Europa se pone en marcha hacia la reconstrucción, pero con prudencia

La playa de Gijón en el primer domingo de "nueva normalidad". [EFE / Alberto Morante.]

El primer día laborable de libre circulación entre los países europeos.  Ahora hay que iniciar la reconstrucción económica tras varios meses de parón. Pero el coronavirus sigue ahí: más de 9 millones de personas se han contagiado en todo el mundo. Y en Europa se vigilan los rebrotes y se pide prudencia. Mientras, la UE y China celebran una cumbre por videoconferencia centrada en el comercio y, como no, en los efectos de la pandemia.

Europa va cogiendo fuerza tras la pandemia, pero con continuos llamamientos a la prudencia.y a la responsabilidad del ciudadano. En España ha terminado la cuarentena y aunque siguen algunas restricciones de aforo, el ciudadano puede moverse libremente con su mascarilla y guardando la distancia de seguridad. Ya se puede cruzar la frontera entre los Estados miembros y algunos incluso lo han hecho para hacer compras. El próximo 1 de julio, se prevé la apertura externa de fronteras.

El primer día de movilidad europea…pero el coronavirus sigue ahí y se vigilan los rebrotes. Las autoridades alemanasa descartan de momento decretar un confinamiento en la localidad de Gutersloh (Renania del Norte-Westfalia) y consideran que el brote de coronavirus en una industria cárnica está “localizado”.  En el Reino Unido se relajan las restricciones, pese a los 43.000 muertos.

Ahora los Estados miembros tienen que centrarse en la reconstrucción. El Consejo Europeo del pasado viernes se emplazó para, en su próxima cita de julio -ya presencial- llegar a un acuerdo sobre la propuesta económica de la Comisión para salir de la crisis: un fondo de reconstrucción de 750.000 millones y un prespuesto 2021-2027 de 1,1 billones de euros.

Los movimientos para alcanzar un acuerdo comienzan: este lunes, los ministros de Economía y Finanzas de Alemania, Peter Altmaier y Olaf Scholz, se reúnen con su homólogo francés Bruno Lemaire, para abordar el plan de relanzamiento económico de la UE.

Varias personas hacen cola para comprar tabaco en los numerosos comercios establecidos en la frontera entre Francia y España. EFE/Juan Herrero.

La normalidad trae a la actualidad en Europa problemas que, con el coronavirus, parecían relegados: el terrorismo es uno de ellos. El asesinato de tres personas, atacadas por un presunto terrorista en la ciudad inglesa de Reading, demuestra que la amenaza sigue presente.

La UE y China celebran una cumbre por videoconferencia centrada en la cooperación frente a la COVID-19, las relaciones bilaterales con especial atención a la economía y el comercio y a los asuntos regionales e internacionales de interés mutuo. Se pedirá que los inversores y exportadores europeos tengan igualdad de trato en el mercado chino.

También se incidirá en que Pekín respete los derechos humanos y la semiautonomía de Hong Kong. La UE admite la “complejidad” de su relación con China, al que considera un socio estratégico pero también un “rival sistémico” .