Una empresa de Vigo se suma a la carrera para desarrollar la conducción del futuro

8c1d8_axesolvigo_foto7.jpg

Vigo (España) – (EuroEFE).- La compañía Xesol Innovation nació en el año 2012 en la ciudad de Vigo con el objetivo de cubrir una necesidad detectada en el mercado y basada en aportar soluciones innovadoras de asistencia a la conducción para aplicar a cualquier tipo de vehículo.

Por el camino han logrado situarse en la línea en la que múltiples empresas a nivel mundial trabajan para desarrollar la conducción del futuro. 

Centrada en el ámbito del I+D+i, Xesol crea soluciones para el sector de la movilidad inteligente y sostenible con el objetivo de “reducir la siniestralidad en las carreteras y proporcionar una conducción más segura mediante propuestas basadas en la inteligencia artificial, el deep learning, la visión artificial o la conectividad”. 

La team supporter de Xesol Innovation, Morela Pereira, explica en una conversación con Efe que estas premisas derivaron en el impulso de “Smartcars”, un proyecto de investigación sobre movilidad para el transporte.

Esta iniciativa ha sido galardonada en Bruselas con la mención de excelencia por ser considerada la más innovadora del programa Horizon 2020, del que ha recibido financiación. 

Acercarse al coche autónomo

Se basa en un sistema de asistencia avanzada a la conducción o ADAS, por sus siglas en inglés, que detecta, identifica, monitoriza y predice las trayectorias de los diferentes elementos de la carretera empleando la tecnología denominada como Xesol Drive.

Este sistema se caracteriza por ser un kit de software modulable y escalable que se suma a un hardware compuesto por cámaras y sensores. 

En concreto, el sistema se basa en la detección y monitorización de peatones, ciclistas, motocicletas, vehículos especiales autopropulsados, autobuses; en la identificación de señales de tráfico y de semáforos;  y en alertas de desviación de carril o de colisión, además de una estimación visual del carril y de las curvas. 

“El siguiente paso” en el marco de esta propuesta, añade Pereira, consiste en “la integración de V2X, comunicación vehículo-a-todo-, con una frecuencia de 5,9 gigahercios, para el almacenamiento e intercambio de datos a gran velocidad, permitiendo la comunicación en tiempo real del vehículo con otros vehículos e infraestructuras”. 

La team supporter asegura que este avance “nos acercaría al coche autónomo” y su compañero Telmo Pereiro, responsable de imagen y comunicación de la empresa, apunta que el kit modulable que desarrollan se podrá integrar en vehículos nuevos o de fabricación posterior al año 2000, con lo que el abanico de posibilidades se abre. 

De hecho, continúa Pereiro, los fabricantes y las empresas Tier 1 son los clientes meta de Xesol para la comercialización de esta solución en lo que se refiere a los vehículos nuevos.

Un “detector de fatiga”

No obstante, para los que ya están en circulación contemplan a los talleres, las tiendas de repuesto, las compañías de seguros y las flotas de préstamo o alquiler de vehículos. 

El crecimiento de esta empresa que a día de hoy cuenta con oficinas en Vigo, Madrid, Hannover y California ha derivado en la constitución de las filiales tecnológicas Biometrics y Slam, que se centran el tecnologías complementarias para la consecución de un nivel elevado de autonomía para el vehículo. 

Carlos Asensio, el CEO del Área de Biometría, explicó a Efe que Xesol Innovation presentó en la última edición del Mobile World Congress, que se celebró en Barcelona del 26 de febrero al 1 de marzo de 2018, una solución que define como “un detector de fatiga” basado en una cámara infrarroja. 

Esta propuesta mide el nivel de cansancio del conductor a través de “sus parpadeos, su comportamiento y el rastreo de elementos como las distracciones”. 

La tecnología biométrica se aplica también al reconocimiento de personas mediante algoritmos de inteligencia artificial para la gestión de acceso y permisos de uso de vehículos, entre otras funcionalidades. 

Xesol Slam, por su parte, crea soluciones que generan mapas en tiempo real para indicar al conductor las rutas más óptimas y alertar sobre el estado de las carreteras, el tráfico o las mejores rutas para viajar, además de comunicar la posición global del vehículo, detectar y describir señales de tráfico. 

Ahora, los responsables de la empresa, que emplea a unas 35 personas, y que se encuentra en pleno proceso de expansión de plantilla, esperan que la legislación española se adapte a estas novedades.

Aseguran que las soluciones que desarrollan pueden llegar a beneficiar a los ciudadanos de a pie y proporcionarían una conducción más segura y más respetuosa con el medio ambiente en un futuro.

Para saber más:

Programa Invest EU (Comisión Europea)