Debate electoral en España y viaje de Macron a China

Vista del plató del debate electoral en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid (España). EFE/Zipi

A una semana de las nuevas elecciones parlamentarias en España, la inestabilidad y el bloqueo políticos amenazan con prolongarse, ya que ningún partido de izquierda o derecha lo tendrá fácil para formar gobierno por falta de una mayoría suficiente, según las últimas encuestas.

“¿Cómo salimos de esta situación?”. Será la primera pregunta a la que tendrán que responder este lunes los cinco principales líderes parlamentarios en el único debate que mantendrán durante la campaña electoral, que termina el viernes. Son el socialista y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (PSOE); el líder de la oposición y del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado; el presidente de los liberales de Ciudadanos, Albert Rivera; el líder de la coalición izquierdista Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias; y el de Vox (extrema derecha), Santiago Abascal.

 

 

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, emprende este lunes el segundo viaje oficial de su mandato a China, en pleno conflicto comercial entre ese país y Estados Unidos. Su anterior visita se remonta a enero de 2018 y con la de ahora cumple su promesa de ir a China una vez al año en lo que le queda de quinquenio para fortalecer los contactos al máximo nivel. Pekín acaba precisamente de nombrar al veterano diplomático Wu Hongbo como su primer Representante Especial para Asuntos Europeos, con objeto de “fortalecer la comunicación, la coordinación y la cooperación con Europa”.

En Bulgaria ha causado malestar una entrevista publicada por la revista conservadora “Valeurs Actuelles” en la que Macron aseguraba que prefería “a gente que venga de forma legal de Guinea o Costa de Marfil” a “bandas clandestinas búlgaras o ucranianas”. La viceprimera ministra y responsable búlgara de Exteriores, Ekaterina Zaharieva, ordenó presentar una nota de protesta en París y convocó a la embajadora francesa en Sofía, Florence Robine. Según el primer ministro de Bulgaria, Boiko Borisov, Macron le aseveró por teléfono que nunca criticó a ciudadanos búlgaros.

Mientras, en Rumanía el Gobierno del primer ministro designado, el liberal Ludovic Orban, se someterá este lunes al voto del Parlamento, donde necesita el voto de al menos 233 del total de 465 parlamentarios de las dos cámaras para ser investido tras la caída del Ejecutivo socialdemócrata. El país balcánico vive una etapa de inestabilidad política a una semana de la primera vuelta de las presidenciales del próximo domingo. Esta situación también puede retrasar la formación de la nueva Comisión Europea (CE), pues su presidenta electa, Ursula von der Leyen, está a la espera de un candidato de Bucarest con un claro apoyo político nacional para completar su Ejecutivo comunitario.

También este lunes, la Cámara de los Comunes elegirá al nuevo portavoz y presidente del Parlamento británico, en sustitución del carismático John Bercow. Con el ya famoso grito de “¡Orden, orden!”, Bercow ha dirigido la Cámara de los Comunes durante diez años en los que ha servido bajo los gobiernos de cuatro primeros ministros: el laborista Gordon Brown y los conservadores David Cameron, Theresa May y Boris Johnson. Sin duda, el “brexit” ha sido el gran caballo de batalla con el que el veterano político ha tenido que lidiar durante su última etapa al frente de la Cámara baja, en la que también ha afrontado denuncias de acoso por parte de su personal y críticas a la falta de imparcialidad en los procedimientos parlamentarios.