Elecciones en Gibraltar a las puertas del “brexit”

EFE/ARCHIVO

Más de 24.000 gibraltareños están llamados este jueves a las urnas, en unas elecciones marcadas por el temor a que las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido no fructifiquen antes del 31 de octubre, fecha prevista para el “brexit”, y al incierto escenario que se abriría entonces.

Se celebrarán estos comicios apenas unas horas después de que una comisión de la Asamblea General de la ONU haya pedido a España y el Reino Unido llegar a una “solución definitiva de la cuestión de Gibraltar” que cumpla con los principios de Naciones Unidas. En una resolución, la Cuarta comisión de la Asamblea -que se encarga entre otros de los temas de descolonización- reiteró el mensaje central que viene enviando a Madrid y Londres desde hace años. El texto insta a España y el Reino Unido a que, “escuchando los intereses y las aspiraciones de Gibraltar que sean legítimas conforme al derecho internacional, lleguen, en el espíritu de la Declaración de Bruselas de 27 de noviembre de 1984, a una solución definitiva de la cuestión”.

Coincidirán también las elecciones en el Peñón con la cumbre de líderes europeos que comienza este jueves en Bruselas y en la que, de nuevo, el “brexit” acaparará buena parte de la atención y los debates. Las negociaciones entre británicos y comunitarios se han intensificado en los últimos días en busca de un acuerdo de última hora que permita que la ruptura de Londres con la UE se produzca de forma ordenada y en la fecha prevista del 31 de octubre. En el marco del actual diálogo hay básicamente tres opciones: lograr un acuerdo jurídicamente vinculante sobre la salida británica; reconocer una serie de “puntos de encuentro” y comprometerse a seguir negociando o la ruptura total de los contactos.

En la cumbre también se hablará del presupuesto de la UE a largo plazo, las prioridades estratégicas y el cambio climático. Además, será el debut de la futura presidenta de la Comisión Europea (CE), la conservadora alemana Ursula von der Leyen, ante los líderes que la eligieron para el cargo. El Ejecutivo que liderará Von der Leyen no echará a andar al menos hasta el 1 de diciembre, un mes después de lo previsto, porque los países cuyos candidatos a comisario fueron rechazados por la Eurocámara no han propuesto a nuevos nominados para sustituirlos. Los eurodiputados no quedaron convencidos de la integridad de la candidata francesa, mientras que en el caso de los nominados por Rumanía y Hungría no validaron sus declaraciones de intereses.

Por su parte, el presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, participará en la cumbre europea en un momento en el que se registran protestas y disturbios en Cataluña tras la sentencia del Tribunal Supremo que ha condenado a penas de 9 a 13 años de cárcel por sedición y malversación a varios líderes independentistas. El miércoles grupos independentistas radicales incendiaron contenedores y montaron barricadas en las principales capitales catalanas. Mientras tanto, el Gobierno español intensificó los contactos con las diferentes fuerzas políticas y pidió la condena de esos actos, horas antes de que el presidente regional, el independentista Quim Torra, los atribuyese a “infiltrados” y reclamara su cese inmediato.

La ofensiva del Ejército turco contra las milicias kurdas en el noreste de Siria también estará sobre la mesa en la cumbre de Bruselas. Este mismo jueves el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, tratarán de negociar en Ankara con las autoridades turcas un alto el fuego.

 

 

Por otro lado, el embajador de Estados Unidos ante la UE, Gordon Sondland, tiene previsto comparecer este jueves en Washington ante la Cámara de Representantes. El diplomático es uno de los testigos clave en la investigación de los demócratas para abrir un juicio político al presidente Donald Trump. Tres comités de la citada cámara iniciaron las pesquisas tras saberse que Trump presionó a Ucrania para que investigara al exvicepresidente Joe Biden y a su hijo Hunter por supuesta corrupción en ese país.