El que se va y los que quieren entrar

Una niña saluda en la Plaza Macedonia de Skipje (Macedonia del Norte), el 7 de mayo de 2019. EFE/Valdrin Xhemaj

Como viene siendo habitual en los últimos tiempos, en la cumbre europea de esta semana tendrá un protagonismo especial el “brexit”. Los británicos van a dejar el bloque comunitario, aunque todavía no sabemos cómo, mientras que Albania y Macedonia del Norte aspiran a lo contrario, a entrar en él, y esperan iniciar cuanto antes las negociaciones de adhesión.

El Consejo de Asuntos Generales de la Unión Europea (UE) se reúne este martes en Luxemburgo para preparar la inminente cumbre europea. En ella se debatirá la situación del “brexit” con el negociador jefe comunitario, Michel Barnier, después de que se hayan intensificado las negociaciones para intentar alcanzar un acuerdo. En Londres el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, presentará el último Informe de Estabilidad Financiera del Reino Unido y el primer ministro británico, Boris Johnson, recibirá al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Y en Edimburgo la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, clausurará el congreso del Partido Nacionalista Escocés ante la creciente demanda de que se celebre un nuevo referéndum de independencia como consecuencia del “brexit”.

Si el que se va de la UE está haciendo mucho ruido, no quieren quedarse atrás los que buscan un lugar en el club comunitario. Macedonia del Norte y Albania “han hecho lo que les pedimos que hicieran” para comenzar las negociaciones de adhesión, recordaban recientemente en una carta a los Estados miembros los presidentes del Consejo, el Parlamento y la Comisión europeos. La decisión al respecto tiene que tomarse en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que comienza en dos días.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicará este martes su informe de “Perspectivas Económicas Globales”. Su nueva directora, la búlgara Kristalina Georgieva, evitó la complacencia en su primer discurso e hizo sonar las alarmas. “En 2019 esperamos un crecimiento más lento en casi el 90 por ciento del mundo. La economía global se encuentra ahora en una desaceleración sincronizada”, dijo la semana pasada en la sede de la institución en Washington. “Si esperamos a la próxima crisis, será tarde. Debemos actuar ahora. Y tenemos que actuar juntos”, insistió la ex consejera delegada del Banco Mundial.

También estaremos pendientes este martes de las movilizaciones en rechazo a la sentencia del Tribunal Supremo español que ha impuesto penas de entre 9 y 13 años de cárcel para nueve dirigentes secesionistas catalanes. Miles de simpatizantes independentistas colapsaron el lunes el aeropuerto de Barcelona, lo que obligó a cancelar un centenar de vuelos. Toda la clase política ha reaccionado a la sentencia, desde el presidente en funciones del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, quien defendió su “cumplimiento íntegro”, hasta la petición de “amnistía” del jefe del Ejecutivo regional catalán, el independentista Quim Torra.

 

 

Mientras, en Grecia el primer ministro conservador, Kyriakos Mitsotakis, cumple cien días en el poder marcados por el cambio de rumbo radical en política económica, la continuidad de la política exterior y la dificultad de la crisis de refugiados. Y seis meses después del fuego que arrasó la cubierta y la flecha de la catedral de Notre Dame de París, las obras avanzan con lentitud, atascadas aún en la fase de estabilización del edificio, y aumenta la inquietud sobre la presencia del plomo que propagó el incendio.