Lazos que superan fronteras

El primer ministro portugués, António Costa, da la bienvenida al presidente del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a su llegada el 1 de febrero de 2020 a la reunión del Grupo "Amigos de la Cohesión", en Beja (Portugal), en la que líderes de países del sur y el este de Europa pretenden avanzar en su defensa de las políticas tradicionales de cohesión en un momento de incertidumbre y de ajuste tras el Brexit. EFE/ Nuno Veiga

Lisboa  (EuroEFE).- Hay que remontarse treinta años atrás para encontrar imágenes como las que se ven desde mediados de marzo en la frontera hispanolusa. Cruces vigilados, caminos cerrados…estampas que solo recuerdan los mayores y que quedarán, de nuevo, pronto en el olvido, según los gobernantes de ambos países.

 

 

Eva Martínez Mendiero es española. Vive en Lisboa. Sus hijas son portuguesas. Su padre está en Badajoz (España). El cierre de la frontera era para ella inimaginable, pero también es, admite, la única alternativa frente a la amenaza común del coronavirus.

“La incertidumbre, en una situación como esta no es buena, pero es lo que hay. El corazón está dividido a ambos lados de la frontera. Es una situación nueva, desconocida”, dice.

“Los sentimientos están ahí y hay que tener fortaleza para sobrellevar esta situación”.
Luiz Araújo nació en la lusa Vilar Formoso y vive en Ciudad Rodrigo (Salamanca, España) con su mujer -española- y su hija. Su madre sigue en Portugal.

“Hay que ser conscientes del problema, no se puede seguir con la vida normal”.

Como ellos, miles de españoles y portugueses de ambos lados de la Raya -1.234 kilómetros, la frontera más larga y antigua de Europa-, viven un mal sueño desde que se limitó el paso a mercancías para frenar la expansión del Covid-19.

Efectivos de la Policía Nacional española realizan controles fronterizos terrestres en el paso que une la localidad española de Ayamonte (Huelva) con Portugal. EFE/ Julián Pérez

Separados por una frontera, unidos como vecinos

Conscientes del impacto social de esta separación temporal, los Gobiernos han querido dejar claro que nada cambiará en el futuro, pese a que el plazo inicialmente previsto hasta el 17 de abril ha sido pospuesto hasta el 15 de mayo de la parte portuguesa. España los había extendido, en principio, hasta el 25 de abril.

“Vivimos tiempos difíciles. Tiempos de mirar hacia dentro, de cuidarse a uno mismo y a todos, de juntarnos como familia y de pensar en los demás. Vamos a estar separados por una frontera pero para siempre unidos como vecinos”, apuntaba el primer ministro luso, el socialista António Costa, en un cálido mensaje a la comunidad española enviado a Efe.

“Mañana estaremos nuevamente juntos, sin límites o fronteras, dándonos un abrazo”, concluía.

La respuesta del presidente del Gobierno español, el también socialista Pedro Sánchez, no se hacía esperar: “Amigo Antonio, pueblo de Portugal. Juntos tomamos esta decisión para cuidarnos y cuidar a nuestros compatriotas. Ganaremos al Covid-19 con el esfuerzo de todos y todas. Y cuando todo pase, volveremos a abrazarnos como países hermanos que somos”.

Un mensaje de tranquilidad que confirma la fortaleza de las relaciones entre ambos países. Lejos quedan los tiempos en que España y Portugal estaban “de costas viradas”, se daban la espalda y se miraban con recelo. Hoy, buenos vecinos y aliados en la Unión Europea, avanzan en proyectos comunes. Y no solo en el mundo de la política y la economía.

Cooperación para el futuro

La cooperación llega hoy a todos los campos: ciencia, agricultura, turismo, medicina… el potencial es inmenso.

De la mano del Programa de Cooperación Transfronteriza Interreg España-Portugal (POCTEP) de la Unión Europea, los dos estados ibéricos han dado un salto en su estrategia y han abierto vías antes inexploradas para impulsar el desarrollo conjunto.

“Interreg ha sido uno de los principales impulsores de la creación de confianza a través de las fronteras, lo que tiene un valor incalculable desde un punto de vista político, económico y social”, explicaba recientemente a Efe Elisa Ferreira, Comisaria europea de Cohesión y Reformas.

La comisaria de Cohesión destaca los 30 años de cooperación transfronteriza

Madrid (EuroEFE).- Interreg, instrumento regional clave de la cohesión europea, ha sido “uno de los principales impulsores de la creación de confianza a través de las fronteras, lo que tiene un valor incalculable desde un punto de vista político, económico …

Los fondos europeos han financiado iniciativas como Probioma, que permite a especialistas españoles y lusos analizar si las bacterias ocultas en cuevas del paleolítico y minas abandonadas pueden ser la medicina del futuro.

Bacterias del Paleolítico, ¿la medicina del futuro?

