Nuevas tecnologías para aliviar problemas de la tercera edad

Mayores

Un abuelo pasea con su nieto en una playa del norte de España. EFE

Cáceres (EuroEFE).- Investigadores de España y Portugal unen fuerzas para abordar los problemas de la tercera de edad, cuestiones como la soledad, la alimentación, la salud o la violencia en las personas ancianas, mediante la aplicación de las nuevas tecnologías.

Desarrollar aplicaciones prácticas que tengan impacto en el territorio, prototipos, experimentos e investigaciones en pueblos de España y Portugal

Se trata del proyecto multidisciplinar y transfronterizo Instituto Internacional de Innovación e Investigación del Envejecimiento (4IE+) que con un presupuesto de 1,2 millones de euros, el 75 por ciento financiado con fondos europeos FEDER, ha arrancado este viernes en Cáceres.

El resto de la financiación lo aportan los cinco socios del proyecto: las universidades de Extremadura y Évora (Portugal), los institutos politécnicos lusos de Portalegre y Beja y Fundesalud, cuyos representantes se han reunido este viernes en la capital cacereña.

En declaraciones a Efe, el profesor de la Universidad de Extremadura (UEX) y coordinador del proyecto 4IE+, José Manuel García, ha explicado que la investigación pretende desarrollar aplicaciones prácticas que tengan impacto en el territorio, prototipos, experimentos e investigaciones en pueblos de ambos países.

Los investigadores, de ramas como la Enfermería, Antropología, Sociología e Ingenierías, primero tratarán de conocer la situación real del problema de la atención al envejecimiento y obtener datos objetivos para poder trasladar lo recabado a las políticas públicas, así como utilizar distintas innovaciones tecnológicas con las que dar respuesta a las necesidades.

Se trata de la continuación de un proyecto que se lleva a cabo desde 2015 entre las regiones de Extremadura y Alentejo (Portugal). Ambas iniciativas convivirán en lo que resta de año, mientras que el 4IE+ se desarrollará hasta finales de 2021.

Sus cuatro líneas de trabajo son los cuidados a las personas y el uso de las nuevas tecnologías, desarrollado por el área de Enfermería; y la visión general del envejecimiento, en aspectos como los itinerarios a recorrer por los ancianos para acudir a los especialistas sanitarios, dirigido por antropólogos y sociólogos.

Trasladar los conocimientos aportados por las otras investigaciones a las políticas públicas y aplicar estos conocimientos para beneficio de los ancianos con nuevas innovaciones tecnológicas son las otras actuaciones.

“El envejecimiento conlleva peor salud y supone unos costes para sostener los servicios públicos, y esto es más grave en regiones como la nuestra, con una baja densidad de población”, o en otras zonas como el Alentejo, lo que encarece aún más prestar estos servicios sanitarios, ha expuesto el coordinador del proyecto.

Así, una de las aplicaciones tecnológicas que desarrollan es la de un asistente de voz abierto, no dependiente de una conexión a internet, que recuerda a los mayores tomar la medicación, proyecto que se lleva ya a cabo en pueblos envejecidos, como Casares de las Hurdes (Cáceres).

“Los ancianos generalmente están polimedicados durante el día y muchas veces se les olvida o se despistan, por eso estamos desarrollando un sistema que se lo recuerda y que intenta mejorar el seguimiento de sus tratamientos”, ha apuntado García en este sentido.

Otro ejemplo es un sistema de monitorización de la alimentación de los ancianos a través de los teléfonos móviles, pues, ha indicado García, “se piensa que en los pueblos se come más sano, pero no siempre es cierto, sino que a veces se alimentan muy mal; los ancianos comen mucha carne de cerdo, poco pescado fresco, fruta y verduras”.

“Los ancianos son muchas veces reticentes al uso de tecnológicas, sin embargo el móvil sí está penetrando en esta población, pues quieren mantener el contacto con los familiares, hablar con ellos y que les envíen fotos de los nietos, y nosotros nos aprovechamos de esta tecnología para desarrollar sistemas de todo tipo”, ha justificado.

Así, para abordar el problema, el primer paso es tener información, por lo que han creado un sistema para conocer a través del móvil la alimentación de los ancianos.

Por Vicente Roso  (edición: Catalina Guerrero)

(Esta crónica forma parte de la serie “Historias Ibéricas de cohesión europea”, #HistoriasIbéricas, un proyecto pionero de colaboración entre Efe y la agencia portuguesa Lusa financiado por la Dirección de Política Regional de la Comisión Europea)

Para saber más: 

► ¿Qué es el CENIE?

► Política Regional de la Comisión Europea en España 

 Programa Interrreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020