El drama de la unanimidad

La canciller alemana, Angela Merkel, el mandatario francés, Emmanuel Macron, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, hablan en el Consejo Europeo del 17 de julio de 2020. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ/POOL/ARCHIVO

La cumbre europea que comienza este jueves busca resolver, o al menos rebajar, las tensiones en el Mediterráneo oriental que enfrentan a Turquía con Grecia y Chipre, así como acordar posibles sanciones a Bielorrusia. El problema está en que, como para casi todo en la UE, es necesaria la unanimidad.

Esta vez la piedra en el zapato es Chipre, que rechaza imponer sanciones a los responsables de fraude en los comicios bielorrusos y de la represión de manifestantes si la UE no toma también medidas contra Turquía por las tensiones en el Mediterráneo. Pese a la insistencia de Chipre, Bruselas reconoce que la tensión entre Atenas y Ankara se ha enfriado tras intensos contactos diplomáticos y la retirada de un buque exploratorio turco de aguas consideradas de la zona económica exclusiva griega. Varias delegaciones nacionales apuntan que la discusión a veintisiete será impredecible, ya que todo dependerá de cómo la enfoque el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Por el momento, los servicios del Consejo no han planteado siquiera un texto de consenso sobre Turquía, que podría presentarse a los líderes justo antes o incluso durante de la cena de trabajo de este jueves.

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, viaja este jueves a Bruselas y defenderá ante el resto de líderes comunitarios que las ayudas de Estado que la UE puso en marcha por la pandemia del coronavirus se extiendan más allá de este año, hasta que la recuperación económica se haya consolidado. Antes del comienzo de la cumbre se conocerán los datos del desempleo en agosto en la UE y la eurozona.

Cumbre en Bruselas: los líderes de la UE buscan un consenso para reaccionar ante Bielorrusia y Turquía

Bruselas (EuroEFE).- Los líderes de la Unión Europea (UE) iniciarán este jueves una cumbre en la que tratarán de resolver el “bloqueo cruzado” causado por Chipre a las sanciones a Bielorrusia por fraude electoral y represión, mientras no se aprueben …

 

El Ejecutivo español sigue tratando de coordinar con los gobiernos locales las medidas para restringir la movilidad en las ciudades más afectadas por el coronavirus, en particular en Madrid, que registra los índices de contagio más altos de Europa. Mientras, el ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, explicará este jueves la evolución de la pandemia en el país a la vez que el Gobierno estudia declarar zona de máxima alerta a grandes ciudades como París, Lyon o Lille. El número de contagios en Francia ha vuelto a superar el umbral de los 12.000 en 24 horas. En el Reino Unido el primer ministro, Boris Johnson, mantendrá por ahora la estrategia de combinar restricciones estrictas en las zonas de mayor incidencia del coronavirus con normas más laxas en el resto del territorio, aunque no descarta nuevas medidas generales si son necesarias. Las nuevas infecciones en el país han superado las 7.000 diarias en las últimas dos jornadas.

 

 

En la Eurocámara estaremos pendientes de la comparecencia de la ministra de Exteriores de Bolivia, Karen Longaric Rodríguez. Hablará de la situación de su país de cara a las elecciones generales del 18 de octubre, en las que la UE desplegará una Misión de Expertos Electorales reforzada. En la comisión de Libertades se analizará la evaluación de la Comisión Europea, recién publicada, sobre el Estado de derecho en la Unión.