El “brexit” obliga a marcar terreno

EFE/ARCHIVO

Nadie quiere quedarse atrás en la carrera de fondo que va a suponer la gestión del “brexit”. Por ejemplo, la Alianza Pesquera Europea, que representa a las flotas de España y otros ocho Estados miembros, se reúne este martes para abordar el futuro acuerdo de pesca con el Reino Unido que Bruselas espera cerrar de aquí al próximo julio. Y la Corporación de la City de Londres, el ayuntamiento del distrito financiero, expondrá sus prioridades para el futuro acuerdo comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE).

El primer ministro británico, Boris Johnson, reveló este lunes sus cartas en la negociación con la UE al pedir un acuerdo comercial similar al CETA de Canadá, sin obligatoriedad de cumplir con las normas y estándares del mercado único comunitario. En un discurso en Londres, Johnson avisó de que, si no consigue ese trato, el comercio bilateral se basará en el acuerdo de retirada firmado en 2019, al amparo de la Organización Mundial del Comercio (OMC), o en un tratado parecido al que Bruselas negocia con Australia.

Por su parte, la UE ha ofrecido al Reino Unido negociar un acuerdo comercial “altamente ambicioso” sin aranceles ni cuotas para todos los bienes que entren en el mercado único. La propuesta de Bruselas también incluye los servicios, incluidos los de empresas, telecomunicaciones o medioambientales, así como el comercio digital, la propiedad intelectual y el acceso a los mercados de contratación pública del Reino Unido y de los Veintisiete. Quedarían fuera, no obstante, los servicios financieros, con lo que el acceso de las firmas británicas al mercado comunitario dependerá de que Bruselas decida unilateralmente si las normas que rigen el sector son equivalentes a las europeas.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, está de gira en Europa y este martes se reúne en Madrid con el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en una semana considerada clave para el futuro de la deuda pública de su país. Fernández estuvo el lunes en Berlín, donde la canciller alemana, Angela Merkel, reconoció en una comparecencia conjunta que Argentina “no se encuentra en una situación económica fácil” y se mostró abierta a buscar soluciones, aunque sin entrar en detalles. El respaldo de Alemania, el país europeo con más peso en el Fondo Monetario Internacional (FMI), puede ser clave en la estrategia de Fernández, que busca en paralelo un acuerdo con el FMI para reprogramar la deuda externa y también con los acreedores privados. El presidente ha reiterado que tiene la voluntad de pagar, pero que necesita que la economía argentina vuelva a crecer.

 

 

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, participará este martes en una conferencia sobre el cáncer en Bruselas, donde el Ejecutivo comunitario va a presentar su nuevo plan de lucha contra esta enfermedad. En Viena, mientras tanto, socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y su principal aliado, Rusia, iniciarán una reunión extraordinaria para evaluar el efecto del coronavirus sobre el mercado petrolero.