Évora (Portugal) (EuroEFE).- ¿Pueden esconder las grutas paleolíticas la solución para enfermedades del siglo XXI? ¿Puede una bacteria salvar millones de vidas? Investigadores portugueses y españoles están convencidos de que es así y trabajan en conjunto en busca de nuevos …

Y también proyectos para conservar la memoria colectiva, los “tesoros humanos vivos”, como el español José Manuel y la portuguesa Isalina, guardianes de la cultura miñota de Galicia y el norte portugués.

Conservar los "tesoros humanos" en las orillas del Miño

As Neves (España)/Castro Lameiro (Portugal) (EuroEFE).- El español José Manuel y la portuguesa Isalina son “tesoros humanos vivos” con habilidades que languidecen y cuya identificación, como la de otros como ellos, forma parte del proyecto europeo “Smart Minho” para transmitir …

Y para preservar el “barranqueño” y el “mirandés”, lenguas que han sobrevivido al paso del tiempo y que solo se hablan en los pueblos de la Raya. Y para rescatar los caminos jacobeos del Oeste y frenar la despoblación o impulsar el “turismo de estrellas” a las orillas de Alqueva, el “grande lago” ibérico.

Turismo de estrellas en la región más transparente

Barrancos (Portugal)/Alconchel (España) (EuroEFE) .- Cae la noche y las estrellas cubren el castillo de Noudar. A un lado, Casiopea, más allá la Osa Mayor. Nelson Nunes perfila las constelaciones con un láser en la oscuridad del Alentejo, en la frontera hispanolusa, en la región más transparente del sur de Europa.

Pero también han servido para velar por el medio ambiente y cuidar de especies protegidas, como el lince o los últimos ejemplares de “Agrupación de la Meseta”, una cabra única originaria de la frontera.

España y Portugal se unen para proteger al lince ibérico

Barrancos(Portugal), 3 jun (Lusa/EFE).- A plena luz del día, no hay conejos salvajes a la vista porque debido a sus hábitos nocturnos están resguardados en las madrigueras artificiales que existen en uno de los criaderos de la especie en la Hacienda da Coitadinha, en el municipio de Barrancos, en el Alentejo. 

 

Y para darle una oportunidad a Inés, la última cabrera de los Arribes del Duero, que bala para llamar a Brillante, su cabra favorita.

Inés, la última cabrera, esperanza para un mundo que agoniza en Europa

Fariza (España) (EuroEFE).- Inés Luengo es cabrera. La última mujer que cuida de un rebaño de cabras de raza en el noroeste ibérico, un área amenazada por la despoblación donde esta joven sayaguesa se ha convertido en un ejemplo que abre una puerta a la esperanza.

Y a Laura, volcada en el turismo sustentable, y que es “española y portuguesa, como el Duero”.

Duero/Douro, el río que borra fronteras en el sur de Europa

Miranda do Douro (Portugal)/Badilla (España) (EuroEFE).- “Dejamos atrás casas, coches, antenas… a partir de aquí, deje atrás el estrés”. La voz de Laura se pierde entre las paredes de piedra que encañonan el Duero en Arribes. Como el río, Laura …

Historias Ibéricas

Pero ninguno de estos proyectos habría sido posible sin el peso de los poderosos lazos que unen a españoles y portugueses.

Su frontera guarda miles de historias individuales de penurias y de solidaridad. Historias que confirman que no hay barrera capaz de frenar a los pueblos. Historias Ibéricas.

Como la historia de Barrancos, el pueblo luso que acogió a miles de republicanos españoles que huían de la Guerra Civil en 1936 en el único campo de refugiados reconocido oficialmente en Portugal.

Francisca Agudo, la tía Xica, la última superviviente de aquellos acontecimientos en Barrancos evocaba con Efe, poco antes de morir, el espanto de la guerra visto a través de los ojos de una niña de 9 años.

Fueron años de pobreza y de dolor, pero también de fraternidad. Los años del contrabando en la frontera, cuando españoles y portugueses abrían brechas contra la miseria en la larga noche de las dictaduras.

Muchos de aquellos pasos abiertos por los contrabandistas todavía hoy se mantienen como caminos rurales. Y se utilizan. Algunos incluso reconvertidos en paseos turísticos. La policía los ha cerrado ahora.

Ni los más viejos habían vivido esta separación. Por eso, en estos días, es especialmente importante el trabajo de Antonio Reinas.

Antonio es el fundador de “Radio Fronteira”, una emisora enclavada en la lusa Vilar Formoso, el límite entre España y Portugal, que cuenta a diario “cómo suena la vida” en La Raya.
“Bom dia, buenos días”, saluda Antonio. Su lema, “la frontera que nos une”.

 

Edición y coordinación: Catalina Guerrero

Edición de vídeo: Ramón de Fontecha y Jorge Ocaña

(Esta crónica cierra la serie “Historias Ibéricas de cohesión europea”#HistoriasIbéricas, un proyecto pionero de un año de colaboración entre Efe y la agencia portuguesa Lusa patrocinado por la Dirección de Política Regional de la Comisión Europea)

Para saber más: 

 Política Regional de la Comisión Europea en España 

► Programa Interrreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020