Duras negociaciones, elecciones y una dimisión

EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

Los líderes de la Unión Europea (UE) retomarán este viernes las conversaciones sobre el presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027, tras una primera jornada de reuniones bilaterales que constató las diferencias entre los países. La negociación de estas cuentas plurianuales es tradicionalmente una de las más duras en el seno del bloque comunitario, pero en esta ocasión se añade la dificultad de la salida del Reino Unido, un contribuyente neto que aportaba más de lo que recibía.

El jueves por la tarde, al poco tiempo de empezar la negociación, fuentes del Ejecutivo que preside Pedro Sánchez subrayaron que España no estará, “en ningún caso”, entre los “perdedores” de esta cumbre. El presidente está luchando “a capa y espada” para que no se reduzcan las partidas destinadas a la Política Agraria Común (PAC), como también para mantener los fondos de cohesión. “Altamente decepcionante” es, en palabras de Sánchez, la propuesta de marco financiero plurianual presentada por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

La UE está atenta, por otro lado, a los comicios para elegir un nuevo Parlamento en Irán que han comenzado este viernes. El bloque conservador espera una victoria entre las dudas por el índice de participación debido al desinterés de parte de la población. Los ciudadanos están más preocupados por la crisis económica que atraviesa el país desde que Estados Unidos impuso a Irán de nuevo sanciones en 2018 tras su retirada unilateral del pacto nuclear. De hecho, estas son las primeras elecciones nacionales en Irán desde el abandono estadounidense del pacto y coinciden con un momento de alta tensión entre ambos países.

En Irlanda el primer ministro Leo Varadkar ha presentado su dimisión después de que la Cámara Baja del parlamento nacional (Dáil) no haya llegado a un consenso para designar a un jefe de Gobierno tras las elecciones el pasado 8 de febrero. La líder del izquierdista Sinn Féin, Mary Lou McDonald, fue la candidata con más votos (45), si bien no logró los suficientes apoyos para ser elegida, mientras que el líder del centrista Fianna Fáil, Micheál Martin, obtuvo 41, y Varadkar, al frente del democristiano Fine Gael, sumó 36 votos. Las formaciones han comenzado los contactos para tratar de configurar un Gobierno de coalición, pero los dos mayores partidos rechazan por ahora entrar en un Ejecutivo con el Sinn Féin.