Luz al final del túnel en la lucha contra el camalote en el Guadiana

Lucha contra el camalote

La ministra de Defensa, Margarita Robles (3i), junto con el presidente de la Junta de Extremadura, Guilllermo Fernández Vara (2i), durante la visita a la zona donde la Unidad Militar de Emergencias (UME) ha realizado labores de extracción y control del camalote en el río Guadiana, a su paso por Badajoz, con motivo de la finalización de su trabajo. EFE/ Jero Morales [Jero Morales]

Badajoz (EuroEFE).-  Unos 2.700 soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de la Brigada “Extremadura XI” han luchado estos últimos cinco meses codo a codo con unidades civiles para controlar la presencia del camalote o jacinto de agua en el río Guadiana, a su paso por Badajoz, que amenazaba 175 kilómetros de este cauce fluvial, con el fin de evitar que esta especie invasora llegara a Portugal, área donde se encuentra el mayor embalse de agua de la Unión Europea, el Alqueva.

Badajoz (EuroEFE).-  Unos 2.700 soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y de la Brigada “Extremadura XI” han luchado estos últimos cinco meses codo a codo con unidades civiles para controlar la presencia del camalote o jacinto de agua en el río Guadiana, a su paso por Badajoz, que amenazaba 175 kilómetros de este cauce fluvial, con el fin de evitar que esta especie invasora llegara a Portugal, área donde se encuentra el mayor embalse de agua de la Unión Europea, el Alqueva.

(Este artículo forma parte de una serie de informaciones especiales sobre el impacto de la política de cohesión de la Unión Europea (UE) en las regiones españolas)

Esta acción se enmarca en un protocolo hispanoluso de actuación para el control y eliminación del camalote (Eichornia crassipes) en el tramo fronterizo del río Guadiana (proyecto ACECA, con cofinanciación de fondos europeos).

El proyecto “Actuaciones para el control y eliminación del camalote en el tramo transfronterizo del río Guadiana” (ACECA), aprobado por el Programa Interreg V-A España – Portugal (POCTEP) 2014-2020, está cofinanciado en un 75% con fondos FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional).

Los militares, que terminan este miércoles su labor en el Guadiana para dedicarse a la campaña estival de lucha contra los incendios, recibieron este martes la visita de la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien agradeció el esfuerzo y dedicación de los efectivos implicados y resaltó que hechos como este demuestran que “España es un país solidario y que sabe estar a la altura de las circunstancias”.

“Con una estrecha vigilancia se tendrá la batalla ganada”, según el teniente general Alcañiz

La ministra presenció en la zona de Talavera la Real los últimos trabajos de la UME dentro de esta, en la que los militares han ayudado a extraer en 30 kilómetros de cauce fluvial un total de 62.000 toneladas de esta planta tremendamente invasora cuya proliferación puede provocar, entre otras consecuencias, problemas en la oxigenación del agua, afectar gravemente a la biodiversidad, interferir con las infraestructuras de los regadíos o centrales eléctricas o reducir las reservas del agua al aumentar la evaporación.

El teniente general Miguel Alcañiz pidió que, a partir de ahora, la ciudadanía contribuya con labores de vigilancia y así detectar alguna planta que rebrota y entregarla a las autoridades, para evitar que se repitan situaciones “críticas” como la invasión del pasado año.

“Con una estrecha vigilancia se tendrá la batalla ganada”, comentó Alcañiz, quien valoró como con una estrategia conjunta se logra para el Guadiana la “limpieza y salubridad que merece”.

El teniente general añadió que “si el próximo otoño las autoridades lo consideran oportuno, la UME podrá seguir colaborando en lo que pueda”.

“La Operación Medioambiental Extremadura” ha sido dirigida por la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) y coordinada por la Delegación del Gobierno en Extremadura, y en el que ha participado la empresa Tragsa y la Universidad de Extremadura. La UME y el Ejército de Tierra también han colaborado activamente en el plan aportando efectivos y material de diversa índole por la gravedad de la situación.

Por su parte, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, recordó que en septiembre “había dos problemas, el medioambiental que afectaba entre las Vegas Altas y las Vegas Bajas y que había llegado a Badajoz, y otro de carácter internacional pues se acercaba a las proximidades de Alqueva”.

Por este motivo se recurrió al Gobierno central y, en este sentido, agradeció el trabajo realizado por la UME, pues “lo que parecía imposible se ha logrado”.

“En estos cinco meses se ha conseguido algo muy complejo, y ahí la UME y la CHG han puesto lo mejor de sí mismos”, dijo el presidente extremeño, que ha agregado que “cuando este país pone lo mejor de sí mismo es invencible, pero cuando se pierde el tiempo en otras cosas es bastante previsible”.

Tras este plan de choque es el tiempo ahora de la “vigilancia y la prevención”, dijo, por su parte, la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García,  durante las últimas “Jornadas Técnicas sobre el Protocolo de Actuación entre España y Portugal para el control del camalote”, celebradas el pasado 25 de febrero en Badajoz.

El trabajo, por tanto, “no ha finalizado”, sino que debe continuar durante los próximos años, pues sin este tipo de actuaciones preventivas la planta invasora volvería a invadir el río, remarcó la delegada del Gobierno.

Esta prevención se llevará a cabo tanto a un lado como al otro de la frontera extremeñoportuguesa.

El camalote, una “plaga” para el Guadiana

Durante estas jornadas se informó a las distintas asociaciones de las actuaciones desarrolladas hasta ahora contra el camalote, una planta que había invadido 176 kilómetros del río en su tramo extremeño y que amenazaba a Portugal.

La presencia invasora del camalote en el río Guadiana es la única en Europa que se registra en un tramo medio de un río y con “una variedad tan agresiva”, debido, entre otras razones, por las condiciones óptimas que ofrece el Guadiana para su reproducción y fructificación, mucho mayor que en otras regiones.

De hecho, la población de camalote en el río Guadiana es la que más semillas produce de las poblaciones existentes en el mundo, pues cada fruto puede contener alrededor de 400 semillas.

A todo ello se suma el hecho de que una sola semilla puede permanecer “dormida” hasta 15 años en el fondo del río (cinco en ambientes secos), y durante ese tiempo en cualquier momento puede germinar si se dan las condiciones favorables.

Estas respuestas acompañan a las preguntas: “¿Cómo ha podido llegar el camalote a la cuenca del Guadiana?” y “¿qué ocurre con las semillas?, recogidas en un dossier que la CHG ha publicado con el título: “14 preguntas y respuestas sobre el camalote”.

Pérdida de productividad del suelo, daños sobre actividades tradicionales, impacto en los ecosistemas o gastos de control; las especies exóticas invasoras cuestan a Europa unos 12.500 millones de euros al año, según datos de la Comisión Europea.

Por José Luis Real (edición multimedia y coordinación: Catalina Guerrero)

Para saber más: 

 El proyecto europeo ACECA en la lucha contra el camalote

 Plan de Choque. Estrategia para la eliminación del Camalote

 Tramos y subtramos. Estrategia para eliminación del Camalote