Zonas industriales más sostenibles, otra forma de cooperación transfronteriza entre España y Portugal

Rehabilitación industrial

De izquierda a derecha: Los ponenetes y representates de ICCL, Bárbara Rodríguez; de FPNCYL, Inés Méndez; de la Junta de CyL, Fernando Alonso y de la Asociación de Empresas EDUCA, Maribel Barrante momentos antes de la reunión de empresarios del polígono industrial de Zamora que forman parte de un proyecto europeo de cooperación transfronteriza que promueve la rehabilitación industrial y fomenta la cooperación entre empresas.EFE/Mariam A. Montesinos

Zamora (España)/Mirandela (Portugal)  (EuroEFE).- Un proyecto Interreg de cooperación transfronteriza ha sido la vía utilizada para promover la rehabilitación industrial en polígonos de Zamora y Mirandela (Portugal), establecer sinergias e implementar prácticas medioambientales entre las empresas asentadas en ellos.

El proyecto Rehabind, financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza España-Portugal (Poctep), ha iniciado su fase final, tras dos años de actuaciones, con unos talleres de cooperación industrial a ambos lados de la frontera.

El proyecto Rehabind entra en su fase final

Las primeras sesiones de los talleres han reunido este martes en Mirandela y el miércoles en Zamora a empresarios de esas dos zonas industriales para explorar diferentes formas de colaboración, según ha informado a EFE una de las coordinadoras del proyecto, Bárbara Rodríguez, del Instituto de la Construcción de Castilla y León.

Una veintena de empresas zamoranas y otras tantas de la ciudad de Mirandela, en el distrito portugués de Braganza, participan en estos talleres que se prolongarán hasta mediados de junio y abordarán diferentes aspectos relativos a la cooperación empresarial y la implementación de prácticas medioambientales.

Las sesiones formativas concluirán con un seminario transfronterizo que será una de las últimas acciones que desarrolle el proyecto Rehabind, que concluirá a finales de septiembre tras dos años de trabajo para fomentar la revitalización sostenible en áreas industriales transfronterizas.

Uno de los aspectos en los que ha incidido el proyecto es el medioambiental.

Para ello se ha editado una guía de buenas prácticas en la que se proponen medidas para reducir la contaminación atmosférica, las emisiones de gases de efecto invernadero y se fomenta la correcta gestión del ciclo del agua o de los residuos.

Además se han practicado auditorías medioambientales en empresas de los dos polígonos a las que se ha ayudado a mejorar su sostenibilidad.

Objetivo: “balance neutro de carbono” y una transición hacia un modelo de economía circular

En el ámbito de la rehabilitación, el proyecto ha promovido inspecciones técnicas en instalaciones industriales similares a las que se efectúan en edificación civil destinada a vivienda, “una práctica innovadora para que los edificios de las empresas estén en las mejores condiciones posibles”, ha explicado Bárbara Rodríguez.

Además, se han mejorado las infraestructuras de estas zonas industriales y para ello, en el polígono industrial La Hiniesta de Zamora se han invertido 63.500 euros en una primera fase.

Con esa cuantía se ha renovado el alumbrado con luces de mayor eficiencia energética, se ha habilitado un punto de recarga para vehículos eléctricos, se han instalado paneles informativos y se ha creado una zona de descanso acondicionada con plantas ornamentales, mesas, bancos, papeleras, una fuente y aparcamientos para bicis.

El objetivo último de las acciones es el de encaminar la actividad de estos polígonos industriales hacia un “balance neutro de carbono” y facilitar la transición de las empresas hacia un modelo de economía circular.

En este aspecto, la asociación empresarial Educa ha desarrollado un proyecto en el marco de la OCDE de certificación en economía circular y una de sus responsables, Maribel Barrante, ha animado en el seminario de este miércoles a los empresarios zamoranos a cooperar en este y otros aspectos empresariales.

Barrante ha declarado a Efe que es necesario que las empresas aprovechen “las sinergias para coger un tamaño mínimo que les permita competir en un mundo globalizado” y ha invitado a los empresarios a ver “el modelo colaborativo como fundamental para obtener recursos y ganar dinero”.

Por Alberto Ferreras (edición: Catalina Guerrero)

Esta crónica forma parte de la serie “Historias Ibéricas de cohesión europea”, #HistoriasIbéricas , un proyecto pionero de colaboración entre Efe y la agencia portuguesa Lusa financiado por la Dirección de Política Regional de la Comisión Europea.

Para saber más: 

Programa Interreg España-Portugal  

 Fondo Europeo de Desarrollo Regional