Los comisarios designados que más sufrirán en sus exámenes ante la Eurocámara

La futura presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la conferencia de prensa en la que anunció la composición del futuro Ejecutivo comunitario. [EFE/EPA/OLIVIER HOSLET]

Bruselas (EuroEFE).- Este lunes comienzan en Bruselas las audiencias de los candidatos a comisario ante el Parlamento Europeo, un total de 26 “exámenes” que prometen hacer sudar a varios de los nominados para formar parte del futuro Ejecutivo comunitario.

Los eurodiputados cuestionarán a los candidatos al Ejecutivo comunitario en áreas como su compromiso con el proyecto europeo, su competencia en su futura cartera o sus prioridades políticas, pero también sobre sus cuentas pendientes con la Justicia si las hubiera o por declaraciones polémicas que puedan haber hecho en el pasado.

Entre los candidatos para la legislatura 2019-2024, dos tienen pendientes casos en la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF). El candidato polaco, Janusz Wojciechowski (Agricultura), y la francesa, Sylvie Goulard (Mercado Interior), tienen abiertas investigaciones en este organismo por cómo usaron fondos europeos en su etapa de eurodiputados.

El ministro de Exteriores y Defensa belga en funciones, Didier Reynders, aspirante a comisario europeo de Justicia, está siendo investigado en su país por un supuesto caso de corrupción y blanqueo de dinero del que le acusa un exagente de los servicios de Seguridad belgas.

También la candidata portuguesa, Elisa Ferreira, tendrá que responder previsiblemente por el conflicto de intereses entre su futuro puesto en el Ejecutivo comunitario, el de comisaria de Cohesión y Reformas, y el alto cargo de su marido en un organismo portugués encargado de gestionar fondos comunitarios de rango regional.

Otro candidato que se enfrentará a una audiencia dura será el griego Margaritis Schinas, que asumirá la vicepresidencia de Proteger nuestro estilo de vida europeo.

La cartera ha estado cargada de polémica desde el día en el que se hizo público el nombre, ya que bajo su responsabilidad quedaría la política migratoria. Esto no ha gustado a varios partidos políticos, que acusan a la presidenta electa, Ursula von der Leyen, de asumir el discurso de la extrema derecha y vincular la protección del estilo de vida europeo con la inmigración y la seguridad.

Si bien su nombre no está entre los candidatos más polémicos de esta terna, también es muy probable que al español Josep Borrell se le pregunte por su venta de acciones de Abengoa cuando era consejero de la compañía y, por lo tanto, disponía de información privilegiada, o por su dimisión como presidente del Instituto Universitario Europeo en 2012.

Rovana Plumb y László Trócsányi, las incógnitas más claras

Sin embargo, a apenas tres días de que comiencen las audiencias, las incógnitas más claras tienen nombre rumano y húngaro: Rovana Plumb y László Trócsányi.

Los dos candidatos tenían ya muchas papeletas de “suspender” sus audiencias, ya que Plumb estaba involucrada en casos de corrupción en Rumanía y Trócsányi era ministro de Justicia de Viktor Orbán cuando Hungría aprobó leyes para perseguir ONG y criminalizar la ayuda a los migrantes.

Los candidatos a comisario de Hungría y Rumanía no pasan el examen de la comisión Jurídica

Bruselas (EuroEFE).- La comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo ha rechazado las candidaturas de los comisarios designados Rovana Plumb, de Rumanía, y László Trócsányi, de Hungría, por no haber aclarado suficientemente los problemas que contienen sus declaraciones de intereses.

Sin …

No obstante, ni siquiera han llegado a enfrentarse a las preguntas de los eurodiputados: la comisión parlamentaria que comprueba la ausencia de conflictos de intereses en las declaraciones económicas de los nominados no les ha dado luz verde y, por tanto, están por el momento fuera del proceso.

Sus casos volverán a tratarse en una reunión adicional de la comisión de Asuntos Jurídicos el próximo lunes y, por el momento, se retrasarán sus audiencias.

Las comisiones parlamentarias han expresado reticencias ante candidatos en varias ocasiones en el pasado: en 2004 el Gobierno italiano retiró la candidatura de Rocco Buttiglione después de que recibiera críticas en Bruselas por sus comentarios sobre las mujeres y la homosexualidad.

En 2014, la entonces primera ministra eslovena Alenka Bratusek se nominó a sí misma para el Ejecutivo del actual presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, un movimiento éticamente cuestionable para la comisión que la examinó, que criticó también su falta de conocimientos sobre la cartera que se le había asignado (la vicepresidencia para la Unión de la Energía).

Los eurodiputados no tienen la capacidad de vetar individualmente a ningún comisario concreto, pero sí recae sobre ellos la responsabilidad de dar luz verde a toda la Comisión Europea en un voto vinculante, por lo que si un candidato que les genera dudas no es retirado pueden amenazar con rechazar al Ejecutivo comunitario al completo.

Para saber más:

Parlamento Europeo: las audiencias de los comisarios

► La Eurocámara avala la declaración de intereses económicos de Borrell