Turismo de aldea, una alternativa en tiempos de covid

Aldeia Historica de Sortelha. EFE/Carlos García

Linhares da Beira (Portugal) (EuroEFE).- La búsqueda de rincones seguros y saludables ha situado a las aldeas rurales de ambos lados de La Raya, la frontera hispano-lusa, entre los destinos estrella de este año, una alternativa en tiempos de covid que llegó para quedarse.

Ejemplo del “tirón” de esta fórmula son las “Aldeias Históricas” lusas, una red de doce comunidades de la región Centro del país, cerca de la frontera con España, que han registrado una ocupación casi plena durante este verano.

Aldeas como Linhares da Beira o Sortelha, con apenas un centenar de habitantes, que ofrecen un plus de seguridad cada vez más valorado entre los visitantes.

Tras las limitaciones impuestas por la pandemia que estalló en  marzo, este tipo de destinos atrae a “nuevos clientes” procedentes de Portugal y España, hasta el punto de que las aldeas terminaron agosto con una ocupación media del 55% frente al 23% que se anotó la región Centro lusa.

“Ahora esperamos que se mantengan como turistas regulares para próximos años”, sostiene en declaraciones a Efe Pedro Machado, presidente del ente público luso Turismo Centro.

“Este modelo que surgió de la pandemia vino para quedarse”, insiste Machado.

La covid forzó el cierre de la frontera hispano-lusa entre mediados de marzo y el pasado 1 de julio, y “ese mismo día llegaron turistas españoles a nuestros destinos”, explica a Efe Dalila Dias, gerente de las Aldeias Históricas de Portugal.

Aldeia Historica de Belmonte. EFE/Carlos García

 

Próximo paso: diseñar un modelo de Aldeas Históricas de La Raya

El desafío ahora es extender la experiencia al otro lado de la frontera, a las aldeas próximas a la región española de Sierra de Gata y Las Hurdes para diseñar un modelo de Aldeas Históricas de La Raya y aumentar su proyección en el espacio ibérico.

La iniciativa forma parte del proyecto Territorio y Patrimonio (Terpat), que pretende impulsar una red de Aldeas Históricas en La Raya, en territorios de Castilla y León, Región Centro de Portugal y la provincia de Cáceres.

Terpat se enmarca en el Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza Interreg V-A España-Portugal (POCTEP), dotado con cerca de 650.000 euros, el 75% aportados por los fondos europeos Feder y el 25% restante por la Diputación de Cáceres.

Su objetivo es poner en valor el patrominio cultural y natural de las regiones transfronterizas y uno de sus ejes de actuación es la ampliación de la Gran Ruta 22(GR) de las Aldeas Históricas de La Raya -considerada la frontera más larga y antigua de Europa- para convertirla en un “corredor cultural” que facilite el acceso a los tesoros que esconde la zona.

Para lograrlo, el proyecto se basa en cuatro ejes de actuación que indagan en la historia, la cultura de La Raya, sus paisajes y las grandes rutas transfronterizas.

Edición: Mar Marín

 

Esta crónica forma parte de la serie “Historias Transfronterizas de Cohesión Europea”, #HistoriasTransfronterizas, #CrossBorder, un proyecto de la Agencia Efe financiado con el apoyo de la Comisión Europea. La información es responsabilidad exclusiva de su autor. La Comisión no es responsable de la utilización que pueda hacerse de  ella.