La cumbre europea retoma el Brexit

Vista general de una reunión del Consejo Europeo. EFE/EPA/JULIEN WARNAND / POOL

Apenas dos semanas después de su última cumbre, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) vuelven a reunirse en Bruselas en un Consejo Europeo (los próximos  jueves y viernes). Sobre la mesa estará el que ha sido el elefante en la habitación comunitaria desde 2016: la salida del Reino Unido de la UE.

Es un asunto siempre espinoso, pero los líderes de los países llevan años confiando en el buen hacer de su jefe negociador, Michel Barnier, y sólo han tenido que mancharse las manos cuando se requería una orientación en las negociaciones o para dar su visto bueno a un texto.

No obstante, el tiempo se agota. Ya perece inalcanzable la fecha inicialmente planteada por ambas partes para lograr un acuerdo sobre su futura relación, que era finales de octubre. Esto hubiera permitido, según sus cálculos, tiempo de sobra para que ambos parlamentos ratificaran el texto, un trámite que ya fue arduo en Londres para el acuerdo de retirada.

Pese a esta loable meta, el coronavirus ha trastocado el calendario, el Reino Unido se ha negado a extender el periodo de transición y la perspectiva es pesimista respecto a los puntos en los que los negociadores están más alejados, como unas condiciones de mercado justas y el sector pesquero.

Así las cosas, los líderes de la UE revisarán la implementación del acuerdo de salida -también polémico por la intención británica de modificar unilateralmente una sección del mismo- y los avances en las negociaciones de la relación futura.

También estudiarán el “trabajo preparatorio” para todos los escenarios que se abrirán el 1 de enero de 2021, cuando el Reino Unido se desvincule totalmente de la UE.

En el menú de la cumbre está también el objetivo de la neutralidad climática para 2050 -meta que requiere la unanimidad de los Veintisiete y que Polonia aún no ha respaldado-, las relaciones con África e, inevitablemente, la situación epidemiológica en Europa y la coordinación a nivel comunitario para responder a esta crisis.

Un Consejo de Asuntos Generales cargado de actualidad 

El Brexit se abordará también en un Consejo de Asuntos Generales (13 de octubre), órgano que prepara las cumbres y en el que también se tratará uno de los temas clave en la actualidad comunitaria: las negociaciones del presupuesto a siete años de la UE y el fondo de recuperación pospandemia.

Tras varias rondas, las conversaciones entre Consejo y Parlamento se han suspendido hasta el próximo miércoles tras el rechazo de los eurodiputados a una reciente oferta de la presidencia alemana del Consejo, que planteaba un incremento al presupuesto de una cifra cercana pero inferior a los 10.000 millones de euros.

En esta línea, el lunes se celebra la primera reunión negociadora sobre el mecanismo para vincular el desembolso de fondos europeos al cumplimiento del Estado de derecho.

En este capítulo persisten las diferencias entre el Parlamento y el Consejo, pero también en el propio seno del Consejo (los países), que ha tardado dos años en acordar una postura negociadora para siquiera arrancar las conversaciones.

Pleno del Comité de las Regiones y agenda de Exteriores 

El pleno del Comité Europeo de las Regiones acoge a dos participantes de lujo: la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la canciller alemana, Angela Merkel, además de al vicepresidente de la CE Frans Timmermans y al comisario de Economía, Paolo Gentiloni. (12, 13 y 14 de octubre).

Además, en el capítulo de Exteriores, los ministros de este ramo de la Unión Europea abordan en un Consejo (12 de octubre) la relación con Rusia tras el envenenamiento del opositor Alexei Navalni, el conflicto en Nagorno-Karabaj y la cooperación estratégica con América Latina y el Caribe.

Aún el lunes y mirando hacia el exterior, el presidente de Palestina, Mohammad Shtayyeh, comparece ante una comisión del Parlamento Europeo. Esta misma institución anunciará también sus tres finalistas del premio Sájarov a la libertad de conciencia, al que este año es favorita la oposición bielorrusa.

Edición: Catalina Guerrero