Europa, hacia la “nueva normalidad”

- Dos niñas juegan ante la Sagrada Familia este martes, cuando se cumplen 45 días de confinamiento por el estado de alarma decretado por el Gobierno por la crisis del coronavirus. EFE/Alejandro García

Variaciones de un mismo tema. En Europa, cada uno a su ritmo, cada país camina ya hacia la desescalada del desconfinamiento, con la esperanza de llegar, más pronto que tarde, a la “nueva normalidad”.

En España, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece este miércoles en el Pleno de control al Gobierno del Congreso de los Diputados. Sánchez y su Gobierno regresan al Congreso para someterse a las preguntas de la oposición después de que el Consejo de Ministros aprobara este martes el llamado “Plan de Transición hacia la nueva normalidad” tras la crisis del coronavirus. Es un plan con cuatro fases que durará hasta finales de junio y que variará según la evolución de la pandemia en cada zona. A diferencia de otros países europeos, el plan español no tiene fechas precisas para la reapertura de comercios, playas o bares, como sucede en Italia o Francia, por ejemplo. Pero sí fija una fecha final para la salida de este largo túnel: finales de junio. Serán, en total, ocho semanas de desescalada. La isla de Formentera, en Baleares, y las de La Gomera, El Hierro y La Graciosa, en Canarias, celebran este miércoles que irán por delante en la aplicación del plan de desescalada establecido por el Gobierno a partir del 4 de mayo debido a que en estos territorios la incidencia del coronavirus ha sido inferior.

Mientras, en Francia, el primer ministro francés, Edouard Philippe, inicia este miércoles una ronda de reuniones con los cargos locales para evaluar la aplicación en la práctica del plan de desescalada con el que Francia retomará la vuelta a la normalidad a partir del 11 de mayo. También en Francia, la desescalada se adaptará a la realidad de cada territorio. Por ejemplo, los parques y jardines solo abrirán en aquellos departamentos donde el coronavirus “no circule de forma activa”, y las playas, cerradas desde el principio del confinamiento, el 17 de marzo, seguirán inaccesibles al menos hasta el 1 de junio. Respecto a los colegios, la reincorporación empezará el 11 de mayo. Philippe dejó claro que la vuelta a clase, escalonada a lo largo de tres semanas, será voluntaria.

Portugal se prepara para relajar el confinamiento sin bajar la guardia, en medio de la polémica por el aumento de la tasa de mortalidad en los últimos meses debido, según asociaciones médicas, al fallecimiento de víctimas del Covid-19 sin diagnóstico y a los problemas en la atención médica derivados de la pandemia, mientras que Italia vive la última semana antes del inicio de la reapertura gradual con llamamientos a la prudencia del Gobierno, que advierte de que una desescalada más rápida puede desencadenar otra ola de contagios con el coronavirus.

Cada uno a su ritmo, pero todos con el mismo objetivo: retomar la actividad.  Por su parte, en la misma línea, los ministros de Interior de la Unión Europea (UE) pidieron a la Comisión Europea (CE) que coordine el futuro levantamiento de las restricciones y controles que se aplican en las fronteras entre Estados miembros desde que comenzó la epidemia de coronavirus. La reapertura de las fronteras tendrán lugar de manera “gradual”, empezando por las áreas que hayan registrado una disminución de los casos de COVID-19, según un comunicado difundido por la presidencia semestral del Consejo de la UE que ostenta Croacia.Además de abordar la situación de las fronteras internas de la UE, los ministros trataron sobre la utilización, con vistas al desconfinamiento, de aplicaciones informáticas que permitan identificar a los infectados por la COVID-19.

Ministros de Interior piden a Bruselas que coordine la reapertura de las fronteras

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Interior de la Unión Europea (UE) pidieron este martes a la Comisión Europea (CE) que coordine el futuro levantamiento de las restricciones y controles que se aplican en las fronteras entre Estados miembros desde que …

Y, en clave económica, estaremos pendientes este miércoles de las previsiones económicas de primavera del Gobierno alemán, en las que se espera que incorpore el impacto de la crisis del coronavirus, que según vaticinan los principales institutos económicos del país provocará una caída del PIB del 4,2 % este año. Mientras, los mercados están a la espera de las decisiones que adopte la Reserva Federal de EEUU y de una nueva tanda de indicadores macroeconómicos. La Reserva Federal (Fed) de EE.UU. concluye este miércoles su reunión de política monetaria de dos días, sin que se aventure un nuevo descenso de los tipos de interés, aunque a la espera de las previsiones de futuro de su presidente, Jerome Powell, en plena crisis del coronavirus.