Parras para adaptar edificios al cambio climático

Calor

Alumnos del colegio San Pablo de Sevilla, con caretas en la cara, muestran su malestar por el calor en las aulas. EFE/Fermín Cabanillas

Badajoz (EuroEFE).- Plantas autóctonas que no requieren mucho riego, en concreto parras vírgenes, han sido elegidas para luchar contra los efectos del cambio climático en un colegio de Extremadura, en un proyecto europeo de alcance transfronterizo entre España y Portugal.

Se trata de una experiencia piloto en el colegio Gabriela Mistral de Solana de los Barros que va de la mano otros dos colegios de las localidades portuguesas de Évora y Oporto. El objetivo es  la mejora de la salud ambiental y la confortabilidad en los mismos.

Soluciones vegetales frente a los aires acondicionados en colegios y centros sociales

En una conferencia, el técnico del Área de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de la Diputación de Badajoz Miguel Ángel Antón ha recordado este miércoles a los medios que esta acción forma parte del proyecto “LIFE-mybuildingisgreen” de la Unión Europea que se centra en la implementación de soluciones basadas en la naturaleza en edificios públicos de educación y centros sociales como soluciones de adaptación al cambio climático.

En la conferencia “Soluciones naturales para la adaptación de edificios al cambio climático”, celebrada este miércoles en Badajoz, Antón ha explicado que en la monitorización de datos que llevan a cabo actualmente han comprobado que el colegio ha llegado a alcanzar picos de temperaturas de entre 30 y 36 grados en los momentos más álgidos, muy por encima de los 27 de confort.

Zonas sombreadas, jardines y suelos drenantes

Por ello piensan que los sombreamientos de huecos de fachadas con cubiertas vegetales, áreas ajardinadas o suelos drenantes, entre otras medidas, son las soluciones más idóneas antes que implantar sistemas mecánicos de refrigeración.

Antón ha asegurado que el uso de la vegetación conllevará un momento delicado ya que atraerá insectos con la floración por el mes de marzo o abril y puede suponer un peligro.
“Hay que ver al animal, al insecto, a la vegetación y a la biodiversidad en si como algo positivo”, ha agregado.

Por su parte, la consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, ha aplaudido la celebración de esta jornada para trasladar y concienciar sobre la necesidad y urgencia de actuar sobre el cambio climático.

Para García, la Junta de Extremadura tiene una política energética muy clara, y ha recordado que tienen una línea de ayuda a la eficiencia energética en los edificios residenciales y trabajan en la estrategia de ahorro y eficiencia energética en los edificios de la Administración regional mediante instalaciones de autoconsumo.

También ha anunciado que han consignado un importante presupuesto para 2020 en materia de ahorro y eficiencia energética en los edificios de las Administraciones públicas.

Edición: Catalina Guerrero

Para saber más: 

 Política Regional de la Comisión Europea en España 

► Programa Interrreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020

(Esta crónica forma parte de la serie “Historias Ibéricas de cohesión europea”#HistoriasIbéricas, un proyecto pionero de colaboración entre Efe y la agencia portuguesa Lusa cofinanciado por la Dirección de Política Regional de la Comisión Europea)