoría son micro o pequeñas empresas, lo que no ayuda a construir una dimensión comercial para la expansión más allá de un pequeño territorio, por eso Tres Culturas creó INTRÉPIDA, al que se asignaron 400.000 euros, en un 75% con financiación del Programa Interreg V-A España-Portugal (POCTEP 2014-2020), a través del Fondo de Desarrollo Regional (Feder) de la Unión Europea, para reunir y ayudar a las mujeres emprendedoras a internacionalizar sus negocios.

Bejarano señala que con este proyecto “se crean condiciones y herramientas” pero “son las mujeres mismas las que tienen que hacer el resto del trabajo para desarrollar su negocio “y dar “un pequeño impulso a estar presente en otros mercados”.

Las mujeres emprendedoras rompen fronteras con el apoyo europeo

Empresarias de Portugal y España participan en la 3a edición del Foro INTREPIDA, que durante dos días reunió a 60 empresarias en Loulé (Faro), ciudad elegida entre las de las 500 involucradas en el proyecto, creando otra oportunidad para fortalecer el contacto y el intercambio de ideas y experiencias, fomentar estrategias de colaboración y trabajar para expandir su negocio. EFE/LUSA/LUÍS FORRA

La riqueza del intercambio 

La tienda de un colectivo de artistas en Loulé es un ejemplo del éxito de la iniciativa.
Las empresarias admiran el escaparate y la belleza del local y se plantean si existe la posibilidad de traer sus productos del otro lado de la frontera para exponerlos en la zona histórica de Loulé.

En el interior hay cuencos, ropa, collares, pendientes y bolsos.

La idea de la tienda Colectiva 28 vino de Sílvia Rodrigues, participante en INTRÉPIDA desde el principio, después de haber sido invitada a exhibir sus joyas de papel en la feria de moda Flamenca de Sevilla.

“Ir a España fue una experiencia enriquecedora. Pude crear una nueva colección para una industria de la moda, que no tenía idea de que era tan grande, y la respuesta de los españoles fue muy buena. Me permitió llegar a otra clientela que no era de otra manera posible”, cuenta.

Ya había experimentado asociaciones e intercambio de espacio de trabajo con la Iniciativa Loulé Criativo, que reunió a diferentes artistas locales, y pensó que esa idea podría reproducirse, pero en un contexto de comercialización solamente.

La invitación se amplió a otros tres artistas -dos mujeres y un hombre- y hoy dividen el tiempo entre la creación, cada uno en su propio taller, y la tienda, en una rotación mensual, debidamente organizada y negociada entre todos.

El “buen ejemplo” del éxito de Sylvia a través de las fronteras sorprendió al jefe de la asociación de INTRÉPIDA en el Algarve. Para Joana Martins, de Regiotic-Loulé’s Nest Company, las ganancias de capital han sido “buenos ejemplos” dentro de la lógica del lema “juntos somos más”.

Un proyecto que continúa 

Orgullosa de los resultados, destaca la importancia del proyecto, en particular en el apoyo brindado a mujeres emprendedoras en una etapa temprana, ya que “todavía tienen miedo al riesgo” y en este contexto se sienten “más apoyadas”.

Esta red, subraya, les permite contactar con otras empresarias que pasaron por esto, con la posibilidad de intercambiar ideas y juntas poder encontrar la solución.

Entre las empresas beneficiadas, existe una gran diversidad en el áreas de trabajo: arquitectura, gestión de condominios, seguros, organización de eventos, manualidades, trabajo social, estética, alojamiento turístico, inmobiliario, restauración, consultas psicología, enseñanza de idiomas o agencias de viajes, son algunos ejemplos.

INTREPIDA debería finalizar a fin de año, pero ya ha sido aprobada una extensión para que se puedan completar las actividades previstas.

La continuidad está garantizada con INTREPIDA+, con una financiación de 800.000 euros de fondos europeos, permitiendo que el trabajo continúe, pero con un mayor enfoque en la internacionalización de empresas dirigidas por mujeres.

Edición: Catalina Guerrero

Fotografía: Luís Forra

Vídeo: João Pedro Correia

Para saber más: 

 Política Regional de la Comisión Europea en España 

► Programa Interrreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020

 

(Esta crónica forma parte de la serie “Historias Ibéricas de cohesión europea”#HistoriasIbéricas, un proyecto pionero de colaboración entre Efe y la agencia portuguesa Lusa financiado por la Dirección de Política Regional de la Comisión Europea)