Proyecto INTREPIDA, una luz en el camino de emprendedoras de España y Portugal

Tres Culturas

Segundo encuentro de mujeres emprendedoras B2B "Juntas somos más" celebrado en la localidad portuguesa de Évora en marzo de 2019. EFE/ FUNDACIÓN TRES CULTURAS

Sevilla (EuroEFE).- Emprendedoras españolas y portuguesas del sector alimenticio, la moda y la asesoría en imagen personal, entre muchos otros, han hecho realidad sueños de aprendizaje, crecimiento e independencia gracias al proyecto europeo INTREPIDA y de la mano de la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo.

La fundación, con sede en Sevilla, ya tenía experiencia en iniciativas similares entre España y Marruecos, y avalados por los “buenos resultados”, sus responsables decidieron probar suerte con el proyecto INTREPIDA (Internacionalización de las Empresarias de España y Portugal hacia la Inserción, el Desarrollo y las Alianzas).

Así lo explica a Efe la responsable de proyectos europeos de la fundación, Catalina Bejarano, al detallar que desde 2017 están inmersos en INTREPIDA, que cuenta con la financiación del programa Interreg España-Portugal (POCTEP 2014-2020) con Fondos Feder de la Unión Europea (UE).

Objetivo:  impulsar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas gestionadas por mujeres 

El objetivo de INTREPIDA es impulsar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas gestionadas por mujeres en el territorio transfronterizo de Andalucía, Algarve y Alentejo, promoviendo su internacionalización a través de nuevos modelos de desarrollo y cooperación empresarial.

Entre los perfiles de las beneficiarias del proyecto, que se va a prolongar hasta diciembre, hay mujeres que han decidido emprender porque tenían vocación y nunca antes se habían atrevido, mientras que a otras las mueve la conciliación familiar o el deseo de vivir en una zona rural, según Bejarano.

“Nos motivan esos perfiles (…), son pequeños sueños que nos hacen también soñar a nosotros”, comenta Bejarano.

También destaca la importancia de superar “la distancia histórica y emocional” entre España y Portugal para poner en marcha más proyectos de colaboración entre mujeres, aprovechando las “facilidades” de la cercanía entre los dos países.

“Sobre todo estamos creando acercamiento, las ganas de decir \’voy a conocer a esta empresaria, voy a ver cómo lo hace, si podemos intercambiar productos en las tiendas\'”, resume.

El primer paso para un potencial acercamiento puede ser consultar y formar parte de la guía de empresarias INTREPIDA, una herramienta donde se buscan empresas por área geográfica, nombre o sector.

Un ejemplo de éxito: la participación en el Salón Internacional de la Moda Flamenca (SIMOF) 

Un exitoso ejemplo de cooperación, de acuerdo con Bejarano, se produjo en febrero pasado en el marco del Salón Internacional de la Moda Flamenca (SIMOF) y en coincidencia con el 25 aniversario del certamen.

Allí unieron fuerzas la empresa Sigues, liderada por la portuguesa Silvia Rodrigues desde Loulé, en el Algarve, y Mariblu, fundada por la española Marisol Torres en Cádiz.

Tanto Silvia como Marisol se dedican a los complementos realizados con papel: Sigues se especializa en bisutería, mientras que Mariblu lo utiliza para crear flores artificiales en tocados y ramos.

Lo que hicieron en SIMOF, juntas, fue presentar complementos de flamenca, como tocados y pendientes, con papel resistente a la humedad y Rodrigues fue la primera portuguesa invitada a exponer sus creaciones en la feria.

Por otro lado, una de las iniciativas más valoradas dentro del proyecto son las llamadas “citas INTREPIDA”, que Bejarano define como “un camino de ida y vuelta” que está permitiendo, además, “animar a un consumo más consciente a través del conocimiento de las empresarias y sus productos”.

En mayo pasado una de esas citas llevó a la localidad portuguesa de Albufeira a Elsa Cardoso, quien desde 2012 dirige en Málaga un negocio de pasta artesanal.

“Lo importante es saber que no estás sola, que hay mucha gente igual que tú”, anota Cardoso a Efe sobre su experiencia en INTREPIDA, que le ha permitido darse a conocer con colaboraciones como el taller de elaboración de pasta rellena que ofreció a los alumnos del Centro de Formación Profesional para el Sector Alimentario de Albufeira.

Cree que en Portugal “la mujer no se anima a emprender”, al menos en cuanto a industria, hostelería o producción, pero encontró que hay muchas “muy receptivas” y con necesidad de “más apoyo a nivel estatal”.

Una de las últimas en beneficiarse de las “citas INTREPIDA” ha sido la empresaria portuguesa Alexandra Vanstalle, fundadora de By Vanstalle, una consultoría en imagen personal y asesoramiento ubicada en Loulé (Algarve).

Después de participar en marzo en un encuentro de emprendedoras en Évora (Portugal), Vanstalle viajó en junio a Sevilla para dar a conocer su trabajo y “empoderar a mujeres que quieren comunicar en un mundo muchas veces tan masculino”, según señala a Efe.

Las “dudas, dificultades e inseguridades” que tienen las mujeres que quieren emprender “son las mismas” en Portugal que en España, por lo que la experiencia “me ha permitido mejorar y aprender”, agrega Vanstalle.

“Las chicas de España me han dado trucos para las redes sociales (…), nos ayudamos a llegar más allá y me encantaría seguir porque ha sido súper positivo”, resume.

(Esta crónica forma parte de la serie “Historias Ibéricas de cohesión europea”, #HistoriasIbéricas, Un proyecto pionero de colaboración entre Efe y la agencia portuguesa Lusa financiado por la Dirección de Política Regional de la Comisión Europea)

Por Miriam Burgués (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más:

► Política Regional de la Comisión Europea en España 

 Programa Interrreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020

► El proyecto europeo INTREPIDA pone el foco en la Semana Santa de Sevilla

 ¿Qué es la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo?