Jornada para hacer números con las nuevas previsiones económicas para la UE

EFE/ARCHIVO

La Comisión Europea (CE) publica este jueves sus nuevas previsiones macroeconómicas para la Unión Europea (UE) y la eurozona. En las últimas estimaba que el PIB crecería un 1,4 % y un 1,6 % en 2019 y 2020 en los Veintiocho, mientras que en el área de la moneda común progresaría un 1,2 % y un 1,4 %.

Todo apunta a que la CE revisará a la baja esas últimas previsiones. Y lo hará después del aviso del Fondo Monetario Internacional (FMI) a los países europeos acerca de que deberían tener preparados planes de emergencia que les permitan actuar si la ralentización económica que vive el continente se agudiza debido a un “brexit” sin acuerdo o un aumento de las tensiones comerciales. El más reciente informe del Fondo, presentado este miércoles, pasa revista a la economía del conjunto de Europa y refleja que su crecimiento se ralentizará del 2,3 % en 2018 al 1,4 % en 2019, su menor cota desde 2013, para repuntar al 1,8 % en 2020 apoyado en una mejora del comercio internacional.

 

 

En Bruselas los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (el Eurogrupo), acompañados por sus homólogos del resto de la UE, intentarán este jueves lograr avances sobre el Seguro Europeo de Garantía de Depósitos (EDIS), después de que Alemania haya levantado su veto a ese instrumento. El EDIS tiene como fin complementar a los sistemas nacionales de garantías de depósitos para que, en caso de quiebra de su banco, cualquier cliente de la eurozona vea garantizados sus depósitos de hasta 100.000 euros de la misma forma. Fuentes europeas aseguraron ser “moderadamente optimistas” sobre la posibilidad de lograr progresos y reconocieron que hay países que han movido “sus líneas rojas”.

La nueva campaña electoral en el Reino Unido ya está oficialmente en marcha. En su primer mitin, el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, prometió terminar con la “parálisis” en el Parlamento y ejecutar el “brexit” en enero si es reelegido al frente del Gobierno. En España, mientras tanto, la campaña para las elecciones del domingo está a punto de finalizar y garantizar la seguridad en Cataluña se ha convertido en un reto para el Gobierno presidido en funciones por el socialista Pedro Sánchez debido a las movilizaciones en esa región de grupos independentistas radicales. Algunos grupos amenazan con actuar en la jornada electoral y el día previo, conocido como jornada de reflexión y en el que está prohibido hacer campaña política.

Con 320 días con Gobierno en funciones, transcurridos más de cinco meses de bloqueo desde los comicios federales del 26 de mayo, en Bélgica asoma el fantasma de la repetición electoral. Esas votaciones de mayo arrojaron un Parlamento federal aún más fragmentado que antes y los intentos por acercar posturas entre partidos se han demostrado inútiles hasta ahora. El principal escollo parlamentario al que se enfrenta el país sede de las instituciones de la UE es la profunda división entre Flandes, acaudalada región del norte donde la derecha nacionalista flamenca de la N-VA es la primera fuerza política, y Valonia, región del sur con menor poder adquisitivo donde el Partido Socialista (PS) francófono es el más votado.

España se encuentra entre los primeros clasificados en términos de igualdad regional en una clasificación presentada este miércoles por el FMI y que lideran el Reino Unido, Francia y la República Checa. Clasificada en sexto lugar, España tiene también por delante a Suecia y Estados Unidos en ese listado, que analiza qué países presentan menores desigualdades entre sus regiones. Este jueves conoceremos, por otro lado, datos de la oficina de estadística comunitaria (Eurostat) sobre si la población de la UE es feliz.