Niños embajadores del Camino de Santiago Mozárabe

La profesora del colegio emeritense "Nuestra Señora de la Antigua", Esther Nieto (i) y la directora de dicho centro Flor Montero (d) posan junto a la mascota "Mozarito" en la escuela en Mérida, donde en 2013 puso en marcha un proyecto educativo transversal para enseñar, a través de diferentes asignaturas, las potencialidades del Camino Mozárabe, donde Mérida y Don Benito son los enclaves de referencia. EFE/ Carlos García

Mérida (EuroEFE).- Los niños han creado su propio cuento en torno al Camino de Santiago Mozárabe, “Las aventuras de Mozarito”, donde se describen las leyendas, las tradiciones, los monumentos o la flora y la fauna que el peregrino descubrirá a su paso por la provincia de Badajoz en su reto de ganarse el jubileo.

Es el trayecto que recorrían los cristianos bajo dominación musulmana para llegar a Santiago de Compostela, explica a EFE Esther Nieto, profesora del colegio emeritense “Nuestra Señora de la Antigua”, que en 2013 puso en marcha un proyecto educativo transversal para enseñar, a través de diferentes asignaturas, las potencialidades del Camino Mozárabe, donde Mérida y Don Benito son los enclaves de referencia.

La directora del colegio emeritense “Nuestra Señora de la Antigua”, Flor Montero junto al mural del Camino de Santiago Mozárabe elaborado por los alumnos del colegio de Mérida. EFE/ Carlos García

Los alumnos aprenden en las clases de Lengua tradiciones orales como la leyenda de “La Bella Leila”, que pronunció la expresión de “amarga cena” cuando su castillo iba a ser dominado por los cristianos y dio origen, así, al nombre del pueblo en el que se levantó la fortaleza, Magacela.

En Ciencias Naturales descubren que junto al Camino pastan las ovejas de La Serena con cuya leche se elaboran los quesos cremosos de esta comarca (torta de La Serena) y que la región alberga una variada fauna con especies como el águila culebrera, el gato montés, la cigüeña negra o la avutarda.

Con la excusa del Camino de Santiago, los alumnos de este centro, de entre 3 y 12 años de edad, se han empapado de las potencialidades que guarda el Camino Mozárabe y por eso pueden hacer de guías turísticos para los peregrinos que llegan al colegio para sellar su pasaporte.

En la clase de religión, explica a EFE la directora del colegio, Flor Montero, los escolares escuchan que la cuna del cristianismo ibérico reside en la mártir Santa Eulalia, nacida en la Emérita Augusta.

Los estudiantes han creado varios murales de la santa, patrona de Mérida y víctima de la última persecución romana a los cristianos en el año 304, en los que describen su influencia en tierras españolas y portuguesas.

Hoy, 313 parroquias españolas y 70 portuguesas deben su nombre a la mártir emeritense. Mientras que 80 pueblos españoles y 7 portugueses llevan el apellido de Santa Eulalia en su nombre.

La directora del colegio emeritense “Nuestra Señora de la Antigua”, Flor Montero, junto al mural sobre Santa Eulalia elaborado por los alumnos del colegio en Mérida. EFE/ Carlos García

Si el peregrino llega con hambre y ganas de descubrir los sabores de esta tierra extremeña, los escolares les explican algunos de sus platos más singulares, como las perrunillas (mantecados) de Torrefresneda o el ajilimoje de Santa Amalia, elaborado con arroz, hígado, tocino y oreja del cerdo ibérico que pasta por las dehesas de encinas, robles y alcornoques.

Desde que ingresan en primero de infantil (3 años), los alumnos “mediante cuentacuentos, conocen el vocabulario ligado al Camino de Santiago Mozárabe”, explica Esther Nieto.

Siempre, con Mozarito (la mascota) como hilo conductor de todo este proyecto docente que, además, de preparar a jóvenes embajadores, ha servido para poner en valor el territorio de una comarca que padece la despoblación y el envejecimiento de su entorno rural.

Incluso, han creado un juego de la oca cuyas casillas son los diferentes enclaves por los que discurre el Camino Mozárabe.

Además, los niños “también están preparados para recibir a peregrinos extranjeros” con las instrucciones recibidas de sus profesoras de inglés y de francés.

Monterrubio, Castuera, Campanario, La Haba, Santa Amalia, Trujillanos, San Pedro, Medellín,… Son sólo algunas de las aldeas, la mayoría muy envejecidas por el éxodo rural, que ahora cobran vida en boca de sus embajadores, los escolares.

Despejar y marcar las rutas, conservar los caminos y crear una red de alojamientos y servicios para los peregrinos, son acciones decisivas para impulsar el desarrollo de estas zonas de la mano de un proyecto que cuenta con más de 1,8 millones de euros de apoyo de fondos europeos del Programa de Cooperación Transfronteriza Interreg España Portugal (Poctep).

 

 

Por Carlos García.

Edición: Catalina Guerrero

Para saber más: 

 Política Regional de la Comisión Europea en España 

(Esta crónica forma parte de la serie “Historias Ibéricas de cohesión europea”#HistoriasIbéricas, un proyecto pionero de colaboración entre Efe y la agencia portuguesa Lusa con el apoyo de la Dirección de Política Regional de la Comisión Europea)