A vueltas con la OTAN

EFE/ARCHIVO

Los ministros de Defensa de la Unión Europea (UE) prevén aprobar 13 nuevos proyectos de cooperación militar y abordar este martes la colaboración con la OTAN de cara a la cumbre de líderes aliados de diciembre en Londres. Unas declaraciones del presidente francés, Emmanuel Macron, sobre la “muerte cerebral” que, a su juicio, sufre la alianza atlántica han propiciado en los últimos días numerosos discursos en defensa de la organización.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibirá el jueves en Washington al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Ambos discutirán el progreso de los aliados “en aumentar el gasto de defensa y garantizar una distribución más equitativa de la carga”, según la Casa Blanca. Trump también quiere hacer hincapié en la importancia de fortalecer la capacidad de defensa y disuasión de la alianza de la OTAN contra las amenazas externas, poniendo énfasis en la lucha contra el terrorismo, en aumentar la vigilancia de las redes 5G y la infraestructura crítica y elevando la capacidad de resiliencia ante ataques cibernéticos.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha estado en Roma, donde se ha reunido con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte. Ambos pretenden que el acuerdo para el reparto de migrantes alcanzado por Italia, Malta, Francia y Alemania el pasado septiembre “sea compartido por el mayor número posible de países e incluso por todos los Estados miembro de la UE, porque ese es el objetivo final”, de acuerdo con Conte. Merkel celebró ese pacto como “un primer paso”, por limitado que sea, e invitó a otros países a sumarse a él pues, a su parecer, los socios de la UE “no pueden abandonar” a las naciones que configuran su frontera externa y afrontan el flujo migratorio.

 

 

Continúa en el seno de la UE la preocupación por el cumplimiento del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015, como quedó patente este lunes en la reunión de los ministros comunitarios de Exteriores en Bruselas. Gran defensora de ese pacto, la UE constató que la decisión de Irán de reanudar el enriquecimiento de uranio en la planta de Fordo “es motivo de gran preocupación”, según la alta representante europea para la Política Exterior, Federica Mogherini. El último informe de la agencia nuclear de Naciones Unidas (OIEA) revela que Irán sigue sumando incumplimientos a sus compromisos al acumular más uranio por encima de cantidad y pureza permitidas, y comenzar a producir ese combustible nuclear en Fordo, una instalación no autorizada para ese fin. Irán ha acumulado ya 372,3 kilos de uranio enriquecido, equivalente a 550 de hexafluoruro (UF6), un material del que no puede almacenar más de 300, según el acuerdo de 2015.

El Tribunal de Justicia de la UE se pronunciará este martes sobre si el derecho comunitario obliga a aclarar en el etiquetado de alimentos israelíes si proceden de un territorio ocupado por Israel desde 1967 o de una colonia y, de no ser así, si permite a un Estado miembro exigir esas menciones. Por otro lado, el abogado general de ese tribunal asignado a la pregunta presentada por el Tribunal Supremo español sobre el alcance de la supuesta inmunidad parlamentaria del líder independentista Oriol Junqueras tiene previsto presentar sus conclusiones.

En Ginebra, mientras tanto, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) presentará un informe sobre “La geografía de la innovación” en el que examina el rol que juegan los mayores centros de innovación tecnológica, como Silicon Valley, y su concentración geográfica.