Europa se activa para proteger una de sus joyas: el turismo

Un hombre practica windsurf en la playa de Pozo Izquierdo, este martes en Gran Canaria, en la segunda semana de la fase 1 de desescalada. EFE/ Elvira Urquijo A.

Las ayudas estatales directas al turismo en los principales países europeos pueden rondar los 50.000 millones de euros a través de programas de financiación y bonificaciones fiscales que tratan de frenar el impacto de la crisis de la covid-19 en un sector cuyo peso en el PIB se sitúa entre el 7,4 % de Francia y el 16 % de Portugal. Empiezan los movimientos para proteger en Europa una de sus principales riquezas: el turismo.

El primer paso ya está dado: los Veintisiete han acordado que los Estados miembros de la UE con una “situación epidemiológica similar” puedan alcanzar acuerdos bilaterales entre ellos para permitir la movilidad y relanzar la industria turística este verano. Ahora bien, será absolutamente obligatorio que se respete el principio de no discriminación. Las capitales esperan más detalles una vez Bruselas presente su plan de recuperación para la crisis de coronavirus el próximo 27 de mayo, en el que esperan encontrar una respuesta adecuada a cualquier desafío del sector turístico, que representa en torno al 10 % del producto interior bruto (PIB) de la UE. España, junto con otros once Estados miembros, reclama que ese plan anticrisis que preste atención a los problemas de los territorios y países más afectados, como aquellos donde el turismo tiene más peso en la actividad productiva y en particular en las regiones ultraperiféricas y las islas. Precisamente, en Canarias, se trabaja para poner en marcha un proyecto piloto para probar la eficacia de una ‘app’ o aplicación móvil para el rastreo de contagios por coronavirus y para recuperar el turismo con seguridad. La vicepresidenta cuarta del Gobierno y responsable de la desescalada, Teresa Ribera, sitúa en julio la vuelta del turismo extranjero a España en condiciones de seguridad y advierte en una entrevista con Efe de que una prematura apertura masiva sería una “irresponsabilidad” que podría poner en riesgo a la población española.

En España, donde el estado de alarma se amplía hasta el 7 de junio contra la COVID-19, las mascarillas son obligatorias para mayores de seis años desde este jueves en la vía pública y en espacios cerrados cuando no sea posible mantener la distancia de dos metros, aunque esta medida no se exigirá a personas cuyo uso esté contraindicado por motivos de salud, ni a quienes salgan a correr o montar en bicicleta. En la calle, miles de personas volvieron a protestar por la noche contra el Gobierno en varias ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Valladolid. De madrugada, los reyes han visitado las instalaciones de Mercamadrid, la mayor plataforma de distribución y comercialización de alimentos frescos de España, con el fin de conocer de primera mano su actividad y recorrer algunos de los puestos de fruta y pescadería.

Fotografía facilitada por la Casa Real de los reyes en su visita esta madrugada las instalaciones de Mercamadrid. EFE

Mientras, las comunidades autónomas perfilan los planes para los cambios de fase de la próxima semana en medio de las perspectivas favorables de evolución de la epidemia, con los contagios cada vez más controlados y el número de fallecidos por debajo del centenar desde hace cuatro días. Todas las comunidades autónomas, menos la Valenciana, que prefiere mantenerse en la fase 1 por prudencia, aspiran a dar un paso más el próximo lunes en la desescalada y con algunas medidas a la carta, no previstas inicialmente por el Gobierno, y que van desde permitir la movilidad entre provincias a aumentar los aforos. La fase 2 implica, entre otras medidas, que bares y restaurantes puedan servir comida con un máximo del 40 % del aforo y manteniendo dos metros de seguridad entre mesas; la reapertura de centros comerciales -al 30 % de su capacidad en zonas comunes y del 40 % para los locales-, y de cines, teatros y auditorios, con un tercio de butacas preasignadas, o las visitas a residencias de ancianos en casos excepcionales.

En la agenda de este jueves, la atención se centra también en una sesión “online” organizada por el Círculo de Economía en la que participan la vicepresidenta española de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño; el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, y el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, para reflexionar sobre las consecuencias económicas, políticas y sociales de la pandemia. Dombrovskis tendrá ocasión de ampliar esas reflexiones y de comentar el futuro fondo de recuperación, en otro  encuentro restringido con Efe y otros medios europeos.

Más de dos meses después de que diese comienzo el confinamiento en España, durante el cual se ha producido un importante salto en la digitalización, conoceremos los indicadores y tendencias sobre el grado de evolución de la transformación digital en el país gracias al informe Sociedad Digital en España 2019, que presenta la Fundación Telefónica, y que revela que la digitalización de la industria del país supera a la media, pero aún está lejos de ser líder